harry styles (horizontal-x3)
El pasado 12 de mayo, Styles lanzó su debut homónimo y el resultado final mantiene la calidad de lo que se pudo ver con su primer sencillo. (AP)

El integrante de la banda One Direction publicó la semana pasada su primer disco solista, un trabajo homónimo que lo encamina hacia las grandes ligas de la música británica.

Al analizar el fenómeno de los ‘boybands’ de los últimos 25 años se puede dar con un patrón poco común: cada una década, uno de los integrantes de aquellas bandas logra descollar por sobre el resto y se convierte en un referente dentro de la música pop a nivel internacional.

A fines de los noventa fue Robin Williams (Take That), al inicio del nuevo milenio fue Justin Timberlake (N'Sync) y— si las primeras señales son correctas— ahora llegó el turno a Harry Styles.

El integrante de One Direction lanzó el pasado 7 de abril el primer sencillo de su debut homónimo como solista, "Sign of the Times", y la recepción de la crítica fue más que satisfactoria.

El diario The Guardian llegó incluso a decir que contaba con notorias influencias de David Bowie, mientras que la revistaBillboard fue más allá y, además de señalar que recordaba al "Duque Blanco", aseguró que rememoraba a Oasis, Coldplay y hasta a Los Beatles.

La buena evaluación que recibió "Sign of the Times" pudo haberse considerado sólo una especie de "suerte de principiante", pero no fue así.

El pasado 12 de mayo, el cantautor de 23 años lanzó su debut homónimo y el resultado final mantiene la calidad de lo que se pudo ver con su primer sencillo.

Las 10 canciones que conforman Harry Styles dejan claro el camino artístico que tomará el cantante sin sus compañeros de banda.

Y lo cierto es que su esencia dicta de la energía pop que caracteriza al cuarteto. Ya desde la apertura con "Meet me in the Hallway", siguiendo con el single "Sign of the Times",  el veinteañero se presenta como un cantautor con gran afinidad por el rock suave y un prodigioso autor de baladas.

Lo anterior lo demuestra con la nostálgica "Ever since New York" y con las románticas "Two Ghosts", "From the Dinning Table" y "Sweet Creature", la que parece un tributo a Beck. Mención aparte merece la poderosa "Woman".

Aunque el sello de Styles no va por el lado del pop pegajoso, su primera producción solista incluye dos canciones alegres que podrían servir en la pista de baile, "Carolina", y "Kiwi". Por esa vereda también está "Only Angel".

“Harry Styles” fue producido por un nombre de peso dentro del pop y hip hop anglo, Jeff Bhasker.

El ganador de cinco premios Grammy está tras la discrografía de Bruno Mars y de parte importante de los trabajos de Jay-Z, Kanye West, Alicia Keys y Beyoncé.


💬Ver 0 comentarios