(semisquare-x3)
El secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, reiteró los esfuerzos que está haciendo la agencia para recortar gastos. (Luis Alcalá del Olmo)

El Departamento de Hacienda destacará personal en cada una de las principales agencias del gobierno central para, en una especie de sindicatura, revisar facturas, reconciliar deudas y desautorizar contratos de modo que se reduzcan las contrataciones en las agencias y se generen ahorros adicionales a los ya proyectados por el gobierno. 

Del mismo modo, por el futuro previsible, Hacienda estará ejecutando un plan de acción que retrasará los pagos de todo aquel contrato que no se estime esencial para el funcionamiento del gobierno y la prestación de servicios directos a los ciudadanos, explicó el secretario de Hacienda, Raúl Maldonado en una entrevista con El Nuevo Día

La primera meta es evitar que las cuentas del gobierno sean sobregiradas. La segunda, generar una serie de ahorros que estabilice el flujo de efectivo y evite la puesta en marcha de dos las enmiendas promulgadas por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) el pasado lunes: la reducción de la jornada laboral de los servidores públicos y la eliminación del bono de Navidad. 

“Estamos haciendo ajustes y creo que podemos cumplir con lo que pide la JSF”, dijo Maldonado. 

Son dos requerimientos básicos los que hace la JSF. El primero es que se genere una reserva, apartada al Fondo General, de $200 millones. El segundo es que se generen ahorros por unos $285 millones en el Fondo General, de modo que se subsanen las proyecciones de efectivo que ponen los números en rojo para el primer y segundo trimestre del próximo año fiscal que comienza en julio. 

“Ahora mismo estamos recortando los gastos. Lo que estamos haciendo es que estamos siendo cuidadosos con los desembolsos que le estamos haciendo a las agencias. Con el dinero que nos llega en primer lugar pagamos la nómina, luego pagamos lo que recibe reembolso del gobierno federal y después pagamos los contratos de servicio directo a las personas en las áreas de salud, Policía y educación. Los consultores y los demás contratistas, pues esos pasan a una agenda de pagos que se emiten según lo permita el flujo de efectivo”, dijo Maldonado. 

Este esquema ha posibilitado que se separe al menos un millón de dólares diarios para nutrir un fondo de emergencia. Este dinero se usará para dotar el fondo que pide que se establezca la JSF. 

“Ya tenemos $80 millones en ese fondo”, añadió el funcionario. 

¿Y el resto del dinero que necesitan?, se le preguntó.

“Nosotros ya habíamos emitido una orden ejecutiva que detiene los desembolsos por gastos que venían de años anteriores. El estimado nuestro es que eso nos va a ahorrar $625 millones en los próximos meses (como seis meses). Eso ha sido uno de los errores crasos de las administraciones anteriores: las asignaciones multianuales que no se presupuestan en los años subsiguientes. Nos llegaban a Hacienda solicitudes de pagos de años anteriores, pero no había fondos para ellos”, dijo. 

¿Realmente eso será efectivo? Se ha dicho que eso es un cuadre en papel más que uno que ayude con la liquidez porque muchos de esos proyectos que recortan en realidad no estaban generando gastos. 

“El enfoque es dual. Primero debo asegurarme que no pago nada que no sea corriente. Eso desangra la caja y nos lleva al déficit de efectivo. Eso lo estamos evitando. Lo otro es dinero nuevo y ahorros nuevos. Eso implica reducción de gastos en las agencias. En esencia, solo vamos a pagar lo esencial y se va a recortar”, añadió. 

¿Pero están contemplando los “precipicios fiscales”? En julio tienen que comenzar a sacar del Fondo General para pagar pensiones, en octubre se acaban los chavos del Obamacare (Affordable Care Act, ACA) y en diciembre o enero tienen que sacar otra partida del Fondo General para pagar el retiro de los maestros. 

“En los sistemas de retiro nos vamos a ir en ‘pay as you go’ (esto implica que el dinero no saldrá de fondos especiales o de lo que generan las inversiones que tenían los sistemas). Sí, el dinero de los retirados va a salir del Fondo General. Ese pago también se nutre de lo que aportan los empleados públicos. Además, las APP (Alianzas Público-Privadas) que se van a hacer, parte de la ganancia no pasa al Fondo General sino al pago de pensiones. Eso traerá un flujo de efectivo adicional al que tenemos”. 

Pero las APP se van a tardar y ese efectivo lo necesitan en unos meses… 

“Vamos a tener ingresos adicionales. Al estabilizar el problema de la deuda vamos a tener un flujo de efectivo estable. Al incrementar los recaudos, y tenemos un incremento de $379 millones en recaudos (por reforma contributiva y licencias), vamos a poder cumplir. Los pensionados serán pagados con prioridad. Todas las agencias van a tener que hacer ajustes para poder cumplir con el objetivo de pagarle a los pensionados. Y creo que vamos a manejar bien el asunto de la ACA también aunque yo no estoy a cargo de esa parte”.

Por lo que me dice, puedo entender que los pagos a los contratistas se van a sacrificar por un tiempo al menos…

“Van a estar en una agenda de pagos corriente. Nosotros, con el sombrero de Oficial Financiero del Gobierno (CFO), vamos a enviar un grupo financiero a intervenir con todas las oficinas de finanzas de las agencias más grandes. Vamos a reconciliar las cuentas y nos vamos a asegurar que no hay contratación que no sea esencial. Piensa en una sindicatura de las agencias. La idea es que no tenga que aguantar el cheque, sino que no salga el contrato que no sea esencial. En estos meses se va a pagar salarios, fondos federales y asuntos esenciales. Todos los contratos de contratistas anteriores se están pagando según la agenda, pero no se va a permitir contratación nueva que no sea servicio esencial”. 

¿Ya definieron qué es un servicio esencial?

“Desde el punto de vista de Hacienda yo tengo dos áreas. Están los servicios esenciales que son necesarios porque se brindan directamente al pueblo. Por ejemplo, en la facturación de Salud hay servicios contratados de enfermeras que atienden pacientes o en Educación, de tutoras que atienden estudiantes. Esos son servicios esenciales. Muchos de los que dan esos servicios son instituciones sin fines de lucro. Ahora, si es un contrato de asesoría administrativa, ese contrato lo ponemos en la agenda de pago. Lo que le estamos diciendo a las agencias es que toda factura que salga y toda contratación que se haga tiene que ser estrictamente de servicios esenciales. En todo esto también tenemos los pagos de prioridad, que es lo mínimo que el gobierno necesita para seguir operando, como gasolina, utilidades y algunos servicios críticos de informática. Lo demás está sobre el tapete y se está renegociando”.

¿Cuánto se están tardando los pagos no esenciales o prioritarios?

“Va a depender del flujo de efectivo. Hasta ahora estamos pagando entre 90 y 120 días después de la factura. Todo lo que era del 2016 ya lo pagué. Lo que quedan son porque las facturas no se habían entrado al sistema. Eso es algo que también estamos haciendo. Estamos revisando hasta las gavetas en los escritorios para verificar si hay facturas que no entraron al sistema. Eso se discutió con los consultores de la JSF y se está compartiendo esa información. Queremos poder saber en algún momento cuánto dinero realmente debemos. Con eso podemos adelantar los estados financieros porque vamos a saber cuánto es la deuda real”. 

¿Y van a pagarle al Fondo (Corporación del Fondo del Seguro del Estado), la ACAA (Administración de Compensaciones por Accidentes de Automóviles) y Sinot (Seguro por Incapacidad No Ocupacional Temporal) los TRANs internos (los préstamos que estas corporaciones públicas le hicieron al Fondo General a inicios de año que suman alrededor de $450 millones)?

“La filosofía de gobierno es que es un solo gobierno. Los TRANs (Notas en Anticipación de Impuestos) se estarán presupuestando pagarlo en años futuros pero mirado integradamente. Ya no hace sentido que tengamos cada agencia aparte. Todas las corporaciones públicas también están sobre la mesa. Hay que mirar el gobierno como uno solo. Se acabaron las fincas privadas. Y en esto todos van a tener que aportar. Se está presupuestando todo lo que son deudas interagenciales. Pero esa liquidación no conlleva el pago total en estos momentos. Todo esto se va a reevaluar en el futuro”. 

Esto implicaría la descapitalización de estas corporaciones...

“Ese préstamo ocurrió bajo la pasada administración”.

Pero quienes no lo pagan son ustedes...

“Pero en este momento tenemos que cumplir con una Junta de Supervisión Fiscal y tenemos la meta de proteger a los más vulnerables. Los movimientos que tengamos que hacer los vamos a hacer y todos vamos a tener que ajustarnos. Aquí la prioridad es no despedir servidores públicos y cumplir con los pensionados”


💬Ver 0 comentarios