Como artista, Vai, no está atado a ningún género musical, ni cantante, por lo que le da la posibilidad de conectar con personas de todo el mundo. (semisquare-x3)
Como artista, Vai no está atado a ningún género musical, ni cantante, lo que le da la posibilidad de conectar con personas de todo el mundo. (Suministrada)

Con tan solo escuchar unos acordes se sabe que quien está moviendo esas cuerdas es Steve Vai.

Considerado uno de los mejores guitarristas del mundo, el músico estadounidense tiene uno de los sonidos más distintivos del rock.

Pero el artista logró trascender el umbral de los largos pelos abultados y los confines de subgéneros como el heavy metal, el rock progresivo y el rock experimental, con un lenguaje musical propio. En sus 38 años de carrera ha vendido sobre 15 millones de discos en el mundo.

Vai vendrá a Puerto Rico a presentarse el 25 de mayo, en el Centro de Bellas Artes de Santurce. Su nueva gira musical celebra los 25 años de “Passion and Warfare”, su segundo disco solista, el que le tomó ocho años para hacer.

El músico comenzó a trabajar profesionalmente a los 18 años con uno de los guitarristas más grandes de todos los tiempos, Frank Zappa.

En 1978 se convirtió en su transcriptor y dos años después tras dejar sus estudios en Berklee College of Music, formó parte de la banda de Zappa, quien fue su mentor.

Al salir del grupo, en 1983, se dedicó a componer música, por lo que en 1984 lanzó su primer disco, “Flex-Able”.

Pero sin ni siquiera sacar su primer disco, ya en 1982 el músico comenzó a idear lo que sería “Passion and Warfare”.

“Nunca paré de grabar. Cuando terminé mi primer disco como solista Flex-Able, rápido empecé a escribir mi próximo disco. Fundé la banda The Classified y empecé a grabar y escribir mucha música nueva y grabé un poco del segundo disco, pero nunca lo terminé. Luego, me integré a la banda Alcatrazz y poco tiempo después conseguí un contrato discográfico como solista, así que puse mucho de ese material de The Classified en la gaveta, y empecé a trabajar en música nueva y eso después fue Passion and Warfare”, relató Vai en entrevista exclusiva con El Nuevo Día.

Tomó tiempo para que esa música viera la luz, pues en 1985, llegó otro de los grandes momentos de su carrera al convertirse en el principal guitarrista de la banda que David Lee Roth fundó luego de tener un gran éxito con Van Halen. En esa época, Vai fue el autor de populares acordes de la gloriosa época del rock de temas que hizo con el carismático cantante como “Yankee Rose” y “Goin’ Crazy” del disco “Eat Em’ and Smile” y “Just Paradise” del álbum, “Skyscraper”.

Vai salió de la banda en 1989 y se enfocó de lleno en terminar “Passion and Warfare”, que finalmente debutó en 1990.

“Antes de que el disco saliera tuve mucho éxito con grandes bandas de rock. Hice giras, discos y realmente disfruté en la manera que contribuí con esas agrupaciones. Pero en mi mente siempre oía el tipo de música que sabía quería hacer alguna vez en mi vida. Así que cuando llegó el momento de trabajar en 'Passion and Warfare', fue un tipo de enfoque distinto del que hice con otras bandas de rock. Este reflejaba más mis instintos musicales. Fue un disco bien liberador, porque mientras lo hacía no tenía ningún tipo de expectativa de tener éxito, no sabía si a alguien le iba a gustar o si iba a encajar, porque era bien diferente a cualquier disco convencional de guitarra. Así que hice lo que realmente quería hacer y seguí un sentimiento de entusiasmo que llegó con la idea”, afirmó.

En la primera semana del lanzamiento, el disco alcanzó la posición número 18 en la lista Billboard 200. La producción también obtuvo el premio del Mejor disco y Mejor guitarra de rock de Guitar World y Guitar Player’s.

Para realizar el disco, Vai utilizó técnicas novedosas de grabación y dedicó días para hacer el tema “For the Love of God”, una de las más populares de su trayectoria.

“Escribir el disco fue bien simple, pero grabarlo, como cualquier grabación, trajo retos. Cuando estaba grabando 'For the Love of God', era que no tenía mucho tiempo, pero sabía lo que necesitaba y tenía que tocar mucho en un período corto de tiempo. Estaba sangrando debajo de mis uñas, mis dedos estaban en carne viva, era tan difícil tocar cualquier cosa. También estaba en medio de un ayuno de 10 días que, por razones de salud, lo hago varias veces al año. Así que grabé la guitarra y trabajé, trabajé, trabajé y cuando lo escuché funcionó y así se convirtió en la canción”, recordó el artista, quien tras hacer el disco se integró a la popular banda, Whitesnake.

