Los días de felicidad se acabaron abruptamente para Blackberry.

Después de unánimes buenas críticas por sus nuevos aparatos, nuevo nombre y subidas en bolsa, el lunes se truncó. Su valor bursátil cayó un 4.6% tras el anuncio de la cadena de ferreterías y mejoras al hogar Home Depot de que sus 10,000 empleados cambiarán su Blackberry por iPhone.

El pasado año, el organismo oficial de Inmigración de Estados Unidos adoptó una decisión similar. 

El retraso que tuvo Blackberry para renovar sus aparatos y sobre todo su sistema operativo sigue pasando factura entre las grandes empresas, que necesitan estabilidad y menos incertidumbres para renovar su parque de móviles, de computadoras o automóviles.

Hace diez días, Blackberry anunció su nuevo rumbo, con un Smartphone sin teclado físico, el Z10, ya a la venta en muchas partes del mundo, y otro con teclado como era lo tradicional. También a los nuevos aparatos funcionan con BB10.