Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
28 de junio de 2013
Salud al Día
 

¿Es un estudiante con desorden de atención con o sin hiperactividad?

Debes dialogar con tu pediatra para investigar cómo intervenir con la condición y que esta no consuma al niño y desarrolle otras condiciones.

 

Por Dra. Nancy López

¿Qué es el desorden de atención con hiperactividad (DA-H)?

El desorden  de  atención con o sin hiperactividad es caracterizado por tres áreas fundamentales: dificultad de atender, impulsividad e hiperactividad. Es decir, que el niño no atiende al maestro o a los padres cuando se comunican con él o ella; en impulsividad, no ofrece alternativas; por ejemplo, la maestra hace una pregunta y el estudiante contesta antes de tiempo de forma incorrecta y en hiperactividad se observa movimiento atípico del cuerpo. Para entender el desorden, se presentan a continuación características específicas que observamos a diario:


Problema de atención:

* No presta atención a detalles.

* No parece que escucha lo que se le dice, está como en otro mundo.

* Se aburre con facilidad.

* Se le dificulta seguir instrucciones.

* Es descuidado en la sala de clases.

* No puede seguir lecturas extensas.

* Manejo pobre del tiempo.

* No termina las tareas.

* No espera su turno.

* Se le pierden los materiales escolares como: lápices, libretas, libros, calculadora, etc.

* No sigue instrucciones.


Hiperactividad

* Movimientos atípicos del cuerpo; por ejemplo, mueve muchos las manos, las piernas, se levanta a menudo de su silla, no puede estar quieto en ningún escenario como el hogar, la escuela, el patio, entre otros.

* Habla como una "cotorra", se le dificulta estar callado en cuando se realiza una tarea, o cuando tiene que permanecer callado.

* Toca y juega con todo lo que esté a su alrededor (juguetes, un lápiz, un papel, algún accesorio)

* Tiene dificultad en la escritura.


Impulsividad

* Es lo que llaman "entrometido", se inmiscuye en las conversaciones de niños y de adultos.

* Contesta las preguntas antes de tiempo.

* Es impaciente, se le dificulta esperar su turno en diversos juegos.

* Actúa sin medir las consecuencias.


Causas del DA-H

Las investigaciones destacan que las causas del DA-H son una combinación de factores. A continuación, se presentan algunas causas del DA-H. Estas son:

* En los estudios de resonancia magnética (MRI) se evidencia un patrón atípico en el desarrollo del cerebro en la niñez temprana. El volumen del cerebro o intracraneal es menor al compararse con la población típica. La materia gris en el área prefrontal cortical derecha y la materia gris y blanca en el lado occipital está reducida.

* Investigaciones acentúan el área genética que puede predisponer la condición.

* Factores ambientales: exposición de plomo que muchas veces se encuentran en tuberías, en pinturas de edificios viejos. El uso de alcohol y de cigarrillo durante el embarazo. Sensitividad a los colorantes, los sabores artificiales y los preservativos

* Daño cerebral traumático


Si sospechas que tu hijo manifiesta DA-H

Debes dialogar con tu pediatra para investigar cómo intervenir con la condición y que esta no consuma al niño y desarrolle otras condiciones. Quizás el pediatra le receta medicamentos que no van a curar la condición, sino a aliviar los síntomas antes descritos. Es importante que, una vez comience los medicamentos, estés atento a posibles efectos secundarios como: disminución de apetito, dificultad en dormir y algunos pueden desarrollar "tics" nerviosos. Hay veces que, disminuyendo la dosis, los efectos secundarios desaparecen. Otros profesionales de la salud, como el psicólogo y neurólogo, son bien importantes en el diagnóstico. No podemos olvidar el papel que juega el maestro, pues este es el que está a diario con el niño.

Por último, recuerden que estos niños son de rutina, desde que se levantan hasta que duermen. Es importante tenerle un calendario de actividades. El calendario lo pueden ubicar en la puerta de la nevera. También debe tener sus juguetes, ropa en un lugar específico y sus materiales escolares de forma organizada. Además, usar organizadores en sus libretas. Debes premiar la conducta positiva y no criticar tanto al niño. Recuerda, con un poco de ayuda, estos niños pueden llegar lejos, no los subestimes y te sorprenderás de lo que el niño pueden realizar en el futuro. 

El viernes, 12 de julio, dialogaremos sobre la dislexia en los niños.


La doctora Nancy López, autora del libro Desórdenes emocionales o de conducta: "Assessment", intervención y praxis educativa, es catedrática de Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Para información, escribe a nlopez_speduc@yahoo.com.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: