Top de la pagina

Un solo Puerto Rico

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
7 de diciembre de 2011
Puerto Rico dialoga
 

La seguridad comienza en casa

Las madres y los padres son los primeros responsables de proteger a sus hijos

Modesta Irizarry espera a sus hijos Esdras y Reina Quiñones a que salgan de la escuela y aprovecha para dialogar con padres y maestros sobre los problemas de los menores. (Fotos / El Nuevo Día / Lino M. Prieto)

/ iliana.fuentes@elnuevodia.com

Nota de la editora: Segunda de una serie especial de Puerto Rico Dialoga sobre los niños que viven en barrios con rencillas.

Loíza- Hace unas semanas, Jorge, de 11 años, caminaba solo desde la escuela hasta su casa y al ver un carro con los cristales oscuros que iba muy lento por la carretera tuvo miedo y por un momento pensó si debía volver a la escuela o continuar su camino.

“Me asusté, pero no pasó nada”, cuenta, todavía ansioso.

Jorge y sus vecinos saben que hay calles por las que no pueden pasar, solo porque son de una zona particular de este pueblo. Para evitar contratiempos, sus madres les recomiendan “que vayan a la escuela en ‘bonche’”. Les dicen que así no les pasará nada.

Como Jorge, muchos niños en todo el País se enfrentan solos a situaciones que ponen en riesgo sus vidas.

“Aquí la clave grande es la responsabilidad de los papás. Yo no puedo delegar mi responsabilidad como madre en que la calle críe a mis hijos”, afirma Modesta Irizarry, líder comunitaria y madre.

Con ella coincide Jorge Aponte, supervisor de los líderes recreativos y quien ha luchado por 28 años para que los padres apoyen a sus hijos en los distintos deportes que ofrece el municipio. “El mayor reto son los padres, yo no puedo creer que no tengan tiempo”, argumenta.

Para Aponte, el problema es como una cadena que se va multiplicando. Asegura que quienes no tuvieron el apoyo de sus padres no sabrán dárselo a sus hijos. “Un hijo solo no camina”, insiste.

Víctor Pizarro entrena a los niños de béisbol de pequeñas ligas desde hace 15 años, y también lamenta que los padres no participen del deporte junto a sus hijos. Señala que, por ejemplo, en una noche de lunes, solo hay tres padres en las prácticas, incluyéndolo a él.

“Ellos no se molestan (en) ir una o dos horas, pero a la larga, cuánto tiempo invierten en ir a la cárcel”, cuestiona.

Irizarry conoce el valor de dedicarle tiempo a sus hijos. El mayor de los tres, que tiene 13 años, termina sus clases en la escuela intermedia a las 5:00 de la tarde. Aunque viven a menos de 10 minutos caminando de la escuela, ella prefiere buscarlo antes de que él llegue solo. Así se asegura de que está bien y habla con los maestros y otros padres para identificar preocupaciones en común y formas de solucionar los problemas que afectan a los menores.

“Ese momento lo aprovechas para ver con quién está compartiendo, qué hacen, y a veces te saludan y te haces parte de ese grupo”, asegura.

Tregua por los más pequeños

En 2009, Irizarry fue parte de un grupo de la comunidad que junto a la Policía y otras agencias hablaron con los líderes de varios puntos de droga para pedirles que no dispararan en el horario en que los niños estaban en la escuela.

Como resultado, estuvieron cerca de seis meses sin muertes violentas. Ese año, Loíza terminó con 30 asesinatos.

En 2010, 19 personas murieron de forma violenta y, en lo que va de 2011, otras 42 han perdido la vida asesinadas.

“Es una victoria bonita porque tú veías a los muchachos de diferentes áreas compartiendo en normalidad. Lamentablemente, hasta que uno rompió la tregua”, recuerda la líder comunitaria.

Irizarry cuenta que hace unos meses un grupo de madres se movilizó para “dialogar con los muchachos”, como aquí se refieren a quienes están involucrados en el narcotráfico. Aunque por poco tiempo, otra vez lograron una tregua que dio tranquilidad a varias comunidades y ahora trabajan en una campaña contra los tiros al aire en la celebración de fin de año.

Cargando..
Sábado 25 de octubre de 2014
80ºF El Clima El Clima
Top
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: