Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
29 de junio de 2012
Puerto Rico Hoy
 

Jóvenes víctimas de violencia donan vida

La mayor parte de los donantes de poca edad murió de manera violenta

 
Según una portavoz de LifeLink, Stefano Steenbakkers había dejado manifestado de deseo de ser donante de órganos desde que sacó su primera licencia de conducir.  (Archivo El Nuevo Día)

Por Eugenio Hopgood Dávila / ehopgood@elnuevodia.com

La mayoría de los jóvenes que se convierten en donantes de órganos son víctimas de accidentes o de crímenes que convierten su destino trágico en un regalo de vida a personas enfermas y en riesgo de muerte.

Así lo indicó Maresa Boneta Dueño, portavoz de LifeLink de Puerto Rico, la organización que se dedica a la recuperación de órganos y tejido para trasplantes en el País.

“Es requisito que el donante tenga muerte cerebral, lo que puede ocurrir por ciertas condiciones de salud como por un trauma en la cabeza, producto de un golpe, un accidente o heridas de bala”, explicó Boneta. Agregó que en general hay un balance entre los donantes que han muerto por causas violentas y los que fallecen por condiciones de salud, incluso estos últimos casos suelen ser más”, dijo.

“La realidad es que a estos (las víctimas del crimen) los matan en el lugar no necesariamente llegan con vida al hospital y los ponen en un ventilador. En esos casos pueden ser donantes de tejido pero no de órganos”.

Algunas de las condiciones más comunes que causan la muerte cerebral son las aneurismas, el shock diabético, un alza de presión súbita o cualquier situación que provoque un derrame cerebral, explicó la portavoz de LifeLink.

No obstante, como esas condiciones de salud son menos comunes entre los jóvenes, las circunstancias que provocan a estos la muerte cerebral y los convierten en potenciales donantes suelen ser los accidentes y el crimen.

“Para nosotros no es relevante lo que llevó a la persona a la muerte cerebral; lo importante es que, si llegaron a ese punto, puedan salvar otras vidas y los familiares de ellos sientan el consuelo de que pudieron ayudar a otros”, dijo Boneta al explicar por qué no se llevan estadísticas sobre las causas de muerte de los donantes.

Boneta dijo que por las prácticas de confidencialidad no puede entrar en detalles sobre la donación de órganos del joven Stefano Steenbakkers Betancourt, pero elogió el grado de conciencia del adolescente que ya a los 16 años, al obtener su licencia de conducir, plasmó en ese documento que decisión de ser donante de órganos.

En Puerto Rico hay programas de trasplante de corazón, riñón, páncreas e hígado, este último inaugurado en marzo pasado, dijo la portavoz.

Según el portal de LifeLink hay 411 personas en lista esperando órganos en Puerto Rico y según Boneta la mayoría necesita trasplantes de riñón.

Por eso exhortó a las personas a apuntarse en el Registro de Donantes de Órganos (www donevidapuertorico.org porque aunque los familiares pueden tomar la decisión, en ese momento de dolor es más fácil cuando el que muere ya lo ha manifestado claramente.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: