(horizontal-x3)
Enid Salgado / Especial para GFR Media

Los consumidores de cervezas en Puerto Rico cada vez son más exigentes a la hora de seleccionar la bebida con la que acompañarán su comida o simplemente pasarán un rato agradable. Tanto es así que le han abierto paso al mercado de las cervezas artesanales, que a su vez incita a la educación sobre estas bebidas.

Ese interés en la sociedad es el motor por el que José Carlos González se levanta día a día, para poner el nombre de su marca en alto. Sus espumosas, confeccionadas bajo un riguroso proceso, buscan destacar que sí es posible llevar a cabo una producción de cervezas de alta calidad a nivel local.

“Aunque no es tan grande, ha surgido un mercado bien bueno en la isla que están educándose más sobre el trasfondo de las cervezas”, comentó González, maestro cervecero de OceanLab Brewing Co., una pequeña empresa puertorriqueña ubicada en Isla Verde que se dedica a la elaboración de cervezas artesanales.

“Hay que estar monitoreando el nivel de temperatura constantemente y procurar que cada proceso se ejecute a la perfección”, agregó González concentrando su mirada en los enormes contenedores metálicos que guardan las recetas secretas de esta compañía que se mantiene actualizando su perfil de sabores.

“Todos empiezan con la Ocean, nuestra bebida más popular, y de ahí parten hacia otras variedades como nuestra IPA 2.0”, indicó por su parte Luis Fernández, cofundador y propietario de Ocean Lab, quien hace hincapié en que la calidad de su cerveza es superior al resto de las marcas más conocidas.

Los clientes secundan su argumento, alegando que el sabor de la cerveza Ocean es agradable al paladar y sobre todo refrescante, en comparación con los sabores más comerciales. “En nuestras botellas las personas podrán encontrar un producto a un nivel de 100% cebada malteada; no escatimamos en calidad”, expresó Fernández.

De su variedad también se puede destacar la línea de sabores tropicales, como la Ocean Blue, preparada con sabor a “blueberry”. En cuanto a los tonos más fuertes, la stout de chocolate llega directo al paladar, al igual que la cerveza negra y la amber ale.

“La aceptación ha sido muy buena por parte de los consumidores”, comentó Fernández, quien realizó una enorme inversión en maquinaria, para próximamente distribuirlas alrededor de la isla.

La cervecería, ubicada dentro del complejo de entretenimiento VIVO Beach Club, ofrece además un breve recorrido dentro de las instalaciones para quienes deseen observar el proceso de creación.

“A pesar de estar ubicados en VIVO Beach Club, no es necesario ser socio ni mucho menos pagar por entrar a nuestro restaurante”, aclaró Fernández y añadió que el lugar cuenta con estacionamiento libre de costo.

Las cervezas también toman un papel protagónico en el menú del restaurante que incluye ensaladas y bocados para niños. Platos como el Steak & Frites, un sirloin steak condimentado con ajo y tomates, va sazonado con la cerveza de la casa al igual que los mejillones, preparados en un caldo de cerveza.

El laboratorio de sabores se extiende hasta el menú de cócteles. Fusiones como el Ocean Rita, uno de los cócteles más populares que mezcla el tequila, jugo de china y la cerveza Ocean Lab German Wheat, brindan un placentero sabor así como una agradable apariencia visual. Igualmente el Pirate Hops, un trago que lleva ron, jugo de china, sirope de jengibre y la Ocean Lab Pale Ale, una cerveza con sabor intenso y amargo con notas cítricas.


💬Ver 0 comentarios