Una empresa en Japón creó una nueva forma de "demoler" rascacielos en zonas con una gran concentración de edificios.

Es una alternativa al uso de explosivos, por ejemplo, que busca, entre otras cosas, reducir la contaminación. Y ya está siendo utilizada en Tokio.