Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
1 de noviembre de 2013
10:00 a.m. Seguridad
 

Frustrado y decepcionado el superintendente

Héctor Pesquera ofrece detalles en torno a su renuncia de la jefatura policial

 

Por Ricardo Cortés Chico / rcortes@elnuevodia.com

Creo que estábamos recobrando la confianza del pueblo. Pero al final decidí irme y fue una decisión tan válida como la que hice al venir aquí”, Héctor Pesquera, superintendente. (jorge.ramirez@gfrmedia.com)

No fue un impulso momentáneo. Según el superintendente de la Policía, Héctor Pesquera,  su salida del cuerpo policiaco, efectiva el 15 de noviembre, se debió a la “frustración” y la “decepción” que en los últimos meses vivió en parte por diferencias de criterio con diferentes estructuras del gobierno.

 Ayer, Pesquera intentaba mantener, como mejor podía, su rutina de trabajo, luego que ayer La Fortaleza anunciara su renuncia. En su escritorio mantenía cientos de expedientes y en otra mesa, en una esquinita de su oficina, lo esperaban varios paquetes de documentos que debía revisar y firmar. 

 Minutos antes tuvo una acalorada conferencia de prensa en la que ofreció algunas explicaciones en torno a su salida de la agencia. No le solicitaron la renuncia, dijo, en torno fuerte y directo. Al tiempo reafirmaba que era un servidor público pero no un político por lo que no tuvo problemas para desempeñarse bajo la pasada administración del ahora exgobernador Luis Fortuño o bajo el liderato del actual mandatario Alejandro García Padilla. 

Pesquera negó ayer que su renuncia, tenga que ver directamente con la selección del jefe de la Oficina de los Alguaciles federales en Nueva Jersey, Juan Mattos Jr.  como el nuevo asesor de cumplimiento técnico (TCA, por sus siglas en inglés) de la reforma policial, como fuentes cercanas a la controversia relataron ayer.

Héctor Pesquera aclara no dimitió por el nombramiento de Mattos

De acuerdo a su versión, nunca propuso un candidato para el puesto porque se podría entender como un conflicto de interés ya que se trata de un funcionario que velará por el cumplimiento de la reforma policial que a él le iba a tocar implantar. 

 En un Uno a Uno con El Nuevo Día, Pesquera reflexionó sobre su paso por la Uniformada, el futuro de la Policía y su sorpresiva renuncia al puesto que ocupó por unos 18 meses, bajo dos administraciones distintas, pese a las constantes críticas públicas por su salario de hasta $283,000 (incluyendo numerosos beneficios marginales). 

¿Qué usted cree que aportó a la Policía como superintendente?

Yo no acostumbro hablar de mí pero sí puedo hablar del trabajo que hicieron los policías en este tiempo. Los policías se han movido a una dirección correcta en contra del crimen. El cambio ha sido lento. No es algo que pase de la noche a la mañana pero todos los años hemos ido mejorando y eventualmente veremos una diferencia sustancial en las estadísticas del crimen. Yo creo que los policías entendieron que no venía con una agenda detrás. Lo que se hacía bien se recompensaba y lo que no se hacía bien tenía sus consecuencias. 

¿A qué atribuye la mejoría?

A muchas cosas, pero se hicieron varios cambios. Se agilizaron los procedimientos en la Policía, se le dio flexibilidad a los jefes de regiones para que hicieran su trabajo. Eso hizo que ciertos casos se pudieran esclarecer rápidamente. De los asesinatos en las últimas dos semanas se han sometido ocho casos. 

¿Qué deja pendiente en la Policía además de la reforma policiaca?

Lo que pasa es que la reforma policiaca toca todo. La Policía había que reformarla desde hace tiempo. Con o sin demanda federal había que reformarla. Pero fuera de eso, ahora mismo tenemos un plan piloto de digitalización de las querellas que se transmiten electrónicamente al Cuartel General. Es un programa que está funcionando bien pero que necesita fondos para expandirlo a otras regiones. Tenemos pendiente el Fusion Center (sistema que integra recursos de emergencia) que fue trasladado a la Policía por una orden ejecutiva del gobernador y estamos en la reimplantación de los sistemas de inteligencia criminal. Eso es grande porque es unir la base de datos de todo el país para poder hacer el análisis necesario para detectar a las pandillas antes que pase una tragedia. 

 ¿Con todo eso por qué entonces es que abandona el barco?

Todos tomamos decisiones en determinados momentos que puede que no se puedan entender desde afuera. Llegó un punto en que tuve que tomar la decisión. Esto, como todo, lo discutí con mi familia. Tengo que admitir que el ‘timing’ estaba malo pero esto no tiene que ver con el nombramiento del TCA Mattos. Yo no tenía un candidato para el puesto y no debo tenerlo. Me parece que sería un conflicto de interés. Pero como ocurrió esto y con mi ausencia en la conferencia de antier entiendo cómo se puede haber malinterpretado. 

 ¿Y entonces qué pasó?

Todo es una combinación entre frustración y decepción, o una combinación de ambas cosas.

Se habla de que tenía fuertes discrepancias con miembros del gabinete del gobernador. 

Yo creo que en la Policía hay una situación distinta a las demás agencias y no lo digo por menospreciarlas. ¿Que en el trabajo surgían discrepancias? Claro que sí. Es lo mismo que me pasa a mí aquí en la Policía que tienen discrepancias conmigo. Pero eso es bueno. Yo quiero que me digan cuando hay discrepancias porque si no siempre me van a decir lo que quiero escuchar. 

¿Pero cuál fue la razón en específico que lo llevó a renunciar?

Las razones me las reservo. Son mías. 

Supongo que fueron cosas recientes porque en agosto se determinó que usted iba a permanecer en la silla a pesar de la inestabilidad que tuvo en el puesto por meses, pese a las críticas públicas por su contrato. 

Es posible que hayan surgido cosas que alteraran el balance positivo o negativo. Yo tenía que tomar decisiones con el corazón o la cabeza. Yo tengo emociones encontradas aquí. Creo que estábamos recobrando la confianza del pueblo. Pero al final decidí irme y fue una decisión tan válida como la que hice al venir aquí. 

¿Cómo describiría su tiempo como superintendente?

Me voy con el orgullo de haber pertenecido a la agencia. Fueron 18 meses intensos. Sé lo que dan los policías y los he respaldado en todo lo que he podido. Dimos lo más que pudimos. El superintendente asociado (Ricardo Martínez) y yo nos metimos a fondo en la agencia. Creo que por eso recibimos la confianza de muchos. Creo que la gente entiende que decimos lo que vemos. Creo que eso desarrolla un grado de confianza en las personas.

¿Cómo ve el futuro de la Uniformada?

Yo lo que veo es un buen futuro. Con el acuerdo de reforma tenemos una guía de cómo mejorar la Policía. Si hacemos eso va a haber una mejoría significativa en todas las operaciones del cuerpo.

¿Qué planes tiene? 

No tengo planes por ahora. Solo reunirme con mi familia y volver a Miami. 

Se desvincula entonces con Puerto Rico

Yo nací y me crié aquí. ¿Cómo me voy a desvincular? Eso es algo que tenemos los puertorriqueños, no importa donde estemos siempre estamos pendientes. 

Tags
Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: