Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
26 de agosto de 2014
12:00 a.m. Hogar y familia
 

Hoy sí, mañana no

Evita complacer a los niños en todo, para que se conviertan en adultos capaces de considerar a otros

 

Por Camile Roldán Soto / Camile.roldan@gfrmedia.com

Complacerlos siempre -por cansancio, no saber qué hacer o simplemente querer que estén contentos- es un error que tendrá consecuencias en el futuro. (Archivo)

Tomar decisiones es parte de las destrezas que deben aprender los niños. Pero a veces, la frontera entre ofrecer ese espacio y dejarles hacer lo que quieran no está clara. ¿Cómo fomentar el criterio propio y, al mismo tiempo, enseñarles a considerar a los demás y a que no siempre podrán cumplir su voluntad?.

La doctora Luisa Collazo Valentín, sicóloga clínica con práctica escolar, explica que corresponde a los padres  saber identificar en qué momentos es apropidado darles alternativas.  

Presenta como ejemplo la compra de una camiseta  para una actividad escolar. El código de vestimenta es el color rosa, pero  el niño se empeña en usar violeta.  En este caso, el adulto debe aprovechar para  invitar al menor a una reflexión de acuerdo a su edad. 

“No debe sentir que su gusto está cancelado sino que que puede tener su preferencia y ser particular, pero que también hay contextos a los cuáles responder. Y, en este caso, se trata de una decisión que afecta a otros”, explica la sicóloga.

Recomienda decirle al niño frases tales como: “fíjate, está bonita pero la actividad es rosada. En otra ocasión puedes vestir de violeta”.

Otra situación aleccionadora puede ser  una salida a cenar. El niñor quiere comer pizza, pero el resto de la familia desea comer criollo. Si el menor, que está aprendiendo a manejar sus emociones, se empeña en imponerse, corresponde al adulto explicar que en otro momento podrán visitar una pizzería, porque esta vez la mayoría optó por otra alternativa.

Perder el control si el niño se pone difícil puede ser una reacción de los  padres que  -aunque podrían terminar la discusión abruptamente- no le enseñará  acerca del manejo adecuado de la situación y de sus propias emociones. El adulto debe aspirar a ser firme sin caer en el juego de las explicaciones interminables o estallar. 

Por otro lado, complacerlos siempre -por cansancio, no saber qué hacer o simplemente querer que estén contentos- es un error que tendrá consecuencias en el futuro.

Hay que pensar en que ellos crecerán y deberán desenvolverse en diferentes contextos y ambientes sociales. Así es que enseñarles que existen límites es parte de la responsabilidad de los padres para criar futuros adultos que sabrán respetar otros puntos de vista.

“Todos,  en algún momento, tenemos que ceder. Dejarlos hacer lo que les da la gana sería todo lo contrario a una crianza amorosa porque cuando se encuentren con las reglas fuera del hogar, entonces dirá por qué el mundo es tan malo conmigo”, establece la doctora.

Tags
Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: