(horizontal-x3)
Luis Torres, fundador de Engine-4 Corp. (Vanessa Serra Díaz)

El espacio de cotrabajo Engine-4, en Bayamón, ayer recibió formalmente $560,000 en incentivos que viabilizarán la construcción y desarrollo del primer laboratorio de internet de las cosas (IoT, en inglés) en Puerto Rico y el Caribe.

“Esto es una inversión en colaboración entre la Compañía de Fomento Industrial, el Municipio de Bayamón y el Fideicomiso de Ciencia, Tecnología (e Investigación, FCTI)”, anunció Manuel Laboy, secretario de Desarrollo Económico y Comercio.

Laboy detalló que el IoT Lab, ideado por el cofundador de Engine-4, Luis Armando Torres, y su equipo de colaboradores, recibirá $250,000 del Fondo Especial de Desarrollo Económico para comprar equipos especializados, los cuatro vagones de 20 pies en los que se construirá y adelantar la primera fase de la iniciativa Smart City, que arrancó como proyecto piloto en Bayamón.

Otros $50,000 provendrán del FCTI, informó la directora ejecutiva de la entidad, Lucy Crespo.

El Municipio de Bayamón aportará los $260,000 restantes.

“Reconociendo que el IoT es el futuro, ¿por qué entonces no hacer el primer laboratorio del Caribe aquí en la ciudad de Bayamón?”, expresó el alcalde Ramón Luis Rivera Cruz, cuya administración mantiene una alianza con Engine-4 desde que este espacio de cotrabajo se mudó en 2016 al antiguo cuartel de la Defensa Civil de este municipio.

Además de los fondos, Bayamón colabora con la firma de seguridad cibernética Obsidis Consortia para desarrollar el centro de aprendizaje de IoT que complementará el programa de Smart City del ayuntamiento, con miras a que más estudiantes, aficionados y profesionales se capaciten y exploren el mundo de los dispositivos interconectados, indicó el alcalde.

“Ahora en la tecnología, si bien era cierto que antes la carrera era la capacidad y después fue la comunicación, ahora es la humanidad. Cómo usamos la tecnología para mejorar la humanidad, los servicios de salud, para sentirnos más seguros. Las Smart Cities nos permiten desarrollar el entorno nuestro para que podamos imaginar cómo la tecnología puede cambiar dramáticamente nuestras interacciones”, expuso, por su parte, el gobernador Ricardo Rosselló, quien asistió al anuncio.

“Nuestro gobierno está comprometido para ser un facilitador ante todos los innovadores y todo el que quiera reconocer estos tiempos de alto reto y convertirlos en un tiempo de alta oportunidad”, expresó.

Según había explicado Torres cuando arrancó el proyecto de Smart City en julio, una ciudad inteligente cuenta con dispositivos interconectados que emiten reportes y ejecutan acciones sin que un ser humano tenga que ir físicamente a verificarlos. Esto permite automatizar tareas, optimizar el uso de recursos y dar servicios de forma más eficiente, a la vez que se recopilan datos fiables para, en este caso el municipio, tomar decisiones informadas y reducir costos.

Desde el arranque hasta ayer, ya hay varias ideas que se han evaluado por su potencial de implementación o de crear nuevas empresas tecnológicas, en particular las seis que ganaron el hackathon celebrado en agosto para dar comienzo al proyecto piloto.

Por ejemplo, el joven Javier Cordero presentó Controlley, “un sistema de monitoreo de transporte público que se enfoca en el sistema de trolley de Bayamón”. Con IoT, los usuarios podrán saber, a través de una aplicación móvil o por internet, por dónde viene el trolley y cuánto tiempo le tomará llegar a la parada.

A su vez, Gretchen Azmar indicó que su equipo usó realidad aumentada para crear un simulador que permite disfrutar de forma interactiva y educativa el Parque de las Ciencias.

Otro ejemplo fue Jonathan Díaz, cuyo equipo desarrolló un sistema de alertas que “no necesita antenas externas, internet ni satélite”.

“La idea es que el aparato tenga un panel solar atrás y no necesite electricidad”, detalló.

El alcalde Rivera Cruz puntualizó que este es un ejemplo de tecnología que “hubiese sido grandioso” que estuviese desarrollada antes del huracán María, cuando las telecomunicaciones colapsaron.

Los seis equipos ganadores estrenarán el IoT Lab, cuyo diseño ya está listo y la construcción debe comenzar el primer trimestre de 2018, según indicó Torres.

“Una vez se desarrollen en el nuevo laboratorio prototipos que lleguen a nivel de producción, irán llegando más estudiantes de universidades de Puerto Rico, Estados Unidos y de otros países para crear proyectos innovadores que servirán como una buena fuente de empleos”, adelantó Torres.

El emprendedor, que fundó Engine-4 junto con su hermano José Torres, recalcó que -además de la inversión pública y del FCTI- el IoT Lab cuenta con el apoyo de múltiples aliados del sector privado, como Microsoft, Grupo Guayacán, el Centro para Emprendedores y Startup Weekend Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios