Top de la pagina

Negocios

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
18 de mayo de 2013
Negocios
 

Fisura por el tema fiscal

Afloran discrepancias dentro del equipo que trabaja para enderezar las finanzas públicas

 

Por Joanisabel González / joanisabel.gonzalez@elnuevodia.com

La precaria situación que enfrenta la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) dejó a la luz una posible fisura en el equipo financiero del gobernador Alejandro García Padilla y, a su vez, con la Legislatura, cuando el presidente del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), Javier D. Ferrer, y la secretaria de Hacienda, Melba Acosta, discreparon en torno a la urgencia de identificar más ingresos para la corporación pública.

La diferencia se produjo en un aparte con la prensa durante la conferencia de Crédito de Puerto Rico, evento que sirvió como primer encuentro entre la nueva administración de gobierno con la comunidad de analistas, inversionistas y banqueros de inversión que tiene o gestiona bonos de Puerto Rico.

Durante la actividad, el equipo financiero y económico de García Padilla ofreció múltiples detalles acerca de las finanzas públicas, pero no pudo dar una respuesta específica a quienes preguntaban cómo la ACT saldrá de la crisis. Lo único que se llevaron en cuanto a la ACT fue el compromiso del mandatario de que se tomará acción con premura.

“Estamos atendiendo el déficit operacional (de la ACT), proveyendo los recursos necesarios para repagar sus préstamos (al BGF), así como para atender la deficiencia operacional de la Autoridad”, dijo García Padilla al asegurar que “Puerto Rico se encuentra de vuelta en la dirección correcta”.

El BGF se encuentra en aprietos porque la ACT le debe unos $2,200 millones al BGF y no tiene recursos suficientes para pagarlos.

Ello provocó que la firma de auditores del BGF colocara una nota en los estados financieros del banco, publicados en febrero pasado, advirtiendo que la solvencia del BGF podría afectarse si la ACT incumple su obligación.

Por meses, el BGF ha sugerido al Ejecutivo y ha conversado con líderes legislativos para que se aumenten los recaudos de la ACT, sea con un aumento en peajes, al arbitrio de la gasolina o el arbitrio al barril de crudo.

De entrada, García Padilla descartó un aumento en los peajes –el principal escenario sugerido por el BGF– y se optó por un alza en los marbetes. Pero esa medida ni siquiera compensa a medias las grandes pérdidas operacionales que tiene la ACT. Por ende, la alternativa que parece más factible sería un aumento a la llamada crudita. Así lo dejó entrever el secretario de Transportación y Obras Públicas, Miguel Torres, en una entrevista con este diario hace más de una semana.

Y ayer, García Padilla dijo al servicio de noticias Bloomberg que ponderaba un alza en los arbitrios del crudo.

Intercambio

“Nos hemos reunido con el liderato legislativo y hace tiempo le hemos dado posibles soluciones al tema y la solución es cómo allegar más dinero. Pero como aquí el concepto filosófico es cómo levantar dinero de forma sensible, eso significa cómo impactas menos a la gente, ese componente filosófico cuando se une al componente numérico no cuadra y hay unas diferencias que se están limando”, dijo Ferrer.

Habida cuenta que apenas faltan seis semanas para el 30 de junio, la prensa insistió en qué se hará con la ACT.

Acosta contestó: “Nosotros lo que entendemos es que antes de junio hayan unas medidas radicadas, no necesariamente aprobadas”.

“No, no”, replicó Ferrer. “Tienen que estar firmadas. Tiene que ser ley”, agregó el titular del BGF en tres ocasiones. “Tiene que ser ley por la sencilla razón de que si no están aprobadas, los auditores no nos van a dar crédito por esas medidas”, añadió.

¿Qué pasaría?

La discrepancia entre Acosta y Ferrer fue afable, pero en lo que no hubo diferencias fue en aceptar que si no se resuelve la situación de la ACT, el BGF podría verse en aprietos y con este todo el Gobierno, que depende del efectivo que pueda prestarle el banco.

Ferrer dijo que la pasada administración se comprometió con los auditores del BGF a que atenderían los préstamos de la ACT. Ahora, si no se encuentra un mecanismo para ello, el auditor requerirá separar una parte del capital del banco y registrar como pérdida parcial o total la deuda de la ACT.

Ferrer no indicó cuánto dinero tendría que reservar el BGF, pero aceptó que si eso sucede, se impactaría adversamente el capital del banco.

En la banca privada, los reguladores exigen a los bancos reservar parte de su capital. En casos de mucho riesgo se ha exigido reservar hasta el 50% del préstamo en problemas.

Líos que no acaban

Los problemas financieros de la ACT y su efecto en el BGF no se limitan a los préstamos que ya debe.

Por un lado, el BGF –que supervisa a la ACT con un acuerdo de supervisión fiscal– coopera con la Comisión de Intercambio y Valores en una investigación por la privatización de dos autopistas y los bonos que se saldaron con la transacción.

Además, un reporte de auditoría señaló serias deficiencias en la ACT por entender que esta no lleva sus libros de manera adecuada, ni siquiera lleva registros documentados de los pagos que hace en proyectos de construcción y no corrobora que el dinero que recibe de los peajes operados con el programa Autoexpreso sea el que pagan los conductores.

Moody’s

Por otro lado, esta semana, la analista de Moody’s Investors Services, Emily Raimes, catalogó como un paso de avance la reforma al plan de pensiones del Gobierno, pero también advirtió que la ACT necesita unos $90 millones adicionales para terminar el presente año fiscal.

Ayer Ferrer no especificó cómo se atendería esa necesidad.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: