demanda UBS (horizontal-x3)
En la demanda, UBS solicitó dejar vacante el laudo del arbitraje. (GFR Media)

Tal como anticipó, la firma de inversiones UBS Financial Services presentó ante el Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico una petición para dejar sin efecto la indemnización de $18.5 millones que la Autoridad para la Regulación de la Industria Financiera (Finra) concedió a los inversionistas Rafael Vizcarrondo y Mercedes Imbert el 5 de diciembre pasado.

Según la demanda sometida el 30 de diciembre de 2016 por el abogado de la firma, Roberto C. Quiñones Rivera, UBS solicitó como remedio dejar vacante el laudo del arbitraje y que se ordene “una vista completa y justa ante tres nuevos árbitros calificados, imparciales”.

Esto responde a que, en su exposición de 28 páginas, UBS acusó a Susan Meek y Frances Johnson Wright, dos de los tres árbitros que atendieron el reclamo, de omitir información relevante que - a la luz de las propias reglas de Finra - las descalificaría para intervenir.

En concreto, según se deriva del documento legal, Meek fue procesada por fraude en 1994 y estuvo inmersa en un caso personal de quiebra durante cuatro años. No divulgó ninguna de las dos circunstancias al jurar como árbitro en 2014, a pesar de que el cuestionario incluye preguntas directamente relacionadas.

Entretanto, Wright no reveló que fue parte de una demanda de clase en la que buscó recuperar pérdidas en inversiones con “alegaciones similares a las hechas en el arbitraje de Vizcarrondo”. Para UBS, esta omisión “es evidencia fuerte de la parcialidad de Wright hacia los reclamantes en general y hacia Vizcarrondo en particular”. Esto, afirmó la casa de inversiones, es de por sí una base para invalidar el laudo, al amparo de la Ley Federal de Arbitraje.

Tan segura se expresó UBS de las fallas en el caso, que también sugirió al tribunal ordenar “cualquier otro remedio que estime apropiado”, que podría incluir descubrimiento de prueba y una posterior vista evidenciaria.

Esta es la primera ocasión en la que UBS impugna un laudo, aunque desde 2013 ha pagado decenas de millones de dólares en multas impuestas por la Comisión de Valores y Bolsas (SEC) y Finra, además de múltiples indemnizaciones para clientes que – como Vizcarrondo e Imbert – han acudido a la entidad reguladora en busca de recuperar al menos parte de las pérdidas sufridas por haber invertido en fondos mutuos cerrados y bonos de Puerto Rico bajo la asesoría de personal de la firma de corretaje.

Además, quedan pendientes decenas de reclamos similares.

El caso fue asignado al juez federal Jay A. García-Gregory.


💬Ver 0 comentarios