Top de la pagina

Entretenimiento

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
14 de octubre de 2013
Cultura
 

La palabra sí estuvo de fiesta

Con casa llena a pesar de la lluvia culminó ayer el Festival de la Palabra en San Juan y ya está todo listo para continuar la próxima semana en N.Y.

 

Por ana Teresa Toro / ana.toro@elnuevodia.com

V ivir en una isla es una de las formas más naturales de la espera. Solo por agua o por aire llegan los visitantes y entonces mirar el mar o el cielo se vuelve una forma consciente o inconsciente de asomarse a ver qué llega porque después de todo mirar un atardecer cualquiera es una forma más de asomarnos a la frontera.

Por eso cualquier evento de calibre internacional que acontezca en el País cobra un matiz distinto, pues de ellos deriva la sensación del espacio enajenado que se abre al mundo y participa de la gran conversación global a la que el País accede de maneras muy limitadas en el campo político pero de maneras activas a través de la cultura.

El ejemplo más reciente en esa dirección es la cuarta edición del Festival de la Palabra que concluyó ayer su jornada sanjuanera y continuará la próxima semana en la ciudad de Nueva York donde se unirá a la conmemoración del centenario del Diario La Prensa. Con sede en el Museo de Arte de Puerto Rico (MAPR) pero con eventos alrededor de la mitad de los municipios del País el festival concluyó ayer en la Isla con un registro de unos 15 mil visitantes aproximadamente -según datos de los organizadores- entre los niños y adolescentes de las 55 escuelas que asistieron a los eventos en la sede del festival; niños que viven en hogares del Departamento de la Familia y público general. A esto se suman las 40 escuelas públicas y privadas que los alrededor de 80 escritores invitados -entre puertorriqueños e internacionales- visitaron.

Contaba uno de ellos, el escritor y periodista argentino radicado en Washington D.C., Diego Fonseca, que había llegado fascinado tras su visita al pueblo de Ciales. Las expectativas eran las típicas cuando se le dice a un escritor que aún no toma café que hablará con estudiantes de 15 años. Sin embargo, su experiencia fue alucinante. “Eran re brillantes, hicieron preguntas muy inteligentes”, contó entusiasmado el escritor que además fue recibido por el alcalde como visitante distinguido de la municipalidad. También hubo café, con lo cual, su visita al pueblo de Juan Antonio Corretjer terminó por convertirse en una de las cosas más memorables de su primera visita a Puerto Rico.

“Es que de eso se trata el Festival de la Palabra. Esta es la base pero lo que nos interesa es impactar sobre todo a las escuelas en todo el País”, comentó por su parte la directora del Salón Literario Libroamérica, institución que funda el festival, Mayra Santos Febres, toda vez que aseguró que esperan continuar el vínculo que se ha creado en esta edición con el Departamento de la Familia porque “los hijos del estado son los hijos de todos nosotros”, dijo al referirse a los 275 niños de distintos hogares que participaron de talleres de escritura creativa donde muchos de ellos pudieron narrar sus experiencias.

Apoyo institucional

A juicio de Santos Febres, este cuarto festival ha dejado la sensación de que el proyecto va creciendo y ha logrado establecerse ya de manera más sólida. Muestra de ello fue el anuncio que realizó durante la inauguración el pasado miércoles el legislador Ramón Luis Nieves quien expuso su intención de impulsar la aprobación del Proyecto del Senado 409 que busca convertir en política pública el apoyo al festival.

“Lo que se lograría es que independientemente de la administración que esté haya un compromiso de que el Gobierno apoye al festival y lo haga de manera fija”, explicó Santos Febres para quien el mayor problema que han confrontado año tras año en la organización es el típico de toda organización sin fines de lucro: el flujo de dinero.

Otra cosa que considera que ha quedado afianzada es el MAPR como sede. “Nos han apoyado muchísimo, han asumido un rol activo, donaron salas abiertas para los niños del Departamento de la Familia y para los visitantes hoy domingo, es un auspicio activo al igual que con la Corporación de Cine que hicieron todo lo posible para que por ejemplo más personas pudieran tomar un taller de guión como el de Leonardo Padura”, añadió la escritora.

Un aumento en la participación de universidades, así como el interés de continuar puliéndose en cuanto a la producción del evento son algunas de las metas futuras. Aunque ninguna es mayor que la coordinación de lo que será el festival del próximo año que ocurrirá en el marco del centenario del natalicio de Julia de Burgos.

Cómplice de Santos Febres, es el español José Manuel Fajardo, escritor y periodista que por cuarto año se ha ocupado de ser el coordinador de programación del festival que este año tuvo como eje temático los vínculos entre la ficción y la realidad, la literatura y el periodismo bajo el lema Literatura y periodismo: la realidad y sus máscaras.

“Creo que esta ha sido la consolidación del festival, siento que la gente ya lo percibe en el imaginario colectivo como su festival, algo que toma tiempo. También creo que hemos dado un gran salto porque hemos pasado de la programación a la producción cultural", señaló Fajardo al hacer referencia al proyecto que trabajó el compositor Luis Rodríguez quien creó composiciones originales para poemas de los autores que leerían en las noches de poesía. “Es que la literatura no puede vivir divorciada de las artes como no puede vivir divorciada de la vida”, insistió.

Y es que los cruces con otras disciplinas como el cine, la música y eventualmente el teatro son una constante en el proyecto. Sin embargo, ambos afirman que sigue siendo eminentemente literario y se trata de presentar la literatura en diálogo con otras artes. Como novedad además este año presentaron dos nuevas antologías de obras de autores que visitaron el festival en esta edición y que han asistido en pasadas ediciones. “No es el mercado el que tiene que decidir lo que llega al lector. Muchos de los libros de los autores que vienen al festival no circulan mucho aquí y es una manera de acercarlos a los lectores”, expuso Fajardo.

En cuanto a la temática seleccionada, el director afirmó en que no se trata de otra cosa que del interés del festival de formar parte de la gran conversación en torno a la producción literaria contemporánea. “Vivimos en una paradoja extrema. Tenemos todos los recursos posibles pero eso ha redundado en una mayor incomprensión de la realidad. Entonces pensamos que era importante una reflexiónt sobre la realidad, sobre cómo desde la escritura se da cuenta de la realidad”, dijo convencido de que temáticamente el festival siempre buscará saborear el aire del presente, meterse en las conversaciones de la contemporaneidad.

La meta es que el diálogo encuentre espacio desde la Isla, para que no sólo del agua y del mar lleguen palabras sino que salgan y viajen las nuestras.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: