Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
5 de diciembre de 2012
Puerto Rico Hoy
 

Lo quemaron y mataron a tubazos

Arrestaron a dos hombres y dos mujeres por el brutal asesinato del hombre de 32 años

Por Limarys Suárez Torres / lsuarez1@elnuevodia.com

El publicista José Enrique Gómez Saladín suplicó por su vida antes de ser rociado con gasolina, prendido en fuego y asesinado a tubazos la madrugada del viernes en los predios del antiguo campamento penal de Guavate, en Cayey.

El cruento crimen fue detallado por Edwin Torres, uno de los supuestos implicados en el asesinato del publicista, en una declaración no juramentada de ocho páginas que prestó a las autoridades y a la que El Nuevo Día obtuvo acceso.

Según el testimonio de Torres, todo comenzó en la noche del jueves pasado cuando se reunió en casa de la Prieta (Lenisse Aponte Aponte), con Alejandra Berríos Cotto (Nana) y Rubencito (Delgado Ortiz) y les dijo a sus compinches que necesitaba dinero para pagar la renta de su hogar en la barriada Morales.

Allí todos acordaron salir a hacer “un tumbe” y decidieron que el robo lo harían en el área de trabajo de la Prieta, frecuentada por mujeres y hombres que se prostituyen, cerca de donde era el antiguo cuartel municipal de Caguas, en la calle Padial.

Según la confesión del joven entregado a la Policía por su madre, al área llegó una guagua Matrix que comenzó a dar varias vueltas hasta que finalmente se detuvo al lado de la Prieta.

“La Prieta entonces hizo un gesto con la mano y las dos mujeres se montaron en el carro del publicista. Más adelante se montaron los dos hombres y, cuando estaban todos en el carro, la Prieta comenzó a decirle al publicista que le debía dinero de la otra vez que habían estado juntos y que tenía que dárselo, ya que ella, según alegó, a su vez le debía dinero a los dos hombres. El publicista le dijo que no tenía dinero. Ahí van a la ATH y sacan los $400”.

El dinero fue sustraído de un cajero automático en la urbanización Condadito, en Caguas.

La alegada confesión de Torres destacó que cuando la víctima de 32 años regresó a su vehículo le entregó el dinero a Delgado Ortiz. Entonces, los sospechosos le dieron un fuerte golpe en la cabeza al publicista, lo colocaron en el asiento posterior del vehículo y tomaron control del mismo. Se dirigieron a una gasolinera Shell en Caguas para llenar un envase con combustible.

Entonces, llevaron al publicista hasta Cayey a las ruinas del complejo penal de Guavate. Allí se bajaron en el terreno baldío y le dijeron: “Arrodíllate”. Estando el publicista de rodillas, lo golpearon con diversos objetos que encontraron allí mismo. Luego le echaron gasolina mientras él decía que por favor no le echaran más, que por favor pararan, que le ardían los ojos.

También, de acuerdo con una versión circulada por la Policía, llegó a exclamar: “¡Déjenme morir!”.

Entonces uno de los sospechosos le dijo al otro: “Haz una línea para que no te quemes”, y luego lo prendieron en fuego, detalla la supuesta confesión de Torres.

Una vez los implicados prendieron en fuego a Gómez Saladín este se paró, salió corriendo y se quitó la camisa mientras Rubencito y Alejandra se le iban detrás.

“Entonces, lo comienzan a golpear con un tubo de piscina hasta que lo matan”, añade la confesión.

Tras el asesinato, el cuarteto se montó en la guagua del publicista y lo abandonaron escuchando que aún agonizaba y hacía ruidos por el dolor.

La declaración de Torres revela que los cuatro sospechosos se repartieron los $400, se dirigieron al barrio La Macanea y quemaron el vehículo. Después todos se marcharon a pie a sus respectivas residencias.

Previamente, en el camino los implicados soltaron camisas y abrigos que tenían manchas de sangre y restos del brutal crimen.

Al día siguiente, Torres fue nuevamente a un cajero automático con la tarjeta de Gómez Saladín y sacó $100 adicionales que repartió con la Prieta.

Torres, conocido como Bebo, intentó sacar más dinero en cinco cajeros distintos, pero no volvió a tener éxito.

Este lunes Torres fue el primero de los cuatro detenidos al ser entregado por su propia madre tras esta percatarse que la foto de su hijo estaba siendo divulgada por los medios.

Delgado Ortiz fue detenido ayer en su residencia en el barrio Tomás de Castro, también en Caguas, y después se entregaron las dos féminas.

Pena de muerte

Luego que el Tribunal Federal asumiera jurisdicción en el caso al comprobarse que había sido un “carjacking”, ayer en la noche la fiscal federal Marianna Bauzá radicó a los cuatro implicados en el asesinato del publicista cargos por “carjacking” resultante en muerte y por fraude bancario relacionado con las transacciones en los cajeros automáticos.

La magistrada federal Silvia Carreño Coll leyó las acusaciones al cuarteto y les instruyó que se exponen a la pena de muerte como castigo máximo por estos hechos.

Escoltados por agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) el cuarteto escuchó que dormirían en el Centro Metropolitano de Detención (MDC, por sus siglas en inglés) hasta la vista de fianza y vista preliminar, cuya fecha no se había pautado al cierre de esta edición.

La directora del Instituto de Ciencias Forenses (ICF), María Conte, indicó ayer que Gómez Saladín pudo ser identificado mediante placas dentales por su avanzado estado de descomposición.

Conte detalló que, según el informe del patólogo que realizó la autopsia, la causa de muerte del publicista fue un severo trauma corporal y se catalogó como homicidio.

Gómez Saladín fue dado por desaparecido luego de llamar a su esposa tarde en la noche del jueves después de salir de un seminario en La Concha y supuestamente dijo que iba a buscar comida antes de dirigirse hacia su casa en Juncos.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: