Jenniffer González defiende la quiebra (horizontal-x3)
Jenniffer González sostuvo que no ha hablado con el gobernador sobre el proceso ni con ningún otro funcionario. (Vanessa Serra Diaz)

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, defendió ayer la decisión del gobernador Ricardo Rosselló de solicitar una quiebra federal a través del recurso de Título III, reclamando que era la única opción que tenía Puerto Rico para evitar que sus recaudos económicos fueran confiscados por los bonistas.

Las expresiones de González, que surgieron durante su participación en el reconocimiento a empresarios locales que realizó hoy el Small Business Administration (SBA),  son diametralmente opuestas a lo que había sido su postura en torno al recurso de quiebra durante la pasada administración, cuando era representante de minoría.

“En el Puerto Rico donde me crié aprendimos a mantener nuestras promesas y pagar nuestras deudas. Yo creo que debemos confiar en esas creencias, esos valores que han pasado de generación en generación, al enfrentarnos a nuestros retos económicos actuales”, habría indicado en el 2015 cuando se discutía en Washington el proyecto 870 que le daría a la Isla el derecho a la quiebra.

En esa oportunidad, González afirmó que la quiebra era “el camino más fácil”.

La funcionaria defendió su cambio de postura alegando que hoy son otros tiempos y aseguró que esas expresiones del pasado estaban basadas en la realidad de ese momento. Por lo que queda descartado de plano que se tratara de declaraciones motivadas por el furor de la campaña política.

“Yo nunca especulo. En aquel momento el Gobierno de Puerto Rico tenía los fondos y no había sido devaluado y ni siquiera se había sentado a negociar y no tenía los estados financieros auditados. Esa era la realidad”, declaró.

Describió que el panorama actual es muy diferente ya que se había acabado la fecha límite que el propio Congreso le había dado a Puerto Rico para negociar. Lo que abrió las puertas para que los bonistas acudieran a los tribunales para demandar al gobierno y reclamar el embargo de sus cuentas de depósito.

Según la comisionada, en la actualidad el único remedio provisto por el congreso para atajar la situación es el Título III. 

“No obstante a eso le Gobernador dijo que aunque se protegía de los embargo que producía esas demanda se mantenía la línea abierta con los acreedores para continuar la negociación, porque el Título III no es para toda la deuda”, señaló.

Sostuvo que no ha hablado con el gobernador sobre el proceso ni con ningún otro funcionario.

Y dijo, “lo que procede aquí es ver cuáles han sido las negociaciones que se han dado, quienes son esos bonistas que no han querido negociar y cuáles son sus exigencias. Yo quiero saber quiénes son y qué alternativas tiene el gobierno sobre la mesa para esto. No puede ser que todo sea vamos a entregarles las llavesdel gobierno (a los bonistas). Se hizo lo que se tenía que hacer ante la situación en la que estamos para proteger las cuentas del gobierno”.


💬Ver 0 comentarios