Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Tras retomar su carrera el año pasado, luego de ocupar por cinco años la silla de ministro de Turismo en Panamá, el cantautor Rubén Blades busca recuperar cada segundo que estuvo fuera del mundo artístico al involucrarse a la vez en 15 proyectos musicales, que incluyen ritmos como sones cubanos, boleros y tangos, y canciónes en inglés.

Aunque para muchos podría resultar una locura grabar tantas producciones discográficas al mismo tiempo, para el intérprete panameño la clave es la organización. La misma que lo guió en su posición en el servicio público, sector al que podría regresar, ya que cree que “el sistema puede funcionar” desde un replanteamiento sobre la razón y la función de la administración pública.

“No salí desengañado del sector público. Eso me alegra; haber estado adentro del asunto y saber qué puede funcionar. El problema no es cambiar un gobierno por otro, un partido por otro o un candidato... Es qué vamos hacer y entender el lugar dónde estas. Entender que la misma estructura administrativa, en muchos casos, impide el desarrollo de mejores ideas”, sostuvo el cantautor, que volverá a la universidad en 2012 para escribir un nuevo planteamiento sobre administración pública que sea utilizado como argumento político para los funcionarios públicos.

El artista se encuentra en la Isla presentando los álbumes y DVD “Todos vuelven”, volúmenes 1 y 2, que grabó en concierto junto al grupo Seis del Solar.

La producción recoge cada incidencia de los dos espectáculos que realizó el 21 y 22 de agosto de 2009 en el Coliseo de Puerto Rico junto a la agrupación que representó una etapa fructífera de su carrera en la década del 80. Blades explicó por qué, de las 25 presentaciones que realizó de esa gira, escogió al público boricua para servirle de audiencia en los discos.

“Puerto Rico es un lugar especial, con una conexión directa que es Raphy Irizarry. Los muchachos tenemos una conexión emocional y especial con la Isla. Salió todo bien. Lo que escuchas es lo que salió en el concierto, no hay arreglos ni nuevas grabaciones”, señaló ayer Blades, mientras disfrutaba de su primer vaso de café negro mañanero durante su encuentro con la prensa local.

De lleno en el estudio

Mientras tanto, concentra sus energías en los estudios de grabación. Cinco de los álbumes son de su trabajo musical grabado bajo los sellos de la Fania Records y Elektra Records.

Blades, quien se ha destacado por su estilo de salsa de contenido social, desea tener el control sobre “mi propio material, tengo el copyright, pero los másters no”.

Además, participa en un disco de Boca Libre, de Brasil, que ha tomado varios de sus éxitos como ‘Sin tu cariño’ y ‘Dime’ para hacer nuevos arreglos en español y portugués.

De igual forma, graba junto al argentino Carlos Franzetti los temas ‘Pablo Pueblo’, ‘Paula C’ y ‘Parao’ en tango, con la música de la orquesta de Leopoldo Federico. La primera parte de este disco fue grabada en Buenos Aires y el resto se realizará en Praga.

En su agenda también separa tiempo para los tres discos que realiza con Roberto Delgado y los Panamaeños, orquesta que en la actualidad lo acompaña en sus presentaciones. Además trabaja en un disco de boleros con Paco Lucero, otro de sones cubanos con Medoro Madera y uno en inglés con su esposa Luba Mason.

Como si esto fuera poco, se comprometió a que la producción que comenzó hace cinco años con Cheo Feliciano vea la luz en el 2011.

“Se me cae la cara. Cheo puso la voz de él hace cinco años... que vergüenza. Por fin lo vamos hacer. Después que salí del gobierno no he parado de trabajar”, dijo entre risas.

Por otro lado, ante la posible censura al grupo Calle 13 por su tema ‘Digo lo que pienso’ por parte de la presidenta de la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones, Sandra Torres -quien remitió su queja a la Comisión Federal de Comunicaciones-, el cantautor señaló que ve peligrosa la acción en cualquier país.

“El aspecto de la censura me parece peligroso. La mayor censura que pueda darse es la personal. Si a usted no le gusta algo no lo escuche. Lo que es peligroso es que una persona comience a determinar qué es lo que tú debes es escuchar. Eso es un problema”, añadió Blades, que ha experimentado la censura aún cuando sus letras son respetuosas e inteligente.

No a la violencia

Asimismo, enfatizó que ha aconsejado a René Pérez que “uno tiene que ser responsable con lo dice por lo que dice. El grito nunca convence al argumento”.

En esa misma línea exhortó a los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico y a la administración universitaria a evitar las confrontaciones y la violencia con relación a la implantación de la cuota de $800.

“Es una lástima que no se hayan puesto de acuerdo. A todo Puerto Rico le preocupa la violencia. La violencia no es la manera, no es la forma... Y a grito nadie se va a entender. La vez pasada le dije a los muchachos ‘cójanlo suave, argumenten y debatan no con cuestiones de violencia porque van a enlutecer al País’. Así no se resuelven las cosa”, acotó el compositor de ‘Prohibido olvidar’, tema que dedicó a los estudiantes durante el pasado conflicto huelgario.

Rubén Blades estará de vuelta en la Isla el año próximo, cuando en mayo presenten en el Coliseo José Miguel Agrelot el espectáculo “Una sola salsa”, basada en los éxitos de sus respectivas carreras.


💬Ver 0 comentarios