Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La Unidad de Operaciones Tácticas llegó hasta el establecimiento. (Ramón Tonito Zayas)

Decenas de personas se manifestaron hoy frente al establecimiento de la cadena de grandes almacenes Walmart en el distrito sanjuanero de Santurce para protestar por la política laboral de la compañía estadounidense, lo que obligó a cerrar el local y pedir la intervención policial.

La protesta, que coincidió de forma premeditada con el Día del Trabajo -que es festivo en la isla-, fue convocada por el Movimiento Socialista de Trabajadores (MST), cuyo portavoz, Ángel Quiles, señaló a Efe que el objetivo era llamar la atención sobre "la explotación de la mano de obra puertorriqueña" que a su juicio ejerce la empresa norteamericana.

Los responsables de la tienda se vieron obligados a cerrar el establecimiento, después de que decenas de manifestantes entraran al local y permanecieran en el interior durante cerca de una hora.

Luego, agentes de policía lograron expulsar a los manifestantes, que, tras algunos momentos de confusión, terminaron concentrándose frente al establecimiento, con pancartas en las que se leían mensajes como "Tú pagas más impuestos que Walmart" y consignas reclamando a la cadena que contribuya más a la Hacienda local.

"Walmart es un patrón antiobrero", dijo a Efe el representante sindical, para quien la cadena de grandes almacenes se ha caracterizado históricamente por poner todo tipo de trabas para que sus trabajadores puedan sindicarse.

"Aunque no pueden evitar la sindicación de su trabajadores lo obstaculizan de todas las formas posibles", dijo Quiles.

El sindicalista aseguró además que Walmart ofrece empleos a tiempo parcial que no contribuyen en nada a la mejora de la economía de la isla caribeña y que lleva a cabo en general una política que no favorece los derechos de los trabajadores.

Dijo que la empresa estadounidense se beneficia de ayudas que ofrece el Gobierno de Puerto Rico por su establecimiento en la isla caribeña, algo que no ocurre con otras compañías que operan en este Estado Libre Asociado a EE.UU.

Quiles subrayó igualmente que la protesta de hoy pretendía ser también una muestra de rechazo a la situación que sufre Puerto Rico, donde, según dijo, dos de cada tres personas que busca trabajo no encuentra empleo.

"Esto ha provocado una fuga de puertorriqueños hacia EE.UU.", sostuvo el líder sindical, para quien no tiene sentido que hoy se celebre el Día del Trabajo mientras cientos de miles de personas en la isla caribeña no pueden ejercer un derecho tan fundamental como ése.

Pidió que se dé una solución al problema del desempleo en Puerto Rico, que en la isla caribeña se sitúa por encima del 11 %, mientras que la tasa de participación o población activa se sitúa en el 40.5 %, una de las más bajas del mundo.

 “Ellos hacen reclamos de mal patrono… nosotros somos de los principales patronos de Puerto Rico y pagamos a nuestros asociados sobre $10 y beneficios que otros patronos no dan. Nuestros asociados están sumamente contentos”, expresó Iván Báez, director de asuntos corporativos de Walmart.

“Creemos en el derecho a la libre expresión pero también el derecho de nuestros clientes y asociados a trabajar. Interrumpir una operación, como está ocurriendo en Walmart, no debe ser la forma, hay que cambiar esa narrativa. El derecho a expresarse no puede venir de la mano a entorpecer la operación”, sostuvo.  

Báez confirmó que la Policía está prestando apoyo a la seguridad privada de la empresa.

La protesta va dirigida contra Walmart, compañía que ha estado litigando contra el Ejecutivo local por una subida de impuestos a las compras entre empresas matrices y sus filiales que fue establecida por el Gobierno de la isla, acuciado por una crisis de liquidez, y que sólo afectaba a este gigante del comercio minorista.

El juez federal José Fusté determinó sobre el asunto el pasado mes de marzo que el Gobierno de Puerto Rico violó la constitución estadounidense con la Ley 72, que Walmart llevó ante los tribunales el pasado diciembre.

Esa ley elevaba del 2 al 6,5 % el impuesto que grava las compras entre las empresas matrices y sus filiales en la isla, lo que se conoce en inglés como "transfer pricing".


💬Ver 0 comentarios