Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
21 de junio de 2014
12:00 a.m. Calidad de vida
 

¿Matar a su hijo para llamar la atención?

Psicóloga clínica explica el trastorno facticio o Síndrome de Munchausen

 

Por Brunymarie Velázquez / brunymarie.velazquez@elnuevodia.com

Lacey Spears, de 26 años, enfrenta cargos por asesinato depravado y muerte accidental de su hijo Garnett-Paul Spears. (Facebook)

Que una madre de un niño de 5 años sea acusada de envenenar a su hijo con sodio para llamar la atención de otras personas suena increíble, casi sacado de película. 

Pero de esto es precisamente acusada Lacey Spears, de 26 años, quien ahora enfrenta cargos por asesinato depravado y muerte accidental de su hijo Garnett-Paul Spears en enero pasado en Nueva York. 

Aunque encontrar una explicación a este triste final -sin llegar a justificar el acto por el que se le acusa- puede ser muy difícil para muchos, la psicología podría tener una respuesta. 

Se trata del trastorno facticio, que es el nuevo nombre de este desorden en el Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM-5).  

“Proviene de “fingir” y tiene dos tipos: el impuesto a uno mismo; que todo el tiempo la persona finge conscientemente estar enfermo o cuando se le imponen enfermedades a otra personas, mayormente son los que están bajo cuidado de la persona, anciano o un niño”, explica Verlushka López, psicóloga clínica.  

“El caso (de Lacey Spears) es como de libro”, dijo López. “Se trata de un trastorno que lleva a la persona a que de manera intencional produzca o finja síntomas físicos o psicológicos con un fin en particular. Quieren tener la atención de los demás y en este caso ella le atribuía síntomas o enfermedades a su hijo”, explicó.  

En este caso, las autoridades creen que Spears llamaba la atención de las personas a través de las redes sociales, pues publicaba todo sobre las enfermedades de su hijo. Las condiciones que ella reseñaba incluían infecciones de oído, convulsiones, fiebres inexplicables, y problemas digestivos.

"Y esta es una de las señales pueden que identificar este trastorno es que los síntomas que se le atribuyen al menor son muy, raros y difícilmente conectan unos con otros incluso a veces no tienen ninguna explicación y pueden ser provocados", expuso la psicóloga.

López dijo que este tipo de personas tiende a ir a diferentes médicos o centros de salud distintos, de manera que los profesionales no puedan documentar y hacer un patrón que los delate. 

“Son personas educadas, se instruyen, leen mucho y aprenden terminología científica para describir lo que les pasa”, añade López. 

Otro de los elementos que ayuda a determinar si se trata de este síndrome es que, por ejemplo, el niño mejora una vez se aleja de su madre. 

Este trastorno, también conocido como Síndrome de Munchausen, podría confundirse con la hipocondría, que son personas que están constantemente preocupadas por su salud física y tienen un miedo irreal de tener una enfermedad grave.  

"Es un desorden crónico que se trabaja con tratamiento psicológico, pero sin que la familia refuerce el patrón de cuando el menor está mal. Este trastorno puede nacer o estar vinculado a ansiedad o depresión", expresó la psicóloga, al explicar que es importante buscar información de personas que puedan ayudar a determinar patrones. 

"Humanos máquina"

Más allá del ángulo psicológico, el comportamiento de esta madre de publicar todo lo relacionado a las enfermedades de su hijo en la red también podría tener una explicación sociológica. 

Sin la existencia de las redes sociales hace unos 20 años, una persona con este síndrome fáctico hubiese buscado atención de sus vecinos pero ahora la comunicación con su prójimo se da a través de Internet principalmente y eso podría explicar el blog o la publicación constante de todo. 

"Somos una especie de ‘humanos máquina’ que estamos todo el tiempo conectados a internet”, ha definido Félix López Román, doctor en sociología de la Universidad Complutense de Madrid. 

López Román coincide con otros sociólogos en que, en la medida que las personas muevan sus actividades a las redes sociales, las conductas que antes se daban solo en el contexto real, también se transferirán.

La prevalencia de este trastorno no es muy precisa. Estudios de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos dice que este trastorno prevalece mayormente en mujeres de 36.2 años.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: