Top de la pagina

Negocios

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
14 de octubre de 2013
Negocios
 

Lo que no sabe del margen

A raíz de la caída en el valor de bonos de Puerto Rico, miles de inversionistas podrían perder todo su patrimonio al invertir tomando prestado

 

Por Joanisabel González / joanisabel.gonzalez@elnuevodia.com

En estos días en que cientos de inversionistas locales experimentan uno de sus peores momentos debido a la caída de los fondos mutuos locales y la volatilidad de los bonos de la Isla, las palabras apalancamiento, leverage, cuentas al margen o “margin calls” son común denominador en cualquier conversación en el distrito financiero de la Isla.

En esencia, la pérdida de sobre 17% en el valor de los bonos de Puerto Rico en lo que va de año, parece haber tenido más fuerza en la Isla que a nivel continental, debido a que muchos inversionistas tomaron prestado con el objetivo de invertir más dinero y así acrecer sus ganancias o ingresos mensuales.

En el argot técnico, ello se conoce como apalancamiento y la estrategia permite “potenciar” el capital que posee el inversionista. En términos muy simples, y como dije en un tuit reciente a preguntas de @JacintaMarin, el apalancamiento sería el equivalente a utilizar estereoides o Viagra.

En Puerto Rico, no hay datos específicos acerca del número de inversionistas que tienen apalancamiento en sus carteras de inversión y a qué niveles se ha empleado la estrategia. Lo que sí parece indisputable es que -a juzgar por múltiples conversaciones con inversionistas, banqueros y corredores de valores- se sabe muy poco de las complejidades de una estrategia que puede ser tan buena como perjudicial.

El año pasado, la Autoridad para la Reglamentación de la Industria Financiera (Finra) publicó un extenso reporte bajo el título “Invirtiendo con fondos prestados: no (debe haber) margen de error”, tras constatar un alza significativa en la práctica.

“Volvemos a publicar esta alerta porque nos preocupa que muchos inversionistas puedan subestimar los riesgos de traficar al margen y no entiendan la operación y las razones para las llamadas de márgenes”, dijo Finra.

Hasta el año pasado, según el regulador, el promedio de las compras de valores utilizando margen superaba los $320,000 millones al mes.

Antes de abrir una cuenta al margen

Según Finra, quien se apalanca encara al menos seis riesgos particulares. En primera instancia, la firma de inversiones puede forzar la venta de valores en la cuenta del inversionista para cumplir con una llamada de margen. Además, la firma puede vender los valores sin tener que contactar al cliente.

El inversionista tampoco tiene la potestad de seleccionar qué valores u otros activos serán vendidos y la firma de inversiones puede aumentar sus requisitos de margen en cualquier momento y no se requiere proveer notificación anticipada para ello.

Además, el inversionista que acepta esa estrategia tampoco tiene derecho a que se le provea una extensión de tiempo cuando se le pide proveer colateral adicional. Y sobre todo, Finra subraya que “usted puede perder más dinero de lo que depósitó en una cuenta al margen”.

¿Cómo funciona?

Finra explica que en una cuenta al margen, usted toma prestado de su casa de corretaje para comprar valores. A la porción del precio de compra que usted debe depositar en la cuenta se le llama margen y representa el valor o capital inicial. El préstamo está asegurado con los valores que adquiere sean acciones de empresas, fondos mutuos o bonos, por ejemplo. 

“Si los valores que usted utiliza como colateral bajan en precio, la firma puede emitir una llamada de margen, y solicitar que usted repague todo o parte del préstamo con efectivo, un depósito de valores que tenga fuera de la cuenta o vendiendo algunos de los valores que tenga en la cuenta”, explica el regulador.

“Cuando usted compra al margen, usted debe repagar tanto la cantidad que tomó prestada como el interés, aún cuando pierda dinero en su inversión”, subraya Finra.

Para que no trafique sus valores al margen, el regulador insta a crear o indentificar una cuenta de efectivo para realizar tales transacciones.

¿Quién gana?

Como cualquier otro financiamiento, comprar valores al margen implica costo de interés. Ese costo se establece  en los llamados “broker call rate” o “call money rate” y la cantidad que pida prestada. La mayoría de las casas de corretaje publican sus tasas actuales para margen en sus páginas cibernéticas.

“Los préstamos al margen pueden ser altamente rentables para su casa de corretaje. También pueden ser altamente rentables para su corredor de valores”, advierte Finra. Y agrega que los corredores de valores pueden ganar más dinero partiendo de la cantidad de los préstamos al margen que logren colocar. Las comisiones al corredor se incluyen como parte de la tasa de interés que paga el inversionista.

Sus apellidos 

Autoridad regulatorias como la Reserva Federal y la Bolsa de Valores de Nueva York reglamentan el tráfico de valores con margen y las casas de corretaje también pueden establecer sus requisitos. Estas exigencias varían según el tipo de activo que se compre, sean acciones, venta corta, futuros o valores fuera del mercado estadounidense.

El margen "mínimo", según la reglamentación de Finra, consiste en que se depositen en la cuenta al margen $2,000 o el 100% del precio de compra, lo que sea menor. Ello puede variar si se trafica diariamente en el mercado bursátil. En ese último caso, la exigencia de depósito sería de unos $25,000, según Finra.

El margen "inicial", según la reglamentación de la Reserva Federal, implica que se toma prestado hasta el 50% del total del precio de compra de una acción. Si el inversionista no tiene efectivo u otros valores en la cuenta para cubrir su parte del precio de compra, recibirá lo que llaman un “Fed call” y se exige depositar el otro 50% del precio de compra del valor.

En tanto, el margen de "mantenimiento” indica que el capital de la cuenta no debe caer por debajo de 25% del valor presente de los valores en la cuenta. Si ello sucede, este margen se activa y se pide cubrir la deficiencia hasta regresar a ese indicador. Si usted no cumple con ello, la firma puede “liquidar” valores de su cuenta. Finra señala que la firma de inversiones puede establecer los requisitos que desee, descritos como “los requisitos de la casa” o "house requirements" y estos pueden cuando se trate de valores con alta volatilidad.

¿Cómo evitar dolores de cabeza?

Finra insta a entender a plenitud cómo funciona una cuenta al margen y además exhorta a los inversionistas a expresar ante el corredor o asesor financiero cualquier preocupación que se tenga con la cuenta. De igual forma, el regulador subraya que la persona debe conocer las reglas de juego que impone la casa de inversiones, particularmente si esta abre cuentas al margen de manera automática. De ser el caso, conocer la tasa de interés y las circunstancias que provocarían una llamada de margenes es cosa obligada.

Por otra parte, el regulador sugiere que no se utilice todo el dinero disponible para traficar valores en la cuenta al margen. En su lugar, sugiere una cuenta de ahorros o cheques separada que permita cubrir una llamada de márgenes, de ser el caso. También recomienda supervisar la cuenta y los valores que la respaldan con regularidad.

Finra destaca que si el inversionista encara algún problema con su cuenta al margen y si la casa de inversiones no satisface su reclamo, considere radicar una querella en el Centro de Quejas de Inversionistas disponible en: http://www.finra.org/Investors/ProtectYourself/p118628.


Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: