Al igual que en Puerto Rico, la cocina de Cuba utiliza el arroz para la confección de varios de sus manjares predilectos y tradicionales. (horizontal-x3)
Al igual que en Puerto Rico, la cocina de Cuba utiliza el arroz para la confección de varios de sus manjares predilectos y tradicionales.

Cuba - En Cuba todo es una experiencia intensa. La luz te ciega, los colores son más vibrantes, la música se escucha más alta y la gente parece conocer el secreto de la felicidad.

Con la comida pasa exactamente lo mismo, pues probar un buen manjar cubano es una experiencia que no deja a nadie indiferente. Tanto si te consideras un “foodie” o sólo disfrutas usar la etiqueta #foodporn en tus publicaciones, estos son los platos cubanos que tienes que probar si quieres descubrir a qué sabe Cuba.

Notarás que muchos de ellos no tienen mucho que ver con la comida que se sirve en restaurantes cubanos fuera de Cuba.

1. Arroz blanco y huevo frito

No se puede pedir algo más simple que esto.  El “Arroz con Huevo” es uno de los ejemplos de esa habilidad latina de hacer más con menos. Eso sí, sólo los maestros logran que la yema quede blanda para mojar el arroz y la clara con puntilla dorada y crujiente en los bordes. Para una experiencia superior se come con aguacate y chicharritas de plátano verde o plátanos maduros fritos. No debe confundirse con el “Arroz a la Cubana” que se conoce en España. El de la isla originalmente no lleva kétchup. 

2. Ropa vieja con tostones

No hay restaurante cubano que no la tenga en el menú ni ama de casa criolla que no tenga su receta propia. Lo que comenzó como un plato para aprovechar la carne de un cocido se ha convertido en toda una institución nacional. Se puede utilizar carne de res, cordero o cerdo, siempre deshebrada y condimentada con comino y hojas de laurel. ¿El paraíso para cualquier cubano? Acompañarla con “tostones” de plátano verde frito.

3. Caldosa o ajiaco

Posiblemente sea el plato que más resuma el espíritu del cubano. La “Caldosa” o “Ajiaco”, según la región y lo espeso del caldo, generalmente es un plato que se hace y se come con amigos. Infaltable en las celebraciones, la costumbre es que todos aporten ingredientes que luego se cocinan en una gran cazuela sobre fuego de leña en medio de la calle. La “suerte” le toca al que se encuentre en su plato un pedazo de carne, aunque el repartidor experimentado sabe compartir la “fortuna” entre todos.

Ajiaco !! It's whats for dinner #cuban #cubanfood #caldosa

A post shared by 786-586-0538 (@southside_towing) on

4. Yuca con mojo

 Si es vegetariano y le han dicho que la comida cubana es sinónimo de cerdo y fritanga -no es que lo nieguen, pues les encanta lo frito-, la “Yuca con Mojo” será lo suyo. Eso sí, no planee una noche romántica después, el ajo mezclado con el jugo de limón del mojo puede herir susceptibilidades. 

5. Arroz con pollo a la chorrera

Uno de los muchos platos con arroz típicos de la cocina de la isla. Se podría decir que es una de las respuestas cubanas a la paella española, pero decir esto en voz alta frente a un cubano podría buscarle problemas. El secreto de la adicción que produce el “Arroz con Pollo a la Chorrera” está en el sofrito que sirve de base, a la que se le echa cerveza y vino seco.

6. Fufú de plátano con chicharrones

Este es un ejemplo de cuánto aportaron los africanos a la cultura caribeña y en especial a la cubana. Según el comensal conocedor -categoría aplicable a todos los cubanos- el mejor plátano para hacer un fufú o majado es el “pintón”, o sea, ni muy verde, ni muy maduro. En ese estado el plátano se mantiene firme, pero ya posee dulzor. El chicharrón de cerdo le aporta el contraste salado y la textura crujiente. Freír una segunda vez el chicharrón comenzando con la manteca fría hará toda la diferencia.

7. Congrí o “moros y cristianos” con masas de cerdo fritas

Son –como la Ropa Vieja- Cuba en un plato. La diferencia radica en que para el Congrí, cuyo nombre proviene del dialecto de los esclavos africanos, se usan frijoles colorados y  el Moros y Cristianos se hace con frijoles negros. En lo que sí no hay distinción es que el arroz tiene que estar brilloso, desgranado y con un color oscuro. Las masas de cerdo son un agregado estrella, al igual que el bistec de cerdo encebollado, pero realmente el cubano lo come casi con cualquier carne… o sin ella.

8. Picadillo a la habanera con plátano maduro frito

A la carne molida en Cuba se le llama picadillo y no hay mejor manera de hacerla que “A la Habanera”, con uvas pasas, aceitunas rellenas con pimiento, pasta de tomate y comino “para parar un tren”. Hay quien le añade papas troceadas y fritas. Se sirve, por supuesto, con arroz blanco desgranado y plátanos maduros fritos.

9. Puerco asado en púa

Aunque el puerco sea el “mamífero nacional” en Cuba, no se tiene piedad con él, y menos cuando se acerca el fin de año. El mejor puerco asado, según puristas y “guajiros” (como se le llama en la isla a los de origen campesino o rural) es el que se cocina asado en una púa o vara, como se dice en Puerto Rico, lentamente al carbón, y si ya queremos volverlo un plato gourmet, sólo basta echarle hojas de guayabo a la leña. Incontables indigestiones de año nuevo sirven como testimonio de la popularidad de este plato. 

El puelquito rico... #Cuba #Habana #puercoasado #lajama #gentedelbarrio #vidadiaria

A post shared by Alejandro Ernesto Pérez Estrada (@alejocuba) on

10. Pan con lechón 

Hijo primogénito del puerco asado, el “Pan con Lechón” no debe confundirse con el “Sándwich Cubano”, porque al contrario de esta variante –popular, sobre todo, fuera de la isla, donde irónicamente casi no se conoce- en Cuba se consume más el emparedado simple: pan con carne deshebrada del puerco rostizado y un mojo hecho con naranja agria, ajo y comino. Infaltable en fiestas populares y carnavales, y remedio preventivo para la “curda” o borrachera.

11. Frijoles negros dormidos

Espesos y negros como el alquitrán, pero infinitamente más sabrosos…. y comestibles. El secreto es la textura espesísima del llamado “potaje” y ese característico sabor entre salado y dulzón que le aporta la cucharada de azúcar que exigen las recetas más tradicionales.

Frijoles negros dormidos #frijolesdormidos #frijoles #frijolesnegros #cubanfood ##comidacubana #food #beans

A post shared by Los Jorges (@los.jorges) on

12. Frituras de malanga

Pueden aparecer como entrante incluso como plato acompañante, pero las “Frituras de Malangas” (en Cuba la malanga es lo que es la “yautía” en Puerto Rico, por lo que es importante no confundir las viandas) merecen toda una categoría por sí solas. Por ofrecerse como tapas y al comienzo de una cena son las responsables de que más de un descreído se declare fanático al instante de este tubérculo amable, usadísimo en puré para calmar estómagos molestos. Se las sirve con miel y su variante con salsa agridulce también seduce.

Frituras de malanga. FIM ??

A post shared by Helô Gomes (@helogomes) on

13. Chilindrón de chivo

Otro plato en el que se nota la influencia de los esclavos africanos llevados por los españoles a Cuba. El chivo o cabro se marina en naranja agria, sal, comino y pimienta, y de sellado se le añade vino seco y pasta de guayaba. Los más atrevidos le agregan pimienta roja picante. Perfecto para mojar el arroz blanco.

14. Tamal en cazuela a la cubana

Este es uno de los platos que demuestran que Cuba también se apuntó hace mucho a la fiebre del maíz, aunque en la isla se prefiere la variedad tierna. A diferencia de la variante que se cocina en las hojas, el “Tamal en Cazuela” es suave y sedoso, y la “denominación de origen” cubana se la da agregarle - cómo no- carne de cerdo marinada y luego frita en ajo, cebolla, ajíes y perejil. Los valientes que no miran calorías lo sirven con Ropa Vieja.

15. Arroz Imperial

Aunque en la cocina cubana el arroz casi siempre está presente, en este plato es el rey indiscutible, o el “Emperador”, si se hace caso al nombre. Se trata de una especie de torta de arroz con varias capas (generalmente de pollo y embutidos) e infinitas combinaciones. Lo que sí no puede faltar en un “Arroz Imperial” es la mayonesa, que se usa para “pegar” y dar forma de pastel. Las aceitunas y el queso para gratinar por encima son un “plus”.

It's that time again... #arrozimperial

A post shared by Yazmin Valdes (@yazmin.valdes) on


💬Ver 0 comentarios