Top de la pagina

De Viaje

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
9 de diciembre de 2012
De Viaje
 

Las caras de Uruguay

Visita a Montevideo y Punta del Este, sueño realizado de un viajero exigente

 

Por Wilson Ruiz / Lector Viajero


Llegamos a Uruguay en crucero procedentes de Buenos Aires navegando por el tranquilo e inmenso Río de la Plata, el más ancho del mundo. Por la ubicación de este país en el hemisferio sur, las estaciones del año son opuestas a las del hemisferio norte, por ejemplo, donde está Puerto Rico. Por eso, lo visité en octubre, en su fresca primavera, el mejor mes para ir según la literatura estudiada. Lo confirmé, por eso les comparto dos perspectivas de un mismo país.

Montevideo

Comenzamos los paseos en esta populosa capital de 1.3 millones de habitantes. Decidimos concentrar las visitas en el área histórica de Ciudad Vieja, delimitada originalmente en 1726. El primer lugar que visitamos fue el Palacio Salvo, ubicado entre la Avenida 18 de Julio y la Plaza Independencia. Este edificio de estilo ecléctico se terminó en 1928 y originalmente se diseñó como hotel y apartamentos de lujo. Su elegante arquitectura y 27 pisos de altura lo destacan entre los demás por su bellas fachadas y altura. Durante décadas ha sido uno de los edificios emblemáticos y más atractivos de la ciudad.

Luego de contemplar el espectacular Palacio Salvo, caminamos un par de cuadras hasta la Plaza Independencia donde a lo lejos vimos un enorme monumento que mostraba a un jinete y su caballo. Es una impresionante escultura en bronce dedicada a José Gervasio Artigas, prócer y gran patriota uruguayo que luchó contra las invasiones de españoles y portugueses. El imponente monumento está ubicado sobre una base alta construida en piedra pulida y ornamentación en bronce, lo que permite verlo aún a la distancia.


Seguimos el recorrido por la calle Buenos Aires y llegamos a otro lugar histórico, el Teatro Solís. Inaugurado el 25 de agosto de 1856, no da muestras de deterioro por el paso del tiempo. La fachada principal es clásica, con un pórtico, columnas cilíndricas y escalinatas. Los amantes de las artes y el gobierno lo han mantenido nítido, atractivo y funcional.

Es un imán turístico y maravilloso centro de interés social con capacidad para 1,500 personas. Su elegancia y elaborada decoración interior lo hacen un lugar preferido para presentar obras de teatro, conciertos y exposiciones de arte, entre otros eventos culturales y artísticos. El teatro es una obra de arte.


Con el grato recuerdo del Teatro Solís caminamos hasta el paseo peatonal Sarandí, la calle más importante de la Ciudad Vieja, convertida en peatonal y frecuentada por músicos, artesanos y comerciantes. Es como un mercado a cielo abierto donde predominan los productos en lana o cuero, muy característicos del país. No perdí el momento de probar un delicioso mate.

Un amable guía turístico nos recomendó ir al Allegro Café ubicado en la calle Bartolomé Mitre para que probáramos la gastronomía uruguaya que es una fusión de la comida italiana y española. Disfrutamos un surtido de tapas con cortes de carne llamada ‘tira de asado’ y chorizos, ambos cocidos en hornos especiales localmente llamados “parrilleros”.

Concluida esa sabrosa pausa para el almuerzo continuamos hasta la Plaza Constitución ubicada en el corazón de la Ciudad Vieja. La fuente de agua que engalana el centro de la Plaza representa el inicio del servicio de agua potable en la ciudad que se inauguró el 18 de julio de 1871.

Adyacente a esta Plaza está la Catedral Matriz, conocida también como Inmaculada Concepción, declarada Monumento Nacional Histórico en 1975.

La impresionante Catedral posee unos interiores de resplandeciente brillantez. Esto, debido a que el diseño de la alta cúpula y sus vitrales permiten la entrada de luz solar que resalta el lustre de las elaboradas figuras religiosas hechas en oro. Además, se destacan diversos tallados y paredes en madera pintados con barniz y que la luz solar aumenta su resplandor. Este punto central de la religión católica, es también, una joya arquitectónica de estilo neoclásico excelentemente preservada.

El tiempo tranquilo y reverente dedicado a la visita anterior nos revitalizó y proseguimos hasta llegar al concurrido Mercado del Puerto. En este Mercado pudimos ver el dinamismo comercial entre pescadores, comerciantes y gran cantidad de clientes. Ya cansados de caminar todo el día y llenos de conocimientos de la historia uruguaya, hicimos un paseo de despedida por la Rambla Franklin D. Roosevelt frente al puerto y de regreso al crucero. Al día siguiente nos esperaba un nuevo destino, Punta del Este.

Punta del Este


En contraste con Montevideo y su valor histórico, Punta del Este, es otro “mundo”. Su ubicación privilegiada y forma geográfica semejante a una península, divide las aguas del Río de la Plata y el Océano Atlántico. Por eso, esta ciudad playera tiene dos tipos de costas; una conocida como Costa Mansa y la otra, Costa Brava. La primera es de aguas tranquilas que marcan el fin del Río de la Plata y, la segunda, está frente al Océano Atlántico que se caracteriza por sus fuertes mareas. Por eso sus nombre de Mansa y Brava, respectivamente. Como resultado, la vida marítima deportiva y comercial es muy popular y abundante. En Costa Mansa pudimos ver un mar de gente que disfrutaban las playas muy apartados del bullicio que caracteriza a la capital.

El ambiente y estilo de vida aquí es mucho más relajado al compararlo con la visita a Montevideo. En Punta del Este, la atracción principal los son sus playas, la “buena vida” y el disfrute del ocio. Proseguimos hasta la enorme marina y su largo paseo tablado. En ella hay gran cantidad de yates y embarcaciones que generalmente se utilizan en el verano sureño, cuando la población de la ciudad se triplica.


Muy cerca de la marina llegamos hasta Costa Brava, frente al Atlántico. Allí observamos el Monumento al Ahogado o La Mano, una curiosa obra construida en 1982 en cemento que simula salir de la arena. Representa la peligrosidad de esa playa. Al anochecer vino a mi mente una frase del poeta y novelista uruguayo, Mario Benedetti, que dice, “Me gusta la gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad”. Sí. Mi sueño de visitar Uruguay se materializó, se hizo realidad el pasado octubre, en la refrescante primavera del hemisferio sur.


Enlaces útiles para Montevideo y Punta del Este:

www.welcomeuruguay.com/montevideo/

www.inventariociudadvieja.montevideo.gub.uy/

www.turismo.gub.uy/

www.clubdeturistas.com.uy/

www.losmejoresdestinos.com/puntadeleste/

www.puntaweb.com/informacion/

Cargando..
Jueves 18 de septiembre de 2014
80ºF El Clima El Clima
Top
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: