José Pérez Riera (horizontal-x3)
El ejecutivo que representa a Jefferies en Puerto Rico es José Pérez Riera, exsecretario de Desarrollo Económico bajo la administración de Luis Fortuño. (Wanda Liz Vega Dávila)

La Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF) habría seleccionado a la firma de inversiones Jefferies y la firma de gestión de proyectos Caribbean Project Management (CPM) como el asesor estratégico de la Autoridad para las Alianzas Público Privadas (APP), supo El Nuevo Día.

La selección se habría hecho en los pasados días, según dos fuentes de este diario, luego de que la AAFAF evaluara propuestas de importantes jugadores en ese nicho del desarrollo y financiamiento de infraestructuras.

CPM, es una firma puertorriqueña con operaciones en Estados Unidos y Centroamérica, reconocida por su trayectoria en el segmento de manejo de proyectos de construcción. Mientras, Jefferies es un banco de inversiones con sede principal en Nueva York y que gestiona unos $37,100 millones en activos a nivel global.

El Nuevo Día supo que el ejecutivo que representa a Jefferies en Puerto Rico es el exsecretario de Desarrollo Económico bajo la administración de Luis Fortuño, José Pérez Riera.

En tanto, en el equipo de CPM, figura el exdirector de la APP también bajo el gobierno de Fortuño, David Álvarez.

El Nuevo Día solicitó a la AAFAF confirmar la contratación Jefferies y CPM, pero no tuvo respuesta.

De igual forma, El Nuevo Día envió un correo electrónico a la división de Comunicaciones de Jefferies en Nueva York, pero tampoco tuvo respuesta.

Aparte de la nueva encomienda de Jefferies en la APP, el banco de inversiones forma parte del sindicato de bancos que seleccionó la AAFAF para el proceso de renegociación de la deuda de la Isla y que encabezará Bank of America Merrill Lynch.

En los años 2010 a 2012, Alvarez ganó relevancia internacional en el nicho de las APP al completar con éxito y luego de un proceso de contratación que fue descrito por expertos en el tema como altamente transparente, la privatización de la PR-22 y del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín (AILMM). Tales procesos, sin embargo, fueron fuertemente criticados por sectores sindicales, economistas y expertos en tales infraestructuras por los términos de las transacciones y la vida de los contratos que alcanzan casi cuatro décadas.

Mientras, bajo la dirección de Pérez Riera, se dio paso a la creación del Fondo de Energía Verde, dirigido al fomento de energías renovables en la Isla y se sentaron las bases para la creación del enclave de aeronáutica que ahora gana tracción en la zona noroeste de Puerto Rico.

La PR-22 pasó a manos de una subsidiaria de la española Abertis y el AILMM pasó Aerostar Holdings, consorcio integrado en principio por la mexicana ASUR y High Star Capital. En 2014, High Star fue adquirido por OakTree Capital, firma que también ha incursionado en otras inversiones en la Isla y posee bonos del gobierno puertorriqueño, por lo que ahora participa activamente del proceso de renegociación de la deuda de la Isla. OakTree anda en busca de un comprador para su participación en Aerostar.

Bajo la administración de Alejandro García Padilla, la concesión de la PR-22 se extendió por otros 10 años, luego de la filial de Abertis acordara aportar otros $100 millones a la Autoridad de Carreteras y Transportación.

A parte de este jueves, la APP llevará a cabo su primera cumbre de este cuatrienio para discutir los proyectos que espera impulsar el Gobierno utilizando ese mecanismo de gestión de infraestructura y de ciertos servicios.


💬Ver 0 comentarios