(horizontal-x3)
Los activos de FG&R totalizan $8.149 millones. (GFR Media/Archivo)

Tras negar la quiebra, finalmente el bufete Fiddler, González & Rodríguez (FG&R) radicó el recurso de protección federal esta tarde, bajo el Capítulo 7.

La liquidación marca el final de una de las firmas de abogados más prestigiosos en Puerto Rico y el Caribe. Las deudas del bufete totalizan $4.374 millones, y el Oriental Bank es el acreedor principal. A este le deben $935,569, según el Boletín de Puerto Rico.

Los  activos de FG&R totalizan $8.149 millones.

El Nuevo Día había adelantado que el bufete cesó operaciones la pasada semana.

Ninguno de los socios estuvo disponible para conversar con este diario, con excepción de José Julián Álvarez, quien se limitó a decir, que el bufete, “como muchas otras empresas en Puerto Rico, está pasando por momentos muy difíciles y esos rumores que se están circulando en los medios sin corroboración alguna, nos están causando un daño irreparable”. En aquel momento negó que estuviesen radicando quiebra.

FG&R se fundó en el año 1933, es una firma legal de servicios completos y su práctica incluye Derecho corporativo, Derecho laboral, litigación, propiedad intelectual, Derecho contributivo, entre otros, así como asesoría y representación legal en diversas industrias, tales como agricultura, manufactura, comercio, energía y servicios.

La firma tenía 22 abogados y empleaba a 38 personas.  En su momento, fue considerado uno de los bufetes más grandes del área del Caribe y América Latina.  


💬Ver 0 comentarios