Top de la pagina

Entretenimiento

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
28 de junio de 2013
Música
 

Héctor Lavoe enfadó a Pablo Escobar Gaviria

El cantante y su grupo fueron encerrados en un cuarto

 

Por El Comercio / Perú / GDA

Un taxista se lo relata al cronista colombiano Juan José Hoyos de la siguiente manera: había pasado la medianoche cuando, de un extremo de la carretera, saltó un hombre vestido con frac y con los pies descalzos.

Se veía que estaba asustado y el chofer no pudo evitar detenerse. El hombre le pidió que lo llevara a su hotel. Le contó que había estado cantando en una fiesta de mafiosos y que la cosa se había puesto fea, que iba sin un dólar y que su nombre era Héctor Lavoe.

Difícil de creer. El chofer estaba convencido de que se trataba de un embuste y le pidió pruebas: “Me va a tener que cantar Yo soy el cantante si quiere que lo lleve al hotel”, dijo el taxista.

El hombre que ya estaba dentro del auto pareció molestarse: “Mi pana, ¡pero si por eso fue el problema! ¡Un tipo de esos me hizo repetir como 10 veces esa canción, amenazándome con una pistola! ¡Y yo me ma... y le dije a la orquesta: ‘no canto más, apaguen los equipos!’”.

El taxista insistió. Le recordó al delgado hombre de sastre que le estaba haciendo un favor al llevarlo sin cobrar y, cuando se dio cuenta, estaba escuchando una voz de otro mundo: “Yo soy el cantante / que hoy han venido a escuchar / lo mejor del repertorio a ustedes voy a brindar. / Y canto a la vida / de risas y penas / de momentos malos / y de cosas buenas”. Ya no había dudas. Era Héctor Lavoe.

Cheque, pasaportes y disculpas

La anécdota, que podía haber pasado como uno de esos cuentos con los que los taxistas nos hacen ameno un viaje largo, tomó elementos de realidad cuando algunos de los miembros de la orquesta de Lavoe dieron su testimonio.

Eddie Montalvo, el conguero del grupo, recordó que el contrato para tocar frente a Pablo Escobar lo había gestionado Larry Landa, un empresario artístico muy ligado al mundo del narcotráfico.

Según el contrato, Lavoe y compañía debían tocar hasta las dos de la mañana, pero que a Escobar se le dio por quererlo hasta las seis de la mañana.

“Cuando fueron las dos de la mañana, Héctor le dijo a la banda que pararan. El organizador los amenazó a punta de pistola para obligarlos a continuar cantando. Quería que Héctor repitiera Yo soy el cantante. Ismael Rivera se envalentonó y los guardaespaldas también. Hasta que los llevaron a un cuarto pequeño que cerraron con llave el resto de la noche (...) Después de una hora, Héctor rompió una ventana y con la ayuda de los otros músicos salieron uno por uno por ahí, sin sus instrumentos, en la oscuridad y con miedo. Por 30 minutos se resbalaron, se cayeron, hasta que salieron a la carretera”, contó Montalvo.

Y así fue cómo Héctor Lavoe terminó en el taxi del narrador de esta historia un día de enero de 1981.

Pero allí no acabó: al día siguiente del incidente un desconocido visitó a Héctor y su banda en el hotel donde se hospedaban. Les dejó un cheque, los pasaportes que les habían decomisado, los instrumentos retenidos y las disculpas respectivas.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: