Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
29 de diciembre de 2012
Puerto Rico Hoy
 

Jorge Santini transa una demanda laboral

Empleada fue hostigada por denunciar serias irregularidades en centros de salud

 

Por Yaritza Santiago Caraballo / yaritza.santiago@gfrmedia.com

El municipio de San Juan accedió a pagar $75,000 a su empleada Milagros Dávila Santana por el acoso laboral sufrido hace cuatro años de parte de la administración de Jorge Santini, por denunciar irregularidades cometidas por colegas del Centro Más Salud de Puerto Nuevo.

Dávila Santana, quien labora en dicho dispensario desde 1990, demandó en el 2008 al alcalde capitalino por un millón de dólares. Pero recientemente las partes llegaron a un acuerdo por $75,000, que es el límite de las demandas contra el Estado, dijo el abogado de la demandante, César Rosado.

Por cuatro años, la demandante llevó un pleito civil en el Tribunal de Primera Instancia de San Juan tras ser víctima de represalias por parte de sus supervisores por denunciar que varios empleados del Centro Más Salud se ausentaban, pero firmaban como que habían asistido, o se iban o llegaban tarde, pero firmaban la jornada completa.

Dávila Santana descubrió el esquema en sus funciones como oficial administrativa en dicho dispensario. Ella lo notificó a sus supervisores, entregó varias cartas en las que detallaba estas y otras irregularidades que encontraba en el Centro de Puerto Nuevo, pero nunca obtuvo contestación.

La demandante también hizo denuncias contra otros empleados del municipio de San Juan, como Linnette Candelario, quien fue una de los demandados en el caso, porque firmaba en los documentos oficiales del Departamento de Salud como licenciada en administración de hospitales sin serlo.

La demandante notificó todo esto al alcalde Santini para que iniciara una investigación administrativa, pero el alcalde no atendió su reclamo. Entre tanto, contó la mujer en la demanda, se empezó una campaña de persecución en su contra por parte de funcionarios del Centro de Puerto Nuevo y del Departamento de Salud de la capital.

Entre las represalias que alegó que sufrió se encuentra que durante todos estos años tuvo varios traslados, investigaciones administrativas y acusaciones criminales por parte de empleados del Departamento de Salud de la capital.

En el 2007, por ejemplo, todos los empleados del Centro Más Salud de Puerto Nuevo tuvieron computadoras funcionando, menos la demandante, que tuvo que realizar sus tareas a mano.

En otra ocasión, la tuvieron haciendo funciones de enfermera en el área de ginecología, empleo para el cual no estudió y no está preparada.

“Esta actitud está documentada y se ha hecho llegar a distintas esferas del municipio de San Juan, quienes no han hecho nada para mejorarlo”, sostuvo el licenciado Rosado en la demanda.

Dávila Santana se reunió de nuevo en varias ocasiones con Santini para darles seguimiento a sus denuncias e indicarle el patrón de represalias que tenían los supervisores contra ella, pero el alcalde siguió sin tomar acción. Tras años de represalias, la demandante tuvo que recibir tratamiento psiquiátrico y emocional para poder sobrellevar los hechos.

Rosado sostuvo que, una vez Santini perdió las elecciones el pasado 6 de noviembre, estuvo dispuesto a transigir para terminar el pleito. De hecho, dijo que Santini no quiso que le tomaran una deposición, que es el proceso de descubrimiento de prueba en el que se interroga a una parte o a un testigo bajo juramento, que se transcribe.

Si el declarante brindara un testimonio en corte distinto del señalado en una deposición, se le impugnaría su credibilidad y se le citaría para finales de enero o principios de febrero.

Rosado entiende que esto implicó una presión que puso a Santini en posición de llegar a un acuerdo. “El alcalde extendió el pleito estos años para que uno se cansara pero, al alcalde perder, estuvo dispuesto a transigir”, dijo Rosado.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: