Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
20 de febrero de 2011
Puerto Rico Hoy
 

“Es sumamente duro y te marca”

Carlos García, el saliente presidente del BGF, reconoce el impacto que tuvo sobre él el haber sido la persona que dio cara por el Gobierno al momento de anunciar los despidos Vídeo

Carlos García salió del Banco Gubernamental de Fomento la semana pasada. (Archivo)

Por Yanira Hernández Cabiya / yhernandez@elnuevodia.com

Para muchos dentro y fuera del Gobierno, Carlos García , el presidente del Banco Gubernamental de Fomento, era, y es hasta que termine su gestión a finales de marzo, la persona que verdaderamente ha estado gobernando al país durante los últimos dos años.

Fue él quien dio la cara a nombre del gobierno para anunciar la salida del servicio público de miles de trabajadores.

Además fue la pieza clave en la elaboración y ejecución del plan económico y fiscal que incluyó el cabildeo necesario en la rama legislativa para lograr aprobar leyes, que en algunos casos, nadie sabía a ciencia cierta el impacto que iban a tener.

Y con la misma serenidad y rigurosidad con la que se sentó tantas veces ante periodistas y legisladores a explicar su plan económico, García sacó un rato para conversar con El Nuevo Día sobre el plan para su partida, sobre la intensidad vivida durante estos dos años, lo aprendido, y sobre sus retos futuros.

¿Siempre se dijo que usted entró con fecha de salida?

Eso es cierto. Pero más que con una fecha de salida, yo entré con unos compromisos específicos y obviamente el tiempo era el tiempo que tomara cumplir con esos compromisos.

¿Cuáles eran esos compromisos?

El compromiso primero era estabilizar la situación fiscal y esto fue desde noviembre 9 (del 2008), cuando hice el compromiso con el señor Gobernador y discutimos una serie de cosas que eran sus asuntos críticos. Habíamos hablado en ese momento que más que una persona que iba a estar cuatro años pues íbamos a estar el tiempo que tomara cumplir con esos compromisos y asegurarnos que dejábamos encaminada la situación. Encaminada y con un equipo, con un banco (de talento) profundo para que no pasara lo que ha pasado en muchas administraciones que de repente hay salidas de unas personas y no puedes tener continuidad porque no tienes ese banco presente. Así que desde el saque lo diseñamos de esa forma.

¿Cuándo definió la fecha?

La última meta que estaba sobre la mesa era la reforma contributiva. Y como recuerdas la reforma contributiva se esperaba que estuviera para finales de diciembre y quizás por eso algunos rumores en ese momento sobre mi salida en diciembre. Pero la realidad es que la reforma contributiva tomo algún tiempo adicional y pues yo también me sentía obligado de que no era solamente la reforma era también uno sentirse tranquilo de que la reforma estaba encaminada en lo que me correspondía a mí, específicamente, en su arquitectura, que era asegurarse de que estaban los fondos suficientes. Teniendo a su vez la confirmación de lo que sucedió este martes (cuando llegaron los primeros recaudos del impuesto a las corporaciones foráneas) obviamente estaban todas las fichas en su sitio. (Además) ya se había trabajado una transición y ya sabíamos quiénes eran las personas. Eso se había trabajado desde el saque con el Gobernador y con el Secretario de la Gobernación.

¿Fernando Batlle (vicepresidente del BGF) también sabía que se iba?

Fernando entró con un compromiso de que entrábamos juntos y salíamos juntos. Fernando y yo hemos trabajado, verdaderamente, como unos copresidentes; nos hemos repartido las responsabilidades y en gran medida el éxito y los logros que se han obtenido dentro del banco y el apoyo que se ha podido dar en otras iniciativas, se ha debido a que había una estructura que era bien fuerte.

¿Por qué elegir al hermano de Fernando Batlle para sucederle en la presidencia?

El hermano de Fernando, Juan Carlos, es una persona que profesionalmente conozco desde hace muchísimos años. Prácticamente habíamos trabajado juntos hasta que yo me vine al gobierno. El empezó su carrera trabajando conmigo y habíamos estado trabajando juntos hasta que yo tomé la determinación de venir al gobierno. Es un excelente profesional, que lleva muchísimos años dándole servicios profesionales al gobierno y la BGF. Conoce perfectamente la organización, conoce exactamente todo lo que habíamos estado haciendo y pues era una personal natural para poder tomar las riendas en el momento en que estamos.

¿Qué significaron para Carlos García, la persona, las decisiones que se tomaron durante esos primeros meses?

Fueron decisiones muy duras. Pero si tú te estudias todas las recomendaciones que se han hecho sobre Puerto Rico durante los pasados cuarenta años y las cuales existen en la biblioteca de este banco, todas apuntaban a los mismos señalamientos. Creaste un modelo económico basado en una pirámide que estaba basado en que el gobierno era el punto de la pirámide y todo el mundo mira en una forma muy paternalista, que todo es culpa del gobierno o todo lo tiene que hacer el gobierno. Y eso ha llevado a que todo el mundo, inclusive el sector privado, privado, desde la empresa hasta el tercer sector y el individuo, todo el mundo busca una solución en el gobierno y que el gobierno me provea lo que yo quiero. Ese es un modelo que al final del día acaba fracasando.

¿Está consciente de que quizá lo que la gente recuerde de Carlos García, es que fue la persona que despidió a cerca de 20,000 empleados públicos (entre despedidos, contratos no renovados y plazas transitorias eliminadas)?

Primero, para el récord, al final del día fueron 12,505 personas. Que son un montón como quiera. Y fue probablemente el momento más difícil en la suma de todas las cosas que se tuvieron que hacer. Lo que hay que comprender es por que llegaste ahí. Pudieron haber sido 30,000 personas, como todavía se trata de poner allá afuera y no fueron 30,000 personas. Los que tomaron las decisiones de contratar a las personas cuando no había el dinero para pagarlo, los que decidieron firmar los convenios colectivos y aumentar los beneficios cuando no había el dinero para pagarlos, el que tomo la determinación de seguir tomando dinero prestado sin hacer los recortes... pues mira la realidad es que éste es el resultado de tomar una determinación sobre un hecho consumado. Esta no es una decisión de Luis Fortuño, a él le toco bregar con la situación.

Yo creo que parte de romper en este momento es poder poner atrás la parte de estabilización fiscal y la parte de las decisiones difíciles. Creo que llegó el momento de pasar un poco la página, aunque obviamente no para todo porque aún quedan muchos retos, pero para poder de ahí construir la mitad de este cuatrienio. Estamos empezando ahora en el mes número 26, lo que se esperaba que se estuviese estado haciendo hace dos años. La Ley número 1 del 2011 debió haber sido la ley número 1 del 2009.

¿Alguna vez dudó de las decisiones que se estaban tomando?

No realmente, siempre ha habido una honda preocupación por las personas que tú estas afectando. Tú vez a su familia ese día por la mañana y piensas en esa tarde cuando la persona esté llegando a su casa... y son cosas que te chocan, y te pegan y te sacan lágrimas, porque ese es el lado humano. Y la gente no lo entenderá pero tener que pararte delante de todo el mundo y ser la persona que tiene que dar esas noticias, es sumamente duro y te marca. Pero cuando miras las opciones y has ponderado todas las alternativas que tenías ante ti, pues te das cuenta de que eso era lo mejor para Puerto Rico. Porque tu no estas pensando en una persona, estas pensando en las 4 millones de personas que habitan en Puerto Rico y que es lo mejor ante una situación bien compleja.

De las metas para recuperar la salud fiscal queda todavía por resolver el asunto del Sistema de Retiro.

Sobre eso hay un plan bien completo que ya está visto y en realidad lo que se está viendo es cuál es la mejor forma de ejecutarlo. Por eso te quiero decir que las agencias acreditadoras están tan tranquilas, porque nadie tiene un entendimiento tan claro de su problema de pensiones como lo tenemos nosotros. Y nuestro problema se autocorrige. Este es un problema de 25 años que lo que tienes que asegurarte es cómo trabajas dentro de esos 25 años y tienes que actuar ahora, porque necesitas un periodo lo suficientemente largo para que puedas amortizar las cosas que tienes que hacer.

¿Cómo han tomado las casas acreditadoras tu salida?

Nosotros siempre hemos preparado un equipo y el trabajo que hemos estado haciendo en esta administración en la parte fiscal nunca ha sido cuestión de una figura. Esas son de las cosas que más presente uno tiene. Al final del día siempre es un equipo porque el equipo es lo que crea que haya una organización, una institución. Además, la implementación de este plan y los resultados vienen del Gobernador hacia abajo. El Gobernador está allí y es el portaestandarte para mantenerse en el curso.

¿Hasta cuándo va a estar usted colaborando con la Administración?

La función ejecutiva la estamos entregando el 2 de marzo, pero Fernando Batlle se mantiene en calidad de asesor del presidente de la junta de Directores y yo como presidente de la Junta de Directores hasta el 30 de marzo, lo que nos da otro mes adicional de una transición donde estamos colaborando con ellos a nivel de Junta y asegurándonos que esa transición es una efectiva. Y tampoco estamos hablando de personas que están llegando en blanco son personas que han estado vinculadas con todo lo que se ha estado haciendo desde el primer día.

¿Qué han significado para su familia esos 26 meses?

Ha sido un periodo de mucha satisfacción pero también un periodo muy duro donde obviamente es una combinación de emociones. Me he perdido mucho tiempo de mi familia, mucho tiempo de mis hijos y también eso es una consideración en el momento en que nos encontramos.

¿Cuántos hijos tiene?

Tengo tres (una niña de once años y unos gemelos varones de 8) y cuando tú les explicas esto les dices: 'Mira, sí, papi va a estar disponible para ir al juego de baloncesto, para poder pasar una tarde con ustedes, te va a poder llevar a la escuela por la mañana todos los días y no una vez por semana'. Ese tipo de cosas para mis hijos significa muchísimo. Así que es un momento de emociones mixtas.

¿Es deportista?

Sí.

¿Y cuánto deporte podía hacer con esa agenda de trabajo?

Bueno, yo me he mantenido haciendo deporte todo el tiempo, yo corro maratones y lo he estado haciendo agresivamente. Corro muy, muy de madrugada o muy, muy tarde. Para mí mantenerme en forma ha sido importante para mantener la vitalidad y energía que necesitas para poder llevar a cabo un trabajo de la intensidad que esto requiere. Así que he tenido que escoger un deporte que es muy solitario, que es el correr, que además puedes hacer en cualquier momento y en cualquier lugar.

¿Antes hacía otros deportes?

Sí, yo jugaba tenis a nivel junior, en la Universidad y fui campeón de Puerto Rico.

¿Qué queda, cuáles son los retos que faltan?

Los próximos pasos para que los cimientos que hemos puesto sirvan para echar para adelante, pues tú necesitas un sector no gubernamental mucho más activo. El gobierno ha puesto muchísimas herramientas a la mano. Eso empieza por un sector bancario que ya está recapitalizado que pueda retomar la senda de crecimiento, pero de crecimiento responsable. Además el País necesita muchos más empresarios que más allá de los intereses de sus negocios, tengan cierto desinterés y puedan aportar para echar a Puerto Rico hacia adelante. En Puerto Rico ha una muy buena voluntad de todo el mundo de ayudar y echar hacia adelante hasta que se le toca su finca y su negocio y ahí de repente se olvida todo el compromiso y todo el deseo. Probablemente esa ha sido una de las lecciones más duras en la faceta gubernamental, conocer lo duro que es esa muralla y lo impenetrable y una de las claves para que Puerto Rico pueda echar hacia adelante.

¿Qué lamenta?

No lamento nada. Hay una serie de experiencias, hay cosas que salieron mejor de lo que esperaba, cosas que hubiese querido en ciertos momentos que hubiesen sido distintas pero realmente no lamento.

¿Qué se lleva del Gobierno?

Me llevo una experiencia de vida y un redondeo como persona. Uno viene de un trasfondo y un bagaje aunque uno venía con una experiencia grande, la óptica era desde el sector donde trabajaba. Ahora tengo una visión periferal más amplia, una conciencia mucho más profunda, una sensibilidad mucho más grande hacia elementos que anteriormente quizás no consideraba.

¿Cómo cuáles?

Quizás entender el trabajo duro que hacen algunas personas que típicamente no se valora. El valor de lo que es ser un funcionario público es algo que por las circunstancia de los elementos que se tienden a resaltar, que son los malos, se obvia mucho de los elementos positivos y de la entrega que tienen muchas personas que desinteresadamente entregan sus carreras y otros años de su vida.

¿Cómo evalúa su experiencia con la parte política y legislativa?

Esa te diría que es una de las grandes sorpresas. A veces se matiza lo negativo pero no se matiza lo positivo. Mi experiencia sobre todo con la Legislatura es que hay un gran deseo de cooperar, hay mucha hambre de hacer muchas cosas y a veces lo que hace falta es que en lugar de mirar las diferencias o matices político partidistas, lo que hay que tratar es de hacer puentes y tener una buena comunicación.

Cuando termine, ¿se irá de vacaciones?

Ahora estoy enfocado cien por ciento en la transición y lo estamos haciendo hasta con un poco más de intensidad. Cuando concluyamos en marzo 30, tendremos la conferencia de crédito que desde el punto de vista de los inversionistas es un punto importante. Pero a partir de ese abril 8, si pienso tomarme un tiempo personal. Luego voy a estar regresando al sector privado. Me tomaré un tiempo suficientemente largo pero no demasiado, para ponderar las alternativas y espero en algún momento en el verano estar incorporando a lo que vayan a ser las nuevas funciones.

¿Tiene muchas ofertas?

Digamos que han habido algunos acercamientos y algunas oportunidades pero va a haber el tiempo para evaluarlas y este no es el tiempo. Yo soy muy disciplinado con los tiempos.

¿Se ve en una posición como un puesto político o algo por estilo en el futuro?

Me encantaría volver al servicio público en algún otro momento en mi vida, pero en este momento no lo visualizo.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: