Top de la pagina

Entretenimiento

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
15 de enero de 2013
5:14 a.m. Modificado: 4:47 p.m. Farándula
 

Luis Fonsi rompe el silencio y le contesta a Adamari

El cantante ofrece su versión y reacciona a las declaraciones sobre su relación que hiciera públicamente su exesposa

 
Para Fonsi, su historia con Adamari "es un capítulo cerrado". (Archivo)

Por ELNUEVODIA.COM

Luego de que la actriz Adamari López lanzara este mes su libro autobiográfico Viviendo, en el que, entre otras cosas, reveló las infidelidades de Luis Fonsi y los detalles de su batalla legal por los embriones con el artista, el cantante hoy rompió el silencio.

A través de un anuncio pagado en la edición impresa de este diario (página 53), el cantante ofreció su versión y reaccionó a las declaraciones sobre su relación que hiciera públicamente su exesposa en las páginas de sus memorias que salieron al mercado este mes.   

“¿Perdonaste a Luis Fonsi?”, se le preguntó a la actriz en en una entrevista con El Nuevo Día. “Entiendo que cuando uno sana, se saca cosas que tiene adentro, como las que yo plasmé en el libro, es que ese momento ya está superado. Han pasado cuatro años y no hablé antes porque no estaba preparada, porque había cosas que no me había cuestionado y que tenía miedo de contestarme, de aceptar y perder. Ahora, es tanto lo que he ganado en mi interior que no hay otra cosa que hacer que seguir adelante, queriendo y respetando. Tengo que perdonarme los errores que cometí yo y perdonar los errores que cometieron los demás. Nadie ha hecho nada con la intención de lastimar u ofender. Simplemente, cometemos errores, somos humanos y de esas cosas hemos aprendido, por lo menos yo”.

A continuación, reproducimos textualmente lo que,  al parecer, serán las únicas las declaraciones de Luis Fonsi:

He aguantado y he callado.

He aguantado y he callado. Por ser un caballero, por respeto a ella y a lo que vivimos, por respeto a mí mismo. 

Portada tras portada, entrevista tras entrevista, de forma insensible y cruel se dicen cosas que nunca sucedieron.

Esta vez callar sería un error. Tomo por única y última vez la palabra.

La historia que se cuenta, aunque muy dramática y rentable, no solo está incompleta sino que NO es fiel a la verdad. Convenientemente describe a un hombre insensible que abandonó a su esposa en medio de su lucha por vencer una difícil enfermedad.

Yo no soy esa persona. Lo que se ha dicho es una falta de respeto absoluta a mi integridad como ser humano, a mi pareja, a mi hija, a toda mi familia.

Cuando en el 2005, Adamari López, la mujer que yo amaba, fue diagnosticada con un tumor maligno en el seno, yo puse mi vida en pausa. Grabaciones, discos, giras, conciertos, TODO quedó detenido. Me sentí diagnosticado por igual. Me dediqué 100% a estar a su lado, para mantenerla positiva, para celebrar cada pequeña batalla ganada, para llenarla de amor. Siendo yo el primer testigo de cada uno de sus cambios, apoyándola, animándola, amándola. Fueron meses intensos, difíciles, pero de alguna manera mágica la misma situación nos acercaba más como pareja.

Juntos vencimos. Yo estuve a su lado durante TODO el tratamiento. La cuidé y limpié sus heridas.

Esa guerra la peleamos y la ganamos juntos. Con amor, paciencia, dedicación y respeto. Me casé con ella un año después, en el 2006. Enamorado de una mujer hermosa, para ese entonces ya libre de cáncer.

“Yo no te deseo como mujer”…. Esas palabras JAMAS salieron de mi boca. Los tiempos y las fechas no concuerdan con lo que se dice públicamente.

¿Como es posible que un hombre le diga a su pareja, a la mujer que ama, que no la desea, y meses después se casa con ella? ¿Acaso soy yo el único que se da cuenta que esto no tiene sentido?

Cuando decidimos separarnos y eventualmente divorciarnos ya habían pasado casi 4 años libre de cáncer.

Todo se ha mezclado para culpar, difamar, destruir y finalmente lucrarse con la venta de un libro. Nunca pedí, esperé o necesité gratitud o reconocimiento alguno.

Todo lo que hice lo hice por amor. Mi único deseo es que se escuche la verdad de lo que vivimos. El divorcio no es un delito…El amor en ocasiones se transforma, en ocasiones se acaba. La responsabilidad es compartida. No se puede ignorar lo que uno siente. Busqué ayuda profesional, hable mucho con mis padres. Sólo me di cuenta que nuestro matrimonio no tenía futuro. No es lo mismo rendirse que darse cuenta que ya es suficiente.

Y le hablé con la verdad. Los sentimientos, una separación, un divorcio, no se hablan en un día, no se dicen por teléfono. 

No soy perfecto; no somos perfectos, AMBOS cometimos errores. No voy a describir o a enumerar en un libro mis fallas ni mis problemas, jamás ninguna de las de ella. Si durante nuestro noviazgo o matrimonio pude equivocarme o fallé como cualquier ser humano, NADA de esto fue irreparable, NADA ocurrió durante su enfermedad/tratamiento, NADA de esto tuvo que ver con nuestro divorcio.

Repito, nuestro fracaso como pareja NADA tuvo que ver con su enfermedad. NO me arrepiento de haberme casado con una mujer maravillosa, de haber amado intensamente. NO me arrepiento de haber puesto mi carrera en pausa para acompañar a la mujer que amaba a atravesar un camino difícil. NO me arrepiento de finalmente haber aceptado mis sentimientos.

Ya en el proceso de divorcio, Adamari me pidió quedarse con los embriones. De inmediato le contesté que yo no tenía corazón para privarle del sueño de tener un hijo. Que si su única opción en ese momento de convertirse en madre era esa, yo no le iba a dar la espalda. Estaba consciente que ninguna corte, ningún juez podría obligarme a tener un hijo luego de divorciados. No tenía obligación legal ninguna.

De hecho actué en contra de las recomendaciones de mi abogada. Entendía claramente lo que esta decisión podría significar al pasar los años si yo tenía otra relación y otra familia.

No obstante esto, decidí que yo estaría presente como padre, emocionalmente y económicamente. Tomé esta decisión con mi corazón, con amor, y lo hice por ella.

Si hoy tomo la palabra por única vez, es sólo para refutar las mentiras, los datos tergiversados, los comentarios sensacionalistas respecto a este tema.

No me corresponde juzgar o tratar de entender las razones para la publicación de su libro. Este es un ataque personal, que falta a la realidad de lo que vivimos, que se contradice particularmente con las declaraciones que se hacen públicamente fuera del libro y que busca confundir al público usando como herramienta letal algo tan difícil y tan serio como una batalla triunfadora contra el cáncer.

Me entristece que se haga sin pensar en las consecuencias y en el daño que se le hace a una familia y a terceras personas. Jamás lo imagine, no lo esperaba, es increíble que estemos hablando de esto, a casi 4 años de nuestro divorcio.

Doy gracias a Dios que mi hija aún no sabe leer y que no se enterará de las atrocidades que se han dicho de su padre. Es mi responsabilidad demostrarle día a día quien soy y cómo me comporto ante una mujer.

Este es un capítulo cerrado. No voy a dar entrevistas, no voy a abusar de esta situación usándola como tema de canciones, series o libros…

Yo soy una persona seria y respetuosa que mira hacia el futuro con optimismo y alegría...

Estoy agradecido a Dios por lo que me ha dado. Pero sobre todo, tengo la conciencia tranquila, estoy en paz. Rezo por que un día Adamari también pueda encontrar paz y darles paz a los demás.

Los mejores actos de generosidad se hacen desde el silencio y se guardan en la conciencia.

Luis Fonsi

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: