Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
9 de septiembre de 2013
Mi bienestar
 

Facebook y tu relación

¿Cuánto influye el uso de la red social en la dinámica con tu pareja?

 

Por Camile Roldán Soto/ camile.roldan@gfrmedia.com

Si un día tu ex te envía un friend request por Facebook ¿lo aceptas? ¿se lo cuentas a tu pareja? ¿le escribes? Tu novio o esposo ¿cómo reacciona?, ¿se molesta?, ¿discuten? Descubrir como las personas responden a interrogantes como estas es importante porque las dinámicas que ocurren en la red social más grande del mundo -Facebook reportó que en marzo de 2013 su número de usuarios activos excedía los mil millones- sin duda tiene un impacto en lo que acontece fuera de la pantalla de la computadora.

Numerosas investigaciones intentan ofrecer un marco de referencia sobre las conductas en la red y sus consecuencias en la interacción humana. En la Isla, la doctora Aida Jiménez, directora del programa doctoral en sicología de la Universidad Carlos Albizu, junto a sus estudiantes utilizaron una encuesta como herramienta para ofrecer una mirada a los efectos de Facebook en la vida de pareja.

Estudiantes del curso doctoral sobre Familia y Parejas repartieron 150 cuestionarios a usuarios de esta red entre los 21 a los 64 años, que mantenían una relación.

“Los resultados demostraron que el uso de Facebook entre parejas parece ser un fenómeno generacional y de género, donde las mujeres tienden a pasar más tiempo comunicándose con sus parejas”, explica la doctora Jiménez, también presidenta del comité Ad hoc de Familia y Parejas de la Asociación de Sicología de Puerto Rico.

El 57% de los encuestados fueron féminas, el 33% estaban casados, 27% estaban conviviendo y el 40% estaban en una relación de compromiso. Dentro del grupo, cuya edad promedio fue de 30 años, el 75% no tenía hijos al momento del sondeo y 79% residía en la zona urbana. En promedio, estas personas pasaban 195 minutos al día conectados a Facebook.

Según los hallazgos, a mayor tiempo invertido en la red social, mayores las posibilidades de que la relación se afectara adversamente. ¿De qué forma? Los entrevistados enumeraron como las áreas de conflicto principales las siguientes: celos, malas interpretaciones, mentiras (por ejemplo, cuando alguien dice que estará en un sitio cuando comentarios o fotos demuestran lo contrario), reclamos y discusiones (por ejemplo, aquellos que surgen cuando una de las partes se enoja por el contacto de su pareja con un ex u otra persona que se acerca de maneras que provocan suspicacia).

También se mencionó como problemática la cantidad de tiempo invertido en Facebook por uno de los miembros de la pareja, ya que se resta o interfiere con el compartido persona a persona.

De las respuestas de los participantes, que se conectan a Facebook mayormente a través del teléfono celular (64%), se desprende que muy pocos establecieron acuerdos en cuanto al uso de la red social entre ellos, lo cual parece haberlos convertido más fácilmente en blanco de discusiones. Preguntas abiertas permitieron recoger información más detalla en torno a las mismas.

“Ha habido ocasiones en las que hemos discutido, ya que mi pareja es celosa y me ha cuestionado por mensajes que me han dejado en fotos y porque ha querido tener mi contraseña. Al yo no querer dársela, él cree que le escondo algo”, expresó un hombre.

Mientas, una joven manifestó: “me ha afectado en todo. Ahí uno se percata de cuántos cuernos le han pegado. De todas las mujeres sobradas que hay. Son cargas adicionales”.

Otra dijo que tuvo un encontronazo con su novio cuando una muchacha le escribió “mi amor” en su muro, ella se dio cuenta de que él borró el comentario y le cuestionó.

Hay quien trae a colación las diferencias en la interpretación de la expresión escrita versus la que se da cara a cara como un reto de la red social.

“Es que a veces escribes algo pero la persona no sabe la entonación. Algo puede sonar a sarcasmo cuando no lo es”, indicó una mujer.

Ese mundo virtual

La información recopilada en la encuesta es similar a otras realizadas en diferentes partes del mundo a partir de la llegada de Facebook en el 2004. Específicamente en lo que respecta a relaciones de pareja, los estudios coinciden en identificar varios comportamientos que pueden asumir los usuarios y desencadenar en problemas cuando no son bien manejados.

Parece ser que a mayor tiempo disponible para husmear en la página, más propenso se es a caer en la práctica de sobreanalizar todo lo que allí aparece. Aquellas personas que tienen pareja podrían querer interpretar cada comentario, foto o interacción que tiene su enamorado. Este comportamiento puede redundar en inseguridades y celos, con o sin fundamento, dependiendo el caso.

Un estudio realizado en la Universidad de Missouri, liderado por el doctor Russell Clayton, encuestó a usuarios de Facebook entre 18 a 82 años. La muestra buscó identificar cuánto tiempo utilizaban la red y cuan frecuente tuvieron discusiones con sus parejas debido a alguna diferencia relacionada a esta.

“La investigación revela que mientras más tiempo una persona en una relación sentimental utiliza Facebook, más tendencia tendrá a monitorear la actividad de su pareja, lo cual puede provocar sentimientos de celos”, indica el investigador.

En sus conclusiones, el mismo estudio llama la atención al hecho de que las relaciones más largas (tres años como promedio) tienden a estar más maduras, una característica que parece las protege.

Otras fuentes de conflicto pueden ser los sentimientos que desencadena la interpretación de acciones u omisiones de fotos, estatus de la relación o la respuesta a comentarios que se postean entre los miembros de la pareja o sus amistades.

“Creo que al fin y al cabo, los problemas que se reflejan en la red social son réplicas de lo que ya está pasando en la relación. Si tienes una pareja celosa, si hay issues de control, quedarán plasmados ahí también”, comenta el sicólogo clínico Sangiago Rivera Santos.

También hay que tener en cuenta que el mundo virtual provoca una sensación de protección ficticia y ello da pie a que se digan o hagan cosas que no necesariamente se estaría dispuesto a hacer en la casa del vecino o la calle.

“Al estar tan conectados a esa familiaridad que ofrece el medio, se pierde el juicio sobre las implicaciones que puede traer lo que allí hacemos”, enfatiza el sicólogo.

Ante esta realidad, puede ser una buena decisión resistirse a la impulsividad y preguntarse ¿es necesaria tanta información? ¿cuál es el beneficio de publicar o no datos sobre la pareja? ¿hasta dónde y qué tipo de interacciones son aceptables o cómodas para ambos? ¿a qué acuerdos se puede llegar? Pero parece que no muchos hablan al respecto y lo que uno puede dar por bueno, el otro lo podría rechazar.

La infidelidad y los celos son otro tema.

El doctor Miguel Ángel Pagán, cuya práctica está centrada en parejas y familia, indica que “definitivamente he atendido a parejas con muchos problemas a causa de Facebook. Parejas casadas que se separan porque una ex se comunicó y eso dio paso a aventuras. También, da lugar a conflictos por celos, desconfianza y suspicacia”.

Explica que la red social ofrece un espacio donde desarrollar o reiniciar relaciones con personas que no son tu pareja, con una relativa privacidad. De nuevo, media ese espejismo de falsa protección a las consecuencias.

“Si hay problemas en una relación o la relación está débil, en vez de la gente trabajarla, empiezan a distraerse y algo que quizás comienza inocente se convierte en algo más serio porque todos necesitamos intimidad. La intimidad es atractiva”, comenta el doctor Pagán.

La doctora Jiménez explica que en la muestra local, las respuestas de los encuestados reflejan que muchos querían saber más acerca de su pareja basándose en los comentarios que escribían y cómo se proyectaba. Pero eso no es todo.

“Un fenómeno interesante entre la generación joven es que piden a su pareja que les den la contraseña de su página. Entonces, lo encontramos sumamente extraño porque hasta qué punto vamos a permitir que no exista esta frontera de la privacidad”, comenta la sicóloga.

De hecho, la muestra reveló que aquellas personas que tenían la contraseña de su pareja tendían a tener más discusiones, pero el análisis de porqué es parte de una segunda parte del estudio que evalúa otros aspectos del comportamiento en la red social.

Al respecto, el doctor Pagán plantea que si bien cada pareja debe establecer sus pautas en todos los aspectos, incluyendo la privacidad, lo deseable es que cada quien pueda mantener sus espacios de intimidad sin que ello sea causa de molestia o inseguridad para el otro. Pero apunta que esa confianza se gana.

“Yo no creo que las parejas deben estar guardando secretos. Si quieres mantener una relación íntima, si quieres a una persona, no puedes estar guardando secretos”, comenta el doctor.

Por eso recomienda contarle a la pareja cuando se recibe un acercamiento de corte amoroso. También apunta que las personas deben tener muy presentes el evidente riesgo que puede representar el mal uso de tecnologías como Facebook.

Para la doctora Jiménez, los hallazgos de la muestra son una señal clara de la necesidad de repensar cuánto tiempo se pasa en la red, cómo se utiliza y cuál es el impacto.

Los sicólogos coinciden en que las parejas deben conversar y llegar a acuerdos respecto a qué consideran aceptable, en lugar de dar por sentado que el otro pensará igual.

Examinar estas dinámicas también puede dar la voz de alerta respecto a cuál relación es la que se está viviendo y construyendo: la de Facebook o la de la vida real.

Información de la encuesta

• se encuestaron 150 personas entre los 21-64 años.

•mujeres más jóvenes tienden a pasar más tiempo en Facebook comunicándose con sus parejas.

•la mayoría encuentra muchas ventajas en el uso de la red social pero a mayor tiempo en la página, más problemas de pareja.

•ventajas identificadas: contacto con familiares y amigos, forma de expresar cariño a la pareja y monitorear al otro.

•desventajas: aumento de celos, malas interpretaciones, mentiras (dicen que están en un sitio y resulta que no), reclamos por permitir acceso a ex parejas, demasiado tiempo conectado.

•tiempo promedio de conección: 195 minutos.

•medio más usado para estar en la página: el teléfono 64%

Alguns datos de Facebook

500 millones de usuarios

Los cinco países con el porcentaje más alto de usuarios que reportan el estatus de su relación son: Estados Unidos, Sur África, Islandia, Reino Unido y Cánada.

50% de los usuarios se conectan a cualquier hora del día

60% incluye el estatus de su relación en Facebook

39% es el promedio de usuarios solteros (entre los que reportan su estatus romántico)

¿Has discutido con tu pareja a causa de Facebook?

“Síii, ¡ahí descubrí infidelidades!

Judith Cintrón

“Hay que saber usarlo. No entiendo esto de que Facebook rompe relaciones si el que las rompe es uno mismo con lo que hace.

Joel Vázquez Sierra

“Facebook no es culpable de nada. Los culpables son las personas que no respetan a su pareja. ¡Nadie entra si uno no lo permite! ¡Valoren lo que tienen!

Luna Gitana

“La causa no es FACEBOOK, es la gente irrespetuosa”

Rafael Cardona

“Yo tengo mi pareja y también tengo mi Facebook, y no tengo ningún problema porque solo lo uso para cosas familiares y no acepto a gente que no conozca. Eso le pasa a los que lo usan como medio de buscar parejas, enamorarse y hacer daño.

Katherine Santana

“¡El problema no es Facebook! El problema son las personas que no saben respetar la relación actual que tienen y se vuelven locos y locas haciendo cosas que no deben de hacer!

Wilfredo Ginel

“La culpa no es de Facebook, es de la gente por darle mal uso”.

Ileana Romano

“No. Usualmente accedemos a las redes, incluyendo a Facebook, simultáneamente. Ninguno de los dos está mucho tiempo en esto y cuando lo hacemos es para instruirnos, compartir un rato e informarnos de noticias y artículos. No mucho bla, bla, bla.

Antonio J Rodriguez

“Sí, esto suele tornarse tormentoso, pero está en las personas que lo permiten”.

Edmundo Dantes

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: