Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Naji Khoury (vertical-x1)
Naji Khoury, presidente de Liberty Puerto Rico. (Suministrada)

Liberty Puerto Rico reconoce que viven tiempos de invertir e innovar, y que su futuro depende de la capacidad que tengan de crecer y cumplir con la demanda de servicio de sus clientes, afirmó ayer Naji Khoury, presidente de la proveedora que ofrece servicