En una carta de 13 páginas enviada este martes, Carrión dijo a los senadores Thom Tillis y Tom Cotton, que la JSF tiene la intención de llegar a un acuerdo consensual con los diversos acreedores de Puerto Rico. (horizontal-x3)
En una carta de 13 páginas enviada este martes, Carrión dijo a los senadores Thom Tillis y Tom Cotton, que la JSF tiene la intención de llegar a un acuerdo consensual con los diversos acreedores de Puerto Rico. (Archivo / GFR Media)

A solo horas de que expire la resolución presupuestaria del gobierno federal, el presidente de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), José B. Carrión, aseguró a dos senadores republicanos que el plan fiscal certificado por ese organismo federal cumple con lo establecido en la ley federal PROMESA al tiempo que advirtió que la precaria situación fiscal que encara Puerto Rico, irá de mal a peor, en parte, por la expiración de los fondos federales asignados a Mi Salud.

En una carta de 13 páginas enviada este martes, Carrión dijo a los senadores Thom Tillis y Tom Cotton, que la Junta tiene la intención de llegar a un acuerdo consensual con los diversos acreedores de Puerto Rico. 

Pero también planteó que el proceso de negociación de la deuda pública descansa en un cuadro fiscal crítico que los acreedores todavía rechazan y en el que Puerto Rico parece estar maniatado, tanto por el abismo que supone la expiración de los cerca de $1,200 millones en fondos de Medicaid que ha provisto Obamacare como por el “precipicio” que representa el pago de las pensiones del Fondo General.

“Los acreedores insisten en que el pastel es más grande de lo que los economistas y consultores de la Junta entienden es”, indicó Carrión en la carta en la que también deja entrever que el ente federal dedicaría más dinero al pago de la deuda pública si Puerto Rico tuviera dinero para ello.

“La JSF comparte los deseos de los acreedores de ampliar los fondos disponibles para el servicio a la deuda, pero no puede adoptar supuestos elevados en fondos disponibles sin violar las secciones 101(a), 104(i) y 314(b) de PROMESA, las que requieren resultados consistentes con el análisis de sostenibilidad de la deuda de un plan fiscal certificado”, dijo Carrión en la misiva en la que también reitera repetidamente el interés de la JSF en llegar a acuerdos bajo el título VI de PROMESA. 

La carta de Carrión es la respuesta a una misiva con fecha del pasado 7 de abril, en la que los senadores Tillis y Cotton pidieron conocer el estatus de las negociaciones con los acreedores y los supuestos que dieron pie al plan fiscal certificado, documento que según los acreedores, no cumple con PROMESA.

En la cancha del Congreso

En su carta, Carrión aseguró que la Junta ha actuado en cumplimiento con el estatuto que le confirió poderes por encima del gobierno electo de Puerto Rico y subrayó que la intención del Gobierno es crear “un mecanismo” para pagar más dinero a los acreedores si se exceden las proyecciones del plan fiscal.

Lee la carta

Empero ante la falta de dinero, con la carta, la Junta pareció colocar en la cancha del Congreso estadounidense, los resultadosdel proceso de mediación que ha convocado el ente y la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf). 

Al presente, a pesar de que hay un proceso de mediación en curso, cuatro fuentes separadas de El Nuevo Día, aseguran que los acreedores y la Junta no han alcanzado progresos significativos. Esto, porque los acreedores no están dispuestos a aceptar un recorte de 80% en el servicio a la deuda en los próximos 10 años y la Junta plantea que Puerto Rico, simplemente, no tiene dinero en caja para mantener las operaciones del gobierno y el pago de las pensiones, dos exigencias también contenidas en PROMESA.

Momento crucial

Si bien Carrión contestó a Tillis y Cotton justo en la fecha límite establecida por los senadores, la carta de la Junta también surge en un momento crítico para el gobierno federal.

A partir de la semana próxima, el gobierno federal podría cerrar operaciones si el Congreso no logra aprobar una resolución que permita extender el presupuesto operacional por varios días. Dado que el Congreso podría aprobar una resolución a esos fines, el gobierno puertorriqueño aspira a que la extensión de los fondos de Medicaid -que se utilizan en Mi Salud- puedan incluirse en ese proceso, lo que no ha sucedido a la fecha.

“En diciembre de 2017, Puerto Rico agotará los fondos suplementarios de Medicaid que recibe del gobierno federal. Esto impone nuevas exigencias en la cubierta de cuidado de salud, en los propios recursos de Puerto Rico, en el orden de $850 millones en el próximo año fiscal”, indica Carrión en su carta.

De otra parte, la carta de Carrión también surge a solo días de que expire la suspensión automática de litigios en PROMESA, momento en que sobre una docena de demandas contra el Gobierno tomarían su curso, luego de que han permanecido en un limbo durante meses.

El camino al título III

“Contrario a las quejas de que la JSF ha violado el énfasis de PROMESA en el titulo VI, la JSF ha procurado activamente acuerdos bajo el título VI”, señaló Carrión al manifestar que aún si Puerto Rico solicitara el auxilio de la corte con una petición de bancarrota, la Junta interesa continuar negociando con los acreedores.

“La JSF ha dicho a los bonistas, por muchos meses, que aún si recurre al Título III, continuaría negociando con los bonistas e incorporaría en un plan bajo Título III cualquier tipo de acuerdo bajo Título VI que se logre con los bonistas”, insistió Carrión.


💬Ver 0 comentarios