Esta es la primera propuesta que la administración de Ricardo Rosselló Nevares ha hecho a los acreedores y representa un marcado contraste a los planteamientos del ahora gobernador, mientras aspiraba a regir los destinos de la Isla. (horizontal-x3)
Esta es la primera propuesta que la administración de Ricardo Rosselló Nevares ha hecho a los acreedores y representa un marcado contraste a los planteamientos del ahora gobernador, mientras aspiraba a regir los destinos de la Isla. (Archivo/GFR)

Una propuesta no creíble.

Esa fue la acogida que recibió la oferta que la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF) hizo a los bonistas organizados de Obligaciones Generales (GOs, en inglés) y de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) y otros acreedores que participaron del proceso de mediación convocado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) y que concluyó el viernes.

“La propuesta del Gobierno no es punto de partida creíble para las negociaciones”, indicó Andrew Rosenberg del estudio legal Paul, Weiss, Rifkind, Wharton and Garrison y quien asesora al grupo Ad Hoc- GO.

Según Rosenberg, la propuesta que presentó el Gobierno y que busca un recorte de 50% en la deuda constitucional está plagada de deficiencias y descansa en el plan fiscal certificado por la JSF en marzo pasado.

A juicio del grupo Ad Hoc-GO y fondos institucionales y las aseguradoras municipales que respaldan la deuda de la Isla, el plan fiscal no cumple con los criterios establecidos en la ley federal PROMESA.

“Urgimos al liderato electo de Puerto Rico a trabajar con los acreedores en construir una solución consensuada que esté basada en proyecciones financieras creíbles y que evite una caída libre al título III (de PROMESA) que la JSF parece intentar imponer”, indicó Rosenberg.

Casi a la medianoche del viernes, la AAFAF divulgó la oferta que hizo a varios de sus acreedores y que busca consolidar en unos tres instrumentos prácticamente la mayor parte de la deuda vigente de la Isla.

La propuesta, tal y como adelantó El Nuevo Día hace unas dos semanas, considera un recorte de la mitad del principal vigente a los bonistas de Obligaciones Generales (GOs, en inglés) y de un 60% a los bonistas principales de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina).

Los recortes son más agresivos para los bonistas subordinados de Cofina, así como de corporaciones públicas como la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) y la Autoridad del Distrito de Convenciones (ADC), entre otras.

Esta es la primera propuesta que la administración de Ricardo Rosselló Nevares ha hecho a los acreedores y representa un marcado contraste a los planteamientos del ahora gobernador, mientras aspiraba a regir los destinos de la Isla.

En junio del año pasado, en un foro de reestructuración que organizó la publicación especializada DebtWire y que se celebró en la ciudad de Nueva York, Rosselló Nevares dijo a los bonistas que “desde nuestra perspectiva, la deuda puede pagarse”. En ese momento, comenzaba a discutirse en el Congreso el proyecto de ley HR5278, que luego terminó en la aprobación de PROMESA, y Rosselló Nevares cabildeaba en contra del estatuto.


💬Ver 0 comentarios