Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
21 de febrero de 2013
10:07 p.m. Modificado: 10:24 p.m. Seguridad
 

Imputado en caso de fraude de la Lotería se había pegado dos veces antes

Jonathan Román Burgos también solía recibir regalos y billetes premiados de los billeteros

 

Por Cynthia López Cabán/cynthia.lopez@gfrmedia.com

Antes de pegarse con el premio mayor de la Lotería Tradicional del 7 de marzo de 2012, Jonathan Román Burgos se pegó con otros dos premios de $42,500 y $2,000, cuya legalidad no ha sido cuestionada por las autoridades.

El imputado por supuestamente manipular el sorteo del 7 de marzo también solía recibir regalos y billetes premiados de los billeteros, según su excompañera Meralis Martínez Rivera.

En la continuación de la vista preliminar que se sigue contra el hombre, de 25 años, por cargos de apropiación ilegal agravada y fraude, Rivera testificó este jueves que en tres ocasiones Román Burgos le entregó billetes premiados para que reclamara el dinero, incluyendo el sorteo del 7 de marzo.

En la primera ocasión el premio ascendía a $2,000, en la segunda a $42,500 y en última ocasión -el 7 de marzo- alcanzó los $60,000.

Durante un interrogatorio -en el cual el fiscal Héctor Rivera Sánchez solicitó permiso a la jueza Elizabeth Linares Santiago para declarar a la mujer como una testigo hostil por negarse a responder preguntas- Martínez Rivera indicó que su compañero recibió los billetes premiados del sorteo del 7 de marzo como un regalo, de una persona que nunca identificó.

Entre dientes y respondiendo con monosílabos, aceptó que ese día Román Burgos, uno de los voluntarios del programa de Hogar Crea que canta números y premios durante los sorteos de la Lotería, le entregó unos 20 billetes mientras estaban en su guagua.

Luego Román Burgos “le dijo toma esto que está premiado” y que ella respondió “otra vez, estás loco”, según leyó el fiscal de su declaración jurada,

Después de ese supuesto intercambio la mujer dejó al hombre en el restaurante donde trabajo y se presentó a la Lotería para cambiar los billetes. Allí recibió un cheque de $60,000.

Con ese dinero, Martínez Rivera abrió una cuenta de un banco en Guaynabo. Posteriormente utilizó $20,000 para abrir una cuenta en otro banco y guardó $15,000 en un certificado de depósito.

Entonces, el 12 de abril la pareja desayunaba cuando se topó con la portada de Primera Hora sobre un fraude en la Lotería.

Ante la similitud de su situación y la descrita en el periódico, la mujer cuestionó a Román Burgos, quien le aseguró que no pasaba nada y que “dejara el show”.

Ese día, Martínez Rivera no llegó a su trabajo. Optó por ir a casa de su hermana Evelyn en busca de ayuda y de apoyo. Posteriormente la familia se reúne en casa de la mamá de Martínez Rivera donde Evelyn interroga a Román Burgos sobre los hechos alrededor del premio ganador.

En ese momento, Román Burgos, según la declaración jurada de la testigo, respondió que “se había pegado con un premio ilegal, que yo no tenía nada que ver con eso, que yo lo único que había hecho era cambiarlo”.

En su contrainterrogatorio, el licenciado Eduardo Ayala dirigió algunas preguntas para demostrar las limitaciones de acceso a la Lotería que tenía Román Burgos.

La testigo también relató la laxitud con la que aparentemente los billeteros manejan los billetes de la Lotería

“En ocasiones, los billeteros le daban pedazos de billetes premiados”, indicó la testigo.

“Los billeteros le regalaban hasta relojes”, agregó.

Burgos Román también recibía billetes antes de cantar los premios de la Lotería.

Mucho más relajada ante las preguntas del abogado, Martínez Rivera indicó que ofreció una declaración porque las autoridades la amenazaron con 20 años de cárcel si no cooperaba con este caso.

Indicó que amenazaron con quitarle los hijos a su hermana Yaritza, quien en una ocasión “le hizo el favor” de cambiarle un billete porque esta no tenía una identificación vigente. Yaritza, además, recibió el pedazo de un billete del premio mayor del sorteo del 7 de marzo.

Como parte de interrogatorio y a preguntas de la jueza Linares Santiago, la testigo aclaró que a petición de las autoridades devolvió unos $38,000 de los $60,000 cobrados por el supuesto premio ilegal del 7 de marzo

Según las autoridades, esa mañana Román Burgos fingió toser y luego extrajo de su boca un bolo supuestamente robado para alterar el sorteo y escoger como ganador un número que había jugado.

La vista continúa el 18 de marzo próximo.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: