La AAFAF busca recortar la mitad de la deuda constitucional (semisquare-x3)
Los recortes son más agresivos para los bonistas subordinados de Cofina, así como de corporaciones públicas como la Autoridad de Carreteras y Transportación y la Autoridad del Distrito de Convenciones. (Archivo / GFR Media)

Ante la crítica posición de efectivo y solvencia que encara Puerto Rico, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF) propuso a sus principales bonistas y aseguradores municipales consolidar en unos tres instrumentos prácticamente la mayor parte de la deuda vigente de la Isla.

La propuesta, tal y como adelantó El Nuevo Día hace unas dos semanas, considera un recorte de la mitad del principal vigente a los bonistas de Obligaciones Generales (GOs, en inglés) y de un 60% a los bonistas principales de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina).

Los recortes son más agresivos para los bonistas subordinados de Cofina, así como de corporaciones públicas como la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) y la Autoridad del Distrito de Convenciones (ADC). Específicamente, los bonos de corporaciones públicas que entrarían en ese proceso de renegociación serían aquellos

Los detalles de la propuesta de la AAFAF y que cuenta con el aval de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) se han dado a conocer casi al filo de la medianoche del viernes, cuando la agencia responsable de renegociar la deuda de Puerto Rico ha presentado ante la Junta Reglamentadora de Valores Municipales (MSRB, en inglés), la propuesta que prepararon los asesores Rothschild & Co.-Bank of America Merrill Lynch y el estudio legal O’Melveny.

“El efectivo disponible para servicio a la deuda en el plan fiscal certificado debe conformar la base para estructuración abarcadora”, reza el documento.

Partiendo del documento con fecha del pasado 24 de abril y que subraya que puede haber cambios materiales, la propuesta de Puerto Rico ofrece a los bonistas la posibilidad de recuperar su principal mediante tres instrumentos.

El primero es un bono principal o “senior”, que se emitiría respetando la prioridad constitucional. Los segundos dos instrumentos son identificados como “bonos de flujo de efectivo” (CFB) que sería pagaderos si el Gobierno recibe un exceso de dinero, luego de pagar la deuda constitucional y sus gastos operacionales. Ese dinero sobrante se dividiría a partes iguales entre los bonistas y el Fondo General.

Un tercer bono subordinado de flujo de efectivo estaría disponible para los bonisas de la ACT, ADC, la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI), entidades sujetas a que el Fondo General les quite dinero para pagar la deuda constitucional bajo la llamada cláusula de “claw back”.

En ese sentido, la propuesta tiene cierta similitud con la oferta que prepararon los asesores de la administración de Alejandro García Padilla, pues esta también ofrecía a los bonistas, una segunda oportunidad de recuperar una porción adicional de lo prestado al Gobierno, con un “bono de crecimiento”, lo que se honraría, si lascondiciones financieras o económicas de la Isla mejoraban.

En el caso de la nueva propuesta de la AAFAF, y partiendo de una representación del impacto de la oferta en el documento, un bonista de GOs recibiría un bono “senior”, equivalente a 52 centavos de dólar y recibiría un CFB “senior”, por otros 25 centavos de dólar. Ello implicaría que una recuperación potencial de unos 77 centavos.

Los bonos “senior” pagarían intereses, a razón de una tasa escalonada que quedaría en 4.5% en el quinto año de amortización, comenzando a pagarse en el 2028.

La divulgación de la propuesta ante la MSRB implica que el período de negociación convocado por la AAFAF y la JSF y que contó con la intervención del exjuez de bancarrota, Allan L. Gropper, ha concluido, así como la vigencia de los acuerdos de confidencialidad que pudieron haberse contraído.

Empero, ello no necesariamente implica que las partes no negociarán nuevamente y tampoco implica que la oferta se haya aceptado, rechazado o haya sido contestada con una contraoferta.

Fuentes de este diario vinculadas a los acreedores principales de Puerto Rico dijeron que la oferta no representaba una oportunidad para llegar a un entendido. Por semanas, el grupo de bonistas de GOs, pero también las aseguradoras municipales que garantizan la deuda de la Isla han planteado que el plan fiscal que da pie a la oferta a los acreedores es contrario a PROMESA y dedica una cantidad mínima al pago de la deuda, al tiempo que invierte las prioridades de pago según establecidas en la Constitución.

La oferta de la AAFAF se produjo a solo días de la expiración de la suspensión automática de litigios provista en PROMESA. Dicha protección termina el próximo lunes.


💬Ver 0 comentarios