Ricardo Rosselló (horizontal-x3)
Ricardo Rosselló hizo el anuncio en La Fortaleza acompañado de parte de su equipo fiscal y de algunos de los bonistas del BGF. (Xavier J. Araújo Berríos)

El gobernador Ricardo Rosselló anunció hoy el acuerdo de reestructuración de la deuda con los bonistas del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) bajo el Título VI de la ley federal PROMESA.

Este acuerdo es un intercambio que permitirá, en síntesis, que los bonistas, a tono con la cantidad de bonos que poseen, escojan entre uno de tres bonos nuevos que se crearán utilizando como colateral los activos que posee hoy día el BGF, en su mayoría por los préstamos y depósitos de los municipios.

Sin embargo, ese acuerdo ahora debe ser avalado por la Junta de Supervisión Fiscal y posteriormente por el Tribunal Federal en donde se comenzará a discutir la deuda de Puerto Rico luego de que el gobierno se acogiera al Título III del estatuto federal. El Título III, a diferencia del VI, establece negociaciones en el tribunal.

Rosselló, acompañado de parte de su equipo fiscal y de algunos de los bonista del BGF hizo el anuncio en La Fortaleza. Sin embargo, no hubo representación de los municipios, uno de los principales acreedores del BGF.

El primer ejecutivo dijo que, en esencia, el acuerdo permite que los bonistas intercambien sus acreencias por uno de tres tipos de bonos. Los bonistas podrán escoger entre estos bonos que incluyen un recorte al principal:

·         55% del valor del bono con un interés de 7.5%

·         60% del valor del bono con un interés de 5.5%

·         75% del valor del bono con un interés de 3.5%

Por lo tanto, lo que acoja cada bonista dependerá de lo que quiera. Si desea maximizar la inversión y minimizar el recorte, el bonista podría inclinarse por el 75% del valor de su bono. Esto se hará mediante la creación de dos fideicomisos:

·         Una albergará todos los depósitos de agencias y corporaciones públicas.

·         Otra tendrá también la cartera de algunas agencias y corporaciones, pero incluye los activos de los municipios, que son la mayoría, y servirán como colaterales para los tres bonos a crearse.  

En total en depósitos y notas el BGF tiene alrededor de $7,500 millones y con este acuerdo participarían acreedores de $4,800 millones.

¿Qué más implica el acuerdo?

·         Un 45% de los bonistas accedió al acuerdo.

·         Se necesita un 66.5% de los acreedores para ratificar el acuerdo. El gobierno está seguro de llegar a ese porcentaje.

·         A los municipios se le habló de “estructura general”, dijo el presidente del BGF, Christian Sobrino.

·         A tono con el plan fiscal del BGF, el agente fiscal debe desaparecer tal y como se le conoce. A los empleados se les dio la opción de participar de un programa de separación voluntaria incentivada o pasar a otras agencias a través del mecanismo del empleador único.

·          Los municipios recibirán una reducción en sus préstamos y de sus intereses. Recibirán $21 millones en exceso del CAE que no se le pagó el año pasado.


💬Ver 0 comentarios