Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
25 de diciembre de 2011
Puerto Rico Hoy
 

Intacta la tradición de las parrandas boricuas

Ahora se avisan, por razones de seguridad, pero los “asaltos navideños” aún son parte esencial de las fiestas de esta época

El grupo que dio la parranda cantó un aguinaldo para pedir entrada a la casa de Orlando Rodríguez. (EL NUEVO DÍA / CARLOS GIUSTI)

Por Mildred Rivera Marrero / mrivera1@elnuevodia.com

“Yo te traigo esta parranda.

Como te lo prometí.

Yo te traigo esta parranda.

Como te lo prometí.

Con sabor de la montaña

y a lo típico de aquí.

Con sabor de la montaña

y a lo típico de aquí”.

Acompañando esos versos con guitarra, cuatro, güiro, conga y panderos llegó la parranda de “los Rolones” a la casa de Orlando Rodríguez e Hilda Aponte.

Así le llaman a la familia Rolón, de Naranjito, que por décadas se ha dedicado a parrandear en Navidad y que inauguró esta época festiva cuando Rodríguez abrió la puerta de su casa y los recibió, a su vez, con unos versos. Los cerca de 20 adultos, jóvenes y niños cruzaron la sala a eso de las 8:00 p.m. para instalarse directamente en la terraza, mientras el hijo de Rodríguez, Orlando Jr., preparaba una paella en la cocina.

Como la inmensa mayoría de las parrandas modernas, esta también se avisó con anticipación. Lo que no sabían los dueños de la casa era que, por los años que llevan cantando, las voces de “los Rolones” están bien acopladas y se escuchan como un grupo profesional. Cantaron aguinaldos y canciones típicas de la Navidad, pero también obsequiaron a la familia de la casa y a un grupo de invitados con canciones propias, que cantaban mientras se movían al son de la música de lado a lado.

“Somos una familia de 14 hermanos y nuestro papá era músico. Tenía un grupito y la tradición sigue en la familia. Aquí todos tocamos o cantamos. Mi papá estableció ir de casa en casa llevando parrandas y nosotros llevamos las trullas hasta el año pasado porque mucha de la gente del barrio ha muerto”, dijo Maritza Rolón al referirse al sector naranjiteño Lomas Jaguas.

El historial de su familia ha continuado a pesar de que el padre falleció hace más de 20 años. Durante ese tiempo han seguido integrando miembros de la familia, como Jarel Adán Ortega Rolón, de 9 años, quien tocaba la pandereta.

Esa tradición les gana invitaciones para trullar en diferentes pueblos de la Isla, a los que van durante los fines de semana hasta después de Reyes.

“Nos gusta cantar y podemos cantar, cantar y cantar”, aseguró la mujer durante uno de los breves descansos que tomaron en las casi cuatro horas que tocaron.

En los descansos, aprovechaban para tomar algo y probar algunos de los entremeses que sirvieron, como alcapurrias pequeñas, yuca y ñame en escabeche y albóndigas. Horas más tarde llegó la esperada paella.

Por su parte, Rodríguez, quien acostumbra recibir parrandas en su casa, explicó que esa “es una tradición de pueblo. Yo me siento bien puertorriqueño y creo que debemos mantener las costumbres puertorriqueñas y que esta tradición nunca se pierda”.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: