Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
8 de abril de 2013
Puerto Rico Hoy
 

Éxodo de empleados en el gobierno

La Policía y el ICF podrían ver aumento en las jubilaciones

 

Por Ricardo Cortés Chico y Keila López Alicea / puertoricohoy@elnuevodia.com

La investigación criminal en la Isla podría enfrentar un duro golpe en los próximos meses ante la nueva ley que reforma el Sistema de Retiro, pues se espera que un número considerable de empleados de la Policía y el Instituto de Ciencias Forenses (ICF) se acojan al retiro para evitar perder beneficios cuando entren en vigor los cambios al plan de jubilación gubernamental.

Tan solo en la Policía se estima que unos 2,000 agentes podrían abandonar el cuerpo de ley y orden para llevarse una porción mayor de su salario que la que otorga la Ley 3 firmada la semana pasada por el gobernador Alejandro García Padilla.

La oficina que tramita las jubilaciones en la Uniformada ya ha recibido una avalancha de visitas, mayormente de oficiales que cumplieron o están próximos a completar los requisitos mínimos de 30 años de servicio en la Uniformada y 50 años de edad, que bajo el sistema previo aseguraba un retiro con el 65% del salario.

Según Diego Figueroa, presidente del Frente Unido de Policías Organizados (FUPO), muchos policías se acogerán al retiro, casi obligados por las nuevas condiciones impuestas para la jubilación, en las que se asegura poco menos del 50% del salario en la pensión.

“Es una cosa obligada porque para un montón de policías no es negocio quedarse aunque entiendan que pueden seguir trabajando. No se pueden quedar porque si lo hacen van a recibir mucho menos de retiro. Estamos hablando de mucha gente con gran experiencia que todavía están en una edad productiva”, dijo Figueroa.

Por su parte, Fernando Soler, vicepresidente del Concilio Nacional de Policías (Conapol), señaló que los cambios al Sistema de Retiro también aceleraron los planes de los que solicitaron la jubilación temprana bajo la Ley 70 pero aún estaban indecisos y no habían completado el proceso. La Policía le concedió a este grupo de uniformados hasta abril para la entrega de todos los papeles conducentes al retiro.

La expectativa es que al menos 2,000 policías se acojan al retiro. Eso representa más del 10% de la agencia.

Soler señaló que el efecto de este retiro en masa es que la Policía tendrá menos efectivos para sus operaciones como patrullaje e investigación criminal.

El otro efecto, según Figueroa, es la “incertidumbre” que crea en el oficial los cambios en el sistema de retiro. Esto, sin embargo, se podría mitigar si finalmente se da paso a que los policías aporten al Seguro Social.

El propio superintendente de la Policía, Héctor Pesquera, se ha expresado en el pasado preocupado por el efecto que tendrá la baja en el personal de la agencia. Esperaba tener para mediados de año una idea más clara en torno a las personas que se retirarán de la agencia.

Figueroa estima que el gobierno lo que busca es reducir la fuerza, tal vez como efecto de la demanda presentada por el Departamento de Justicia estadounidense en contra de la Uniformada, por violaciones a los derechos civiles.

Mientras, unos 30 de los 258 empleados del ICF también podrían retirarse antes del 30 de junio, indicó el presidente de la local de Servidores Públicos Unidos (SPU) que representa a los empleados del ICF, Edwin Nieves.

“En la actualidad, el ICF opera con un déficit de empleados que tienen una sobrecarga de trabajo y esto va a agravar más la situación”, sostuvo Nieves.

El portavoz de los empleados indicó que el ataponamiento de la agencia es tal que funciona a base del itinerario de los tribunales y realizan las evaluaciones según los casos se vayan viendo en corte. “Trabajamos día a día y la cosa se pondrá peor”, comentó Nieves.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: