Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Hacienda cumple com sus proyecciones de ingresos (semisquare-x3)
La expectativa del Departamento de Hacienda es que el ritmo positivo de recaudos se mantenga una vez se contabilicen todas las planillas. (Archivo / GFR Media)

El Departamento de Hacienda recaudó alrededor de $150 millones en pagos electrónicos durante el periodo final de radicación de  contribuciones sobre ingresos de individuos y  corporaciones privadas.

Se trata preliminarmente de una cifra similar a la que se registró el año pasado para el cierre del periodo contributivo. La cifra, sin embargo, no incluye los pagos en cheques recibidos ni la deuda contributiva que cargan aquellos que presentaron el documento, pero pospusieron sus pagos.    

Con estos ingresos, Hacienda busca  mantener en un balance positivo la cartera del gobierno que, en este año fiscal, ha tenido recaudos que superan por unos $180 millones las proyecciones contenidas en el presupuesto. Este aumento, en parte, responde a que para este año fiscal Hacienda ajustó sus pronósticos de modo que los estimados fueran más conservadores. Con esto, mitigó la tendencia del gobierno de sobrestimar sus ingresos y sobregirar los gastos. 

A estos ingresos de Hacienda se le une lo ya tributado por los trabajadores y las corporaciones en el año contributivo. Las cifras de la agencia, hasta febrero, apuntaban a que el gobierno había recibido $1,127 millones de los trabajadores. Esto implica unos $60 millones menos que lo proyectado y $89 millones menos que el año previo. 

Roxana Cruz, subsecretaria de Hacienda, afirmó, sin embargo, que la percepción de la agencia es que el ritmo positivo en los recaudos durante el periodo de planillas se mantendrá una vez termine el proceso de contabilizar y analizar los documentos tributarios. Explicó que  la cantidad de documentos presentados, para reconciliar las cargas contributivas del 2016, se asemeja  a la reportada en años anteriores, lo que da pie a pensar que las variaciones no deben ser muy significativas una vez termine el proceso.


Infografía
Oprime aquí para ver el detalle de la infografía

Sus argumentos toman en consideración que, anoche, el sistema de radicación electrónica de Hacienda estuvo por momentos sobrecargado, limitando la cantidad de planillas que entraban al sistema. 

Esta situación llevó a que el secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, extendiera hasta la medianoche de ayer el límite para la radicación del documento contributivo, sin la imposición de multas o penalidades. 

“Teníamos un volumen alto de radicación y comenzamos a ver muchos mensajes porque el sistema se puso lento por el alto flujo de planillas entrando”, explicó Cruz en una entrevista con El Nuevo Día. 

Lento el sistema

Al reaccionar a esta situación, el contador público autorizado Kenneth Rivera explicó  ayer que el sistema en ocasiones parecía “trancado” cuando se transmitía el documento electrónico.

“No es que se cayó el sistema. Realmente, parecía que se ponía lento y no recibía bien las planillas, pero si se seguía intentando, la planilla lograba pasar... Antes, eso se resolvía imprimiendo la planilla y llevándola a Hacienda, pero ahora el sistema es electrónico”, dijo Rivera. 

Este fue el segundo contratiempo que tuvo Hacienda en el periodo contributivo. En marzo, parte de su sistema virtual   fue atacado por piratas informáticos, lo que lo dejó prácticamente inoperante por varias semanas. 

El sistema electrónico, sin embargo, ha ayudado significativamente a la fiscalización de los tributos sobre ingresos, ya que facilita la comparación de la información del contribuyente con los archivos que someten  los patronos a la agencia, explicó Cruz. 

También, Hacienda se ahorra los gastos de entrar los datos de los contribuyentes a los sistemas de información, mientras los usuarios tienen mayor flexibilidad en el manejo de sus gravámenes ya que pueden cumplir con su responsabilidad sin tener que hacer gestiones en oficinas de contables o del gobierno, dijo Cruz. 

“Ahora lo que queremos es incluir más planillas y más servicios a los contribuyentes en la plataforma electrónica”, dijo la subsecretaria de Hacienda.

En la actualidad, la radicación electrónica es obligatoria para las contribuciones de ingresos de individuos, salvo algunas excepciones especificadas por Hacienda. 

También, el sistema electrónico, en teoría,  simplifica los procesos de modo que la agencia pueda ser más ágil en el manejo de los reintegros que reciben los contribuyentes que pagaron en exceso su tributo por ingresos. De hecho, según Cruz, para el martes ya se había desembolsado unos $30 millones en reintegros. Normalmente,  cada año Hacienda crea una reserva para devolverles el dinero a los contribuyentes. Este año, este fondo se supone que tenga unos $320 millones, según documentos de la agencia. No obstante, debido a los problemas de liquidez en el gobierno, esta cifra no implica que Hacienda tiene ese dinero en efectivo. 

Ayer, Hacienda no pudo precisar cuánto efectivo tenía en sus cuentas. Cruz indicó, no obstante, que los niveles aseguraban las operaciones del gobierno mientras se generan nuevas reservas para cumplir con las imposiciones de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), ente creado por el Congreso estadounidense para controlar las finanzas de Puerto Rico. 

Maldonado ha precisado que la meta inicial es reunir $200 millones como fondo de reserva y mantener un flujo de efectivo que, para el 30 de junio, esté por encima de los $290 millones. De este modo, se evitarían las acciones correctivas de antemano expuestas por la JSF para reducir los gastos del gobierno. Específicamente, la amenaza es que se decrete una reducción de un 20% de la jornada laboral de los empleados públicos y que se elimine el bono de navidad. 

Estos recortes tienen como mira contener los precipicios fiscales que enfrenta el gobierno durante el próximo año fiscal que comienza el 1 de julio. 

En específico, los sistemas de retiro del gobierno central y de los maestros se quedarán sin fondos para pagar las pensionesa los jubilados por lo que el gobierno central tendrá que sacar $989 millones para cubrir esos desembolsos. Del mismo modo, el  programa Mi Salud enfrenta deficiencias que rondan los $600 millones debido a la terminación de los fondos del Obamacare.


💬Ver 0 comentarios