En la música actual, la guitarra no tiene tanta trascendencia como lo tuvo en la era del rock de los 80, cuando casi todas las canciones tenían solos de este instrumento.

“Creo que los estilos y las modas cambian y tocar guitarra fue más popular en esos tiempos, y hacer solos. Pero todavía existe una cultura, un grupo de personas que están adictos a hacer que la guitarra evolucione, porque el hecho de que sea popular o no en la música moderna no importa para ellos. Esa no es la razón porque lo hacen. Usualmente esos son los que están haciendo grandes cosas, porque una persona que ama la guitarra no se fija en si es popular. Si lo que le importa es eso, no tiene el sello de un verdadero artista. Los verdaderos artistas siguen su instinto”, indicó.

Aliado de la tecnología

Como guitarrista Vai no está atado a ningún género musical, ni cantante, por lo que le da la posibilidad de conectar con personas de todo el mundo. Su guitarra y lo virtuoso que es, es lo que necesita para llevar su música a todas partes.

“Pienso que conecto con gente de todo el mundo a través mi guitarra. Descubrí que es bien difícil encontrar a alguien que no ame la guitarra. Es esta cosa misteriosa, cool, creativa, infinita y todo el mundo se ve bien tocándola. El sonido que hace es tan profundo, variado, no es como un piano que cuando tocas una nota es todo lo que obtienes. A la guitarra le puedes poner otros aparatos, puede ser eléctrica, acústica, de 12 cuerdas, siete cuerdas, ocho cuerdas. Es el sonido de la guitarra que penetra a la gente de una manera que creo que ningún otro instrumento lo hace”, dijo el músico, que hasta ha reproducido el maullido de un gato con su guitarra, en el tema “Kittens Got Claws” de Whitesnake.

Vai también ha diseñado guitarras. La primera que creó fue de siete cuerdas que lanzó la marca Ibanez Universe, en 1990. El músico también ha compartido su conocimiento en una serie de clases magistrales, llamadas Alien Guitar Secrets, y un campamento llamado “Vai Academy”. En ese aspecto le satisface que el internet sea una herramienta útil para personas que quieren aprender a tocar guitarra, con plataformas como YouTube.

“Es mucho mejor, porque ahora si eres un guitarrista joven tienes acceso a una comunidad enorme de otros músicos y guitarristas que te pueden inspirar, y no son famosos. También tienes acceso a herramientas creativas y promocionales que antes no teníamos. Lo importante para un músico joven es ver la tecnología que ahora tiene disponible y ver cómo le puede servir. Porque muchas veces los músicos jóvenes ven la tecnología y sienten que la industria musical los ha derrotado, porque piensan que no pueden hacer conciertos o que no pueden obtener dinero por el streaming o que el internet destruyó tu posibilidad de hacer dinero. Es todo cuestión de perspectiva porque, francamente, a mí me va mejor ahora que antes por la tecnología y utilicé toda la que pude para que me sirviera. No es tu enemiga, es tu amiga, pero está en ti en cómo la vas a usar y los resultados se van a basar en la manera en que la veas”, destacó.

Vai se ha integrado también de otras maneras a la cultura popular, pues ha aparecido en cine, televisión y videojuegos. Una de sus escenas más conocidas fue en la película “Crossroads”, en la que hizo un duelo con Ralph Macchio. Mientras que algunas de sus canciones han sido parte de videojuegos como “Formula One” de Playstation, “Halo 2” de Xbox y por supuesto “Guitar Hero: Warriors of Rock”.

Esta es la segunda vez que Vai vendrá a la Isla, pues vino en la década de los 80, cuando pertenecía a Alcatrazz.

“Fue hace mucho tiempo, pero recuerdo que lo disfruté mucho y siempre tuve la esperanza de volver, así que aquí estoy”, afirmó.

Sobre el concierto que presentará aquí anticipó que se trata de un show único.

“Ya son 27 años desde que salió 'Passion and Warfare , pero nunca me fui de gira con el disco y siempre sentí que era algo que quería hacer. Cuando llegó el 25 aniversario creí que era una buena oportunidad salir y tocarlo de principio a fin. Es tremendo proyecto, pero ya hemos hecho más de 120 shows y ha sido fantástico. Para mí es único. Tiene una pantalla y en ciertos puntos del show hay amigos míos que aparecen en pantalla y jameo con ellos como Brian May, Joe Satriani, John Petrucci y Frank Zappa. Es un show bien completo”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios