Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

ricardo rossello (semisquare-x3)
Tiene previsto una reunión con el grupo Bonistas del Patio, así como encuentros con los grupos de bonistas organizados que poseen Obligaciones Generales del Gobierno y aquellos que poseen bonos de la Corporación para el Fondo de Interés Apremiante (Cofina (Ramón Tonito Zayas)

El gobernador electo Ricardo Rosselló Nevares sale esta tarde en un viaje de dos días hacia la ciudad de Nueva York y hacia la capital federal, donde se reunirá con representantes de las casas acreditadoras que examinan el crédito de Puerto Rico, con varios grupos de acreedores, oficiales del Departamento del Tesoro federal y con los integrantes del grupo de trabajo congresional que buscan alternativas al desarrollo económico de la Isla.

Rosselló Nevares confirmó su viaje a la capital federal a su llegada al hotel Hilton Condado Plaza, donde el mandatario electo discute con sobre 200 empresarios y ejecutivos de Puerto Rico su plan de trabajo durante el proceso de transición de gobierno y durante los primeros 100 días de su mandato.

“La deuda es un paso, es solo el principio, la meta es mucho más grande. La meta es potenciar el desarrollo económico en Puerto Rico y una sociedad que tenga calidad de vida”, dijo Rosselló Nevares durante el evento denominado Encuentro con el Gobernador Electo, un evento que coordinó la Cámara de Comercio.

Rosselló Nevares tiene previsto una reunión con el grupo Bonistas del Patio, así como encuentros con los grupos de bonistas organizados que poseen Obligaciones Generales del Gobierno y aquellos que poseen bonos de la Corporación para el Fondo de Interés Apremiante (Cofina).

El mandatario electo, que viajará junto algunos integrantes de su comité técnico, también se reunirá con representantes de las casas acreditadoras.

“Quiero que sepan que hay un cambio de liderato y de dirección fundamental en Puerto Rico”, dijo Rosselló Nevares haciendo referencia a los bonistas y analistas que siguen el crédito de la Isla.

Rosselló Nevares agregó que aprovechará su primer viaje a la capital como gobernador electo, para insistir en que el gobierno federal debe reflexionar acerca de la Ley federal para la Supervisión, Gerencia y Estabilización Económica de Puerto Rico (PROMESA) y de las facultades prerrogativas que concedió a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

Según Rosselló Nevares criticó que el ente con poder sobre las finanzas públicas de la Isla, “va a fracasar”, si esta no cuenta con herramientas de desarrollo económico y el apoyo que recibieron otras juntas fiscales en otras jurisdicciones.

A diferencia de la junta de control fiscal de Washington D.C., la JSF no tiene poder para emitir deuda o para acceder a instrumentos de reactivación económica a corto plazo, salvo aquellos que pueda recomendar el grupo de trabajo congresional que examina posibles alternativas de política pública federal, si estos llegan a legislarse o aprobarse.


💬Ver 0 comentarios