Top de la pagina

Negocios

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
11 de febrero de 2013
Negocios
 

Malos hábitos que te pesan en el bolsillo

Tome acción antes de que le provoque un síncope a su cartera

 

Por Andrea Martínez / amartinez@elnuevodia.com

Muchos de los hábitos que tienen las personas son el pavimento para el camino hacia la precariedad financiera, máxime en momentos en que cada centavo cuenta.

Para mejorar la salud financiera, es importante repensar esas costumbres que aprietan el presupuesto individual e iniciar el proceso para echarlas a un lado.

Lo ideal, cuando se propone entrar en un régimen para poner en cintura el presupuesto, es transformar hábitos negativos en acciones positivas que nos lleven a la estabilidad económica.

En esa línea de pensamiento, Consumer Credit Counseling Service de Puerto Rico (CCCS) recomienda que una práctica conveniente para evitar las compras innecesarias o impulsivas es dejar la chequera y las tarjetas de crédito en casa al ir de compras, y llevar solo la cantidad de dinero en efectivo que puede gastar.

El CCCS también sugiere que considerar el ahorro como un gasto fijo es un paso de avance. Igualmente, indica que se debe iniciar un registro de sus recibos y facturas para documentar sus gastos.

“Monitoree los gastos. Cuando las personas tienen ciertos hábitos o conductas se les hace difícil visualizar por dónde se filtra el dinero. Monitorear los gastos es una herramienta útil para crear conciencia sobre a dónde va el dinero del día a día, identificar el patrón de consumo y detener los gastos excesivos e innecesarios”, dijo la profesora Sandra Varela Galarza, catedrática asociada en Educación al Consumidor, en su publicación Presión económica, del Servicio de Extensión Agrícola.

“Realice ajustes al presupuesto. Cuando el ingreso se reduce, hay que afrontar situaciones en cuanto al plan de gastos se refiere. Hay que estar conscientes de que la rutina o los hábitos de la familia se pueden alterar. Habrá que tomar decisiones en cuanto a gustos y preferencias, bienes y servicios de prioridad, velar a dónde se va cada centavo y olvidarse del qué dirán los demás”, agregó Varela Galarza.

No derroche

El blog Consumo inteligente de Master Card Worldwide recalca que los consumidores deben evitar el derroche. Lamentablemente, es común observar en algunos hogares alimentos que se descartan sin ser utilizados. Para evitarlo, compre aquello que sea necesario para su consumo y preste atención a los alimentos que se puedan estropear cuando no son consumidos rápidamente.

Igualmente, al comprar esté atento a las promociones. No compre porque es barato sino porque lo necesite, no sea que termine regalándolo o tirándolo al zafacón. No deje el agua corriendo cuando se está bañando, fregando o lavándose los dientes, y no use la manguera sin pistero.

Analice sus gastos y determine pagar por lo que realmente usa, descartando todo lo demás. Si nunca está en la casa, analice si pagar por canales de cable se ha convertido en un gasto superfluo. Si paga por alguna suscripción a revistas que no lee, o tiene contratados servicios de teléfono que no utiliza, revalúe si vale la pena ese gasto.

Cuide su salud

Mantenerse en su peso ideal es un hábito que no solo le traerá salud, sino que lo alejará de gastos médicos y de gastos en las tiendas de ropa.

Compre un contador de pasos (pedómetro) y visite las tiendas y centros comerciales para ejercitarse caminando, en vez de ir de compras.

Tome la cantidad de agua recomendada, pero que no sea embotellada, ya que es más amigable para el ambiente y sus finanzas. Puede filtrarla en el hogar y rellenar todos los días una botella reciclable. Aléjese de los refrescos carbonatados.

Cocine en su hogar, no solo por la unidad familiar sino porque es más nutritivo y produce economías. Reserve de esos alimentos para llevar como almuerzo al trabajo, con lo que evitará gastos en restaurantes y cafeterías. Gastar $5 por 5 días laborables de almuerzo por 50 semanas, pudiera representar $1,250 al año.

Suerte es tener $ en el bolsillo

Rechace los vicios.

La probabilidad de que un rayo le impacte es mayor a que se pegue en la lotería. Como aliciente, calcule cuánto dinero tiró al desperdicio el año pasado comprando juegos de azar. Si compró $3 por semana, pudo haber tenido $156 para saldar deudas.

De la misma forma que el juego, las bebidas alcohólicas y el cigarrillo son perjudiciales para su salud económica.

Eliminar el cigarrillo, o por lo menos reducir a la mitad su consumo, le ahorrará una cantidad respetable de dinero semanalmente.

Los fumadores gastan gran parte de sus ingresos mensuales en comprar paquetes de cigarrillos. Además, con el tiempo, aumentan el riesgo de tener gastos relacionados con problemas de salud.

El consumo intenso de bebidas alcohólicas también se convierte en un tubo roto por donde se escapan los chavos.

Pague con puntualidad

Un viejo dicho indica que tiempo es dinero. Por tanto, dejar pasar el tiempo implica perder dinero.

No hacer los pagos a tiempo conlleva recargos y acumulación de intereses, ya sea en su tarjeta de crédito y préstamos o en las facturas de agua, cable y energía eléctrica, o la mensualidad escolar. Debe contar con un recordatorio mensual (ya sea en el calendario del teléfono o de otra manera) para asegurarse de pagar a tiempo. No espere a que llegue la factura, pues muchas veces se extravía en el correo con las mencionadas consecuencias.

Para evitar que se le olvide depositar y que la chequera personal se quede sin fondos, mantenga la opción de depósito directo de su salario a la cuenta bancaria.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: