Top de la pagina

Un solo Puerto Rico

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
23 de septiembre de 2011
Puerto Rico diverso
 

Las mismas rutas, el mismo sueño

Antonio Cruz mantiene vivos los valores que aprendió de joven con Pedro Albizu Campos

Don Toño Cruz ve la vida con esperanza de futuro, pero con las lecciones del pasado muy presentes. (END / Tony Zayas)

Por Laura N. Pérez Sánchez / laura.perez@elnuevodia.com

Adjuntas - Ni los 83 años, ni la más remota montaña detienen a Antonio Cruz Colón, como tampoco lo hicieron los 22 años que pasó encarcelado por participar de la revuelta nacionalista de Jayuya en 1950.

Más bien, con cada experiencia, se aviva la mente de don Toño, que desde su casa en un recoveco de este pueblo del centro de la Isla recuerda con precisión fotográfica los grandes acontecimientos de su vida.

Estaba en sexto grado cuando se enteró de que la bandera puertorriqueña no era aquella de 48 estrellas a la que juraba lealtad cada mañana, sino otra -proscrita- adornada con una sola sobre un triángulo celeste.

Pero que nadie se equivoque, la vida de don Toño no está solo hecha de recuerdos.

Cada día, sufre por lo que llama la “desunión” del pueblo puertorriqueño, pero sigue esperanzado a pesar de la frustración que siente con los líderes políticos del País, en especial con los del independentismo –“ahora lo que hay son ‘sociolistos’ y ‘comemixtas’”-.

“Yo quisiera que, en este momento, fuéramos más comprensivos y nos uniéramos más”, afirma.

Este agricultor nacido en una hacienda en la colindancia entre Ciales y Villalba labra nuevas anécdotas entre el juego de sus nietos y las visitas de amigos, que se acercan hasta “la casa que se lleva con valor y sacrificio” en una hendidura de la tierra adjunteña.

De Casa Pueblo al Cerro Maravilla, de Jayuya a Lares, don Toño tiene muy bien trazada la ruta por la que desfila ataviado con su negro uniforme de cadete del Partido Nacionalista.

La cuesta que lleva del terreno que comparte con sus hijos a la carretera principal sirve de escenario para el ensayo general: erguido y con determinación, la escala al trote -“practicando para subir por Anón”-, y corrobora que, pese al reciente estreno de un marcapasos en su pecho, está listo para rendir hoy tributo a quienes dieron nombre al Grito de Lares.

Don Toño sabe lo que quiere; lo supo desde que llegó a Jayuya con doce o trece años y conoció al pie de los Tres Picachos a un grupo de muchachos -los Canales, los Torresola- que, liderados por una joven llamada Blanca, hablaban de independencia, imperialismo y patria.

Años después, conocería a quien sigue marcando su filosofía de vida y las enseñanzas que transmite a sus cuatro hijos y ocho nietos, Pedro Albizu Campos.

“Don Pedro sabía que en el campo era que iba a encontrar las verdaderas personas que se iban a consagrar para la lucha”, dice, altivo.

De ese campo surgieron las decenas de jóvenes que, “dispuestos a morir por la patria”, atacaron un 30 de octubre el cuartel de la Policía en Jayuya y las dependencias del gobierno federal en ese pueblo.

Después de resistir, primero frente al cuartel y luego bajo un puente, fue apresado junto a otros 32 y enviado a la penitenciaría estatal en San Juan, el Oso Blanco, a decenas de millas de distancia de la casa familiar en Jayuya. En los más de 20 años que estuvo preso, solo recibió cuatro visitas.

“Yo estuve 22 años preso, pero nunca me sentí preso porque yo sabía que ese era mi deber”, asegura ante la mirada de su nieto de nueve años y rodeado de su particular “santuario patriótico”, una colección de imágenes de Albizu Campos y placas que reconocen la entrega de don Toño a la causa nacionalista.

Sesenta y un años después del evento que marcaría su vida, don Toño -que enviudó hace ocho- insiste en la consigna que lo asaltó en aquel salón de sexto grado y lo acompaña hasta hoy: “Ningún país se puede llamar libre si no respeta la libertad de los demás países”.

Cargando..
Lunes 28 de julio de 2014
81ºF El Clima El Clima
Top
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: