Debido  a que expiró el contrato y a que no se pudo llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes, el restaurante Denny's ubicado en Centro Europa, Santurce, cerró hace unas semanas.

Uno de los directivos de la cadena en Puerto Rico, Alejandro Brito, indicó que operaban el restaurante, de más de 20 años en el lugar, con un contrato de mes a mes mientras se conversaba para buscar nuevos términos aceptables para la cadena como para Banco Popular.

Brito explicó que Banco Popular advino al control de la propiedad luego que fue reposeido. Indicó que “nos gustaba el lugar y queríamos quedarnos, pero era el local que pagaba más renta y con ventas modestas”.

Brito explicó que querían negociar la renta ya que han sufrido en general incrementos en costos en energía eléctrica, gas y agua. En el caso de Centro Europa, especificó que el gas resultaba más caro porque se suple por líneas, y el estacionamiento era pagando, cuando originalmente  era gratis. Igualmente, indicó que la cancelación del proyecto conocido como Buen Provecho, que permitía el uso de la tarjeta del programa de asistencia nutricional les afectó en el restaurante de Santurce.

Según el ejecutivo, optaron finalmente por cerrar, al surgir la oportunidad de abrir un nuevo restaurante en Plaza Escorial, hace una semana, y para el cual usaron equipos disponibles en el restaurante de Centro Europa.

“Estamos contentos con Denny's, las ventas este año han sido muy buenas, y queremos seguir creciendo”, afirmó Brito. Agregó que además de los 12 restaurantes, siguen mirando nuevos lugares. “En dos años hemos abierto 3 restaurantes”, sostuvo.  Explicó que prefieren sitios donde anteriormente haya habido un restaurante que cerró, pues se les agiliza el proceso de permisos y se cuenta con infraestructura ya disponible, como son extractores de grasa, etc. Informó que la cadena tiene unos 1,000 empleos directos, ya que funcionan 24 horas al día, 7 días a la semana.

Brito anunció que a fin de 2013 lanzarán una campaña publicitaria para celebrar los 25 años de la cadena en Puerto Rico, a un costo de unos $250,000. Abundó que la promoción irá acompañada de una campaña de responsabilidad social para prevenir el conducir en estado de embriaguez.