El decreto de “hasta que la muerte los separe” fue muy doloroso de afrontar para Adrian Cross, quien se cree se suicidó horas después de que muriera su esposa, pues no quería pasar ni una sola noche sin ella.

La pareja de Gales Adrian y Tammy nunca habían dormido separados desde que se casaron en la República Dominicana hace 15 años. Ambos eran muy unidos y personas cercanas a ellos cuentan que se escribían cartas de amor constantemente.

“Durante todos los años que estuvieron juntos nunca pasaron una noche separados. Eran devotos el uno del otro. Su amor era tan fuerte que si uno de los dos salía se escribían cartas de amor. Las cartas estaban por toda la casa. Nunca había visto un amor así y dudo que lo vuelva a ver”, dijo al Daily Mail el padre de Tammy, David Allan Jones.

Su madre, Phyllis Jones, recuerda que Adrian siempre decía que si algo le pasaba a Tammy él la apoyaría.

El esposo tuvo oportunidad de probarlo cuando ella se enfermó de una condición de debilidad pulmonar y cuidó de ella durante nueve meses, hasta que murió a principios de octubre.

Se cree que el hombre murió de una sobredosis, pero aún se están esperando los resultados toxicológicos.

Unas mil personas, entre familiares y amigos, acudieron al funeral de la pareja en el que se soltaron seis palomas blancas.