Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
5 de febrero de 2013
Mi bienestar
 

Maximiza tu día

Cumplir con tus compromisos requiere un buen manejo del tiempo

 

Por Camile Roldán Soto / end.croldan@elnuevodia.com

S i a menudo deseas un día de 48 horas, no estás solo. La cantidad de compromisos laborales, personales y familiares por cumplir son motivo de tensión y ansiedad para muchos.

Aunque sería maravilloso, no es posible estirar mágicamente el tiempo. Entonces, ¿cómo puedes salir airoso en cada uno de tus roles?. Aprender a organizar eficazmente el tiempo es fundamental.

¿Por qué me pasa?

“Hoy día, las organizaciones y personas tenemos cada vez más cosas que hacer. Tener un plan personal y cumplirlo nos provoca la sensación de que somos efectivos y capaces”, afirma la doctora María de Los Ángeles Olivencia, sicóloga clínica y coach personal.

Para lograr una percepción positiva sobre ti mismo, la experta recomienda empezar con un ejercicio de observación. Pregúntate por qué el tiempo no te alcanza y analiza cuánto estrés te causa andar desenfocado todos los días.

Hay personas que no logran organizarse porque mantienen una programación negativa respecto a sí mismos y lo que pueden lograr. Se repiten constantemente: no soy organizado, no soy capaz, nunca termino lo que empiezo. Sin darse cuenta, se acostumbran a este patrón y comienza un círculo vicioso. Al no terminar sus tareas pierden confianza en sí mismos, laceran su autoestima pero también se ve afectada su credibilidad ante terceros.

Otros arrastran creencias negativas sobre la organización porque su infancia transcurrió en un ambiente demasiado exigente al cual buscan rebelarse en la adultez.

También puede ocurrir que personas usualmente bien organizadas enfrenten cambios en su rutina (matrimonio, hijos, estudios, separación, enfermedades de sí mismos o familiares) que quebranten su orden habitual.

La buena noticia es que siempre hay posibilidad de revisar y cambiar patrones.

Tu estrategia

Olivencia recomienda evaluar quienes a tu alrededor -en circunstancias similares a las tuyas- logran la eficiencia a la cual aspiras. Sin caer en las comparaciones nocivas, deja que te sirvan de modelos. Si te sientes en confianza, incluso asesórate con ellos.

Sin embargo, debes tener en cuenta que tu plan de manejo del tiempo siempre será sumamente personal. Así es, porque al elaborarlo no puedes pasar por alto tus prioridades, de manera que puedas lograr un balance sin descuidar lo que es verdaderamente valioso para tí.

“Si la familia es bien importante y lo que haces es trabajar y trabajar, sentirás mucha presión y que una parte de tu vida está coja”, plantea la doctora.

En su práctica, observa a muchos trabajadores- especialmente mujeres jefas de familia- que enfrentan el reto de estar criando hijos y al mismo tiempo cuidan de sus padres o familiares en edad avanzada.

A ellas les recomienda buscar redes de apoyo entre sus familiares y amistades. Asimismo, ser realista y flexible para entender que no necesariamente siempre será posible alcanzar la perfección en todas las áreas. En otras palabras, a veces habrá que elegir entre llevar a los niños al cine o limpiar la casa.

En el ambiente laboral aún falta mucho camino por recorrer para armonizar metas empresariales con los retos que impone la sociedad. Para que esto ocurra, las personas deben plantear la inquietud en sus centros de trabajo. Es la manera en la que se han logrado avances como el horario flexible y los centros de cuido, por mencionar sólo dos ejemplos.

Manos a la agenda

Al organizarte, procura encontrar tu sistema para anotar tus compromisos. Algunas personas prefieren la agenda tradicional, otras algún programa de computadoras o el teléfono. Lo importante es apuntar todas las tareas en un mismo lugar accesible.

Ordena tu día a base de prioridades. Procura cumplir con lo más importante primero. Hacerlo te provocará una sensación positiva que sirve de gasolina para emprender lo siguiente. Al momento de establecer tu agenda del día, Olivencia aconseja dividir el tiempo tomando en cuenta los imprevistos. No se trata de ceder a cualquier distracción, si no entender que a veces, debido a un tapón o una llamada urgente, será necesario modificar.

Mantener este balance requiere enfoque. Resiste la tentación de estar pegado al correo electrónico, el teléfono o las redes sociales cuando te propones terminar una tarea. En su lugar, separa unos minutos para hacerlo en algún momento del día.

Olivencia propone a sus clientes utilizar el “no positivo”, que significa proponer una alternativas en lugar de permitir cualquier interrupción. Por ejemplo, responde con un “ahora no puedo, pero a las 4:00 sí”, cuando estás concentrado en un trabajo.

Igualmente importante es tener cuidado con el multitasking. Esta conciencia se refiere a preferir terminar lo que te propones en lugar de hacer muchas cosas a la vez y no concluir ninguna.

“Al final del día, evalúa qué hiciste, qué pudiste completar y prográmate para mañana”, recomienda la sicóloga.

Algunos consejos

•Establece metas claras y organiza tu tiempo en función de cumplirlas. Ej. para olvidarme del trabajo después de las 6:00 p.m. debo dejar el informe listo hoy.

•Identifica tus valores, qué es lo más importante para tí y de qué derivas mayor satisfacción. No significa que lo demás no tenga valor, pero tenerlo claro te ayudará a sentirte satisfecho con la forma en que distribuyes tu tiempo. Ej. sobresalir entre mis compañeros, pasar tiempo con tus hijos, atender mi relación de pareja, comenzar a estudiar en las noches.

•Anota todas tus responsabilidades (laborales, familiares, etc.) en una misma agenda.

•Sé flexible. Entiende que a veces será necesario revisar y cambiar planes.

•Revisa qué significa para ti la perfección y en qué formas de provoca frustraciones innecesarias.

•No te compares con los demás. En vez, procura dar lo mejor de ti mismo.

•Evita distraerte con el correo electrónico, el teléfono o las redes sociales. Separa un tiempo para revisar estos medios luego de terminar tareas importantes del día.

•Aplica el no positivo cuando la situación lo amerite. Ej. “Mejor nos reunimos a las 3:00 p.m.

•Busca ayuda y delega. Identifica amistades o familiares con quienes compartir responsabilidades como por ejemplo el cuido de niños o padres enfermos.

•Si enfrentas un cambio o situación nueva (separación, enfermedad, estudios) revalúa tu plan existente y realiza las modificaciones necesarias.

Fuente: Dra. María de Los Ángeles Olivencia, sicóloga clínica y coach ejecutiva.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: