El respeto por tu mamá siempre debe ser una prioridad: respeta su espacio, tiempo, gustos y preferencias; establece el artículo. (horizontal-x3)
El respeto por tu mamá siempre debe ser una prioridad: respeta su espacio, tiempo, gustos y preferencias; establece el artículo. (Archivo)

Cada caso es único, y aunque no se puede generalizar, hay formas de fomentar y mejorar la relación de mamá e hijo o hija, si es lo que realmente se desea.

Si este es tu caso y no sabes cómo lograrlo, busca apoyo en alguien que tú puedas confiar o guíate con los consejos que a continuación presentamos.

El respeto por tu mamá siempre debe ser una prioridad: respeta su espacio, tiempo, gustos y preferencias. Si eres madre, empieza por respetarte a ti misma; es más fácil que te respeten cuando tú misma lo haces.

Tu mamá es la persona con la que más historia tienes. Esto significa que ambos conocen su vida, sus aciertos y errores. Cuando hay una discusión, se conectan cosas del pasado que se suelen sacar en el momento para defenderse, lo que se traduce en reproches innecesarios. Evita estas situaciones tratando de no sacar cosas del pasado; respira y piensa antes de hablar.

Pocas veces se le expresa el sentimiento de que se la quiere, ya que se da por hecho que lo sabe, pero hay que decírselo porque a ella le gusta escucharlo. Dile cosas bonitas como: qué bien te ves hoy, qué rico cocinas. Abrázala y bésala.

La energía fluye donde está tu atención” es un proverbio hawaiano, según el sitio Salud180.com, así que enfócate en las cosas positivas de tu mamá y verás que te conectas mejor con ella. Si te enfocas en sus defectos, esto vas a atraer.

Siempre se exigen cambios a los demás. Para lograrlo tienes que cambiar primero tú. Cuando haces cambios en alguna conducta, estas tienen efectos en las personas a tu alrededor. Recuerda que tener una buena relación con tu mamá te permite tener mejores relaciones con las demás personas; además, mejora tu autoestima y salud emocional.


💬Ver 0 comentarios