Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
13 de julio de 2013
Mi bienestar
 

Los viajes del aroma

Sin salir de casa, un olor te puede transportar en el tiempo o de lugar

 

por el tiempo / GDA

Nada que active más la memoria y las emociones que un aroma. Un olor nos puede transportar en cuestión de segundos a la infancia, nos hace saborear comidas que no vemos, nos permite recordar a personas, revivir un momento, retornar a un lugar y hasta soñar con otros a los que queremos ir.

Un olor nos hace revivir sentimientos tanto positivos como negativos.

“El olfato tiene una mayor capacidad de recordación que la vista y nos conecta con cosas del pasado agradables o desagradables de forma inmediata”, comenta Carolina Betancourt, experta en Feng Shui.

Esto se debe a que el olfato es, de los cinco sentidos, el único que está conectado a la parte del cerebro donde también se registran las emociones y la memoria (el sistema límbico) y, además, es 10 mil veces más sensible que los demás.

De ahí la facilidad de recordar cosas a través de un aroma. Por esta relación, es que a veces buscamos que nuestra casa tenga un olor en particular, ese que nos lleva a sentirnos seguros, tranquilos, acogidos; queremos que huela a algo que nos recuerde cosas positivas; que tenga un olor característico.

Para lograrlo se necesitan dos cosas: la primera, algo obvia, limpieza. Airear la casa todos los días y mantener limpios pisos, baños, cocina y el área de ropas principalmente. Y segundo, ayudarse con ambientadores.

Un aroma para todo

Según Carmen Lucía Murcia, asesora en temas de Feng Shui, hay aromas tranquilizadores y activadores.

“Estos últimos nos cambian el estado de ánimo para ponernos más enérgicos, y los primeros nos bajan un poco, lo que es bueno para los hiperactivos”.

Entre los activadores “están todos lo aromas dulces. La vainilla, sirve para generar un ambiente agradable cuando hay reuniones familiares o con mucha gente”, dice la experta. La canela, ayuda a cambiar el estado de ánimo. “Si estoy triste me pone alegre, si estoy cansada, me pone más activa”.

Otros aromas como los frutales (mandarina, naranja y bergamota) denotan felicidad; el ylang ylang ayuda a despertar la feminidad y la pasión, y el clavo se asocia con prosperidad.

Otras fragancias

Café: ayuda a tapar otros olores como el de cigarrillo o alimentos.

Menta y eucalipto: estimulan la concentración y permiten hilar mejor las ideas.

Pino y sándalo: dan estabilidad a las personas (bueno para los adolescentes).

Geranio: para momentos de duelo o cambios bruscos en la vida.

Ambientadores

Pebetero: Se pone agua en el recipiente y cuando caliente, se agregan dos o tres gotas de la esencia elegida.

Difusores: Aceite en frascos y dentro de ellos se ponen unos palitos de madera que se impregnan del olor.

Incienso: Se utiliza más en espacios abiertos, donde no entre mucho viento.

Velas aromatizadas: Aún apagadas, las velas expiden su aroma, pero se potencializan más a los dos o tres minutos de encederlas.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: