(horizontal-x3)
Entrada de el Banco Gubernamental de Fomento (Archivo).

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) certificó hoy un plan fiscal para el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) que contempla la liquidación de la institución en un plazo de dos a tres años.

Apenas unos 10 minutos después de escuchar al presidente del BGF, Christian Sobrino, la autoridad que controla las finanzas del gobierno central aceptó la propuesta hecha por la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF) para disponer de los activos de la institución que por casi medio siglo fue la sangre financiera del gobierno puertorriqueño e incluso del sector privado.

La Junta lleva a cabo su séptima reunión pública en el edificio Alexander Hamilton de Nueva York, a solo tres días de que expire la suspensión automática en litigios provista por la ley federal PROMESA.

“Como expresidente del BGF hace 30 años, es con gran tristeza y renuencia que me uno a la conclusión de que el BGF es incapaz de continuar como una entidad viable y que procede un plan fiscal que, en esencia, es para cerrar sus operaciones en un esfuerzo para maximizar sus activos y distribuirlos ordenadamente”, dijo el directivo José R. González.

Según González, quien fue uno de los tres integrantes del subcomité que examinó el plan fiscal del BGF, “el destino del BGF” quedó sellado por la crisis del gobierno central.

El también directivo de la Junta y experto en procesos de bancarrota, David Skeel, dijo sentir pesar con la decisión de liquidar el banco, en especial, por la trayectoria histórica del BGF y su rol en la economía de la Isla, pero señaló que esta “es la mejor decisión”.

Sobrino solicitó a la Junta la certificación del plan fiscal del BGF sin divulgar una sola cifra de la condición del banco, y minutos más tarde, el presidente de la Junta, José B. Carrión, pidió a la audiencia que presencia la reunión en la ciudad de Nueva York, que hicieran sus comentarios o preguntas de un plan que el propio ente federal ni la AAFAF han hecho público.

Según Sobrino, el plan contempla vender los activos del banco, incluyendo las propiedades que posee y convertir a la institución en un administrador de la cartera de préstamos del banco, en su mayoría perdidosa. 

El líder del BGF aceptó que básicamente son los préstamos otorgados a municipios, los que se encuentran al día. Sin embargo, ese escenario ahora podría cambiar, pues a su vez, el banco también custodia depósitos de municipios y no ha restituido ese dinero a muchos ayuntamientos.

“Quiero reafirmar el hecho de que este fue un proceso bien difícil pero detallado para examinar la viabilidad del BGF a la luz de su incapacidad para superar la pérdida de respaldo del gobierno central, lo que era esencial para recuperar una parte significativa de sus activos”, dijo González, actual presidente del Federal Home Loan Bank de Nueva York.

González, presidió el BGF hace unos 30 años y entonces, el economista, abogado y banquero sentó precedente al impulsar por primera vez en la historia del banco, una política pública uniforme para que la institución y las distintas agencias de gobierno que manejan activos financieros adoptaran procesos de sana administración de ese patrimonio.

Este viernes, fue González, quien secundó la moción para que la Junta aprobara el fin del otrora agente fiscal y financiero de Puerto Rico y que recibió el respaldo unánime de los integrantes del ente federal.


💬Ver 0 comentarios