Top de la pagina

Entretenimiento

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
24 de marzo de 2013
Música
 

Madurez y profundidad en la presentación de Jonathan Suazo en el Heineken Jassfest

Magistrales también Nicholas Payton y los guitarristas Strunz & Farah en el Heineken Jazzfest

 

/ Especial El Nuevo Día

Por Luis Enrique Juliá

E l joven saxofonista puertorriqueño Jonathan Suazo, con solo 23 años, abrió la jornada del viernes del Puerto Rico Heineken Jazzfest. Con la colaboración de otros cuatro músicos jazzistas de su generación, presentó un espectáculo musical de singular madurez y profundidad.

Suazo logró, además, incorporar a su propuesta creativa una sección de percusión de unas congas tocadas con la elegancia y fuerza necesarias por otro joven intérprete, Jhanlee Aponte, y tres tambores batá, comandados por el maestro Paoli Mejías.

Números originales y el estándar de Cole Porter What is this Thing Called Love? fueron desarrollados en sus motivos musicales por un discurso musical coherente del guitarrista eléctrico Gabriel Vicéns y el magnífico pianista Eduardo Zayas, acompañados de una sólida sección de ritmo del baterista Leonardo Osuna y el contrabajista Alex Gasser, cuyo sonido recuerda el arte de la guitarra clásica.

Todos proyectaron un sentido colectivo de las dinámicas y del espacio sonoro de cada timbre instrumental, a partir del liderato y el dominio de la expresión del saxofón alto de Jona-than Suazo. Esta juventud, en su sincera expresión artística, valida la idea de que el País aún no está perdido.

El número original de Suazo Lucharemos juntos, un tiempo andante ternario de carácter glorioso en memoria de su padre Ramón, transportó al respetuoso público del auditorio Tito Puente al lugar especial que representa la familia para nuestro espíritu colectivo.

Cerraron su intervención con la graciosa samba brasileña The Joy of You, añadiéndole un color especial con un coro de cuatro voces femeninas y la potente y a la vez sutil percusión del maestro Mejías, su hijo Branlie y Amarilys Ríos. Estupenda esta nueva música puertorriqueña.

Después sentó cátedra uno de los genios del jazz de New Orleans, Nicholas Payton. En formato Jazz Trio, acompañado con la batería de Marcus Gilmore y el contrabajo de Vicente Archer, Payton le dio validez al género musical que define este festival.

A partir de un sonido de los 1970 del piano eléctrico Fender Rhodes, la amable y polifacética personalidad artística de Nicholas Payton también se expresó contundente en unos solos de trompeta bien construidos, acompañándose a sí mismo con la mano izquierda en el teclado. Además, es un cantante de jazz natural, que sin hacer alarde de la técnica de scat, nos recuerda al gigante “Satchmo” Amstrong, aunque después con su trompeta nos transporte al bebop de Dizzie Gillespie.

Por su parte, el reconocido binomio de los guitarristas Jorge Strunz y Ardeshir Farah retornaron al evento después de 11 años. Como ya es costumbre, incluyeron en su concierto el bajo eléctrico, en esta ocasión el cubano Jorge Sawa Pérez y su compatriota el percusionista Coky García, en el cajón peruano y los bongós. También aportó color a las líneas melódicas de piezas de la extensa discografía del dúo Strunz & Farah, el excelente flautista de San Antonio, Texas, Rob Hardt, para concluir una agradable noche de buena música.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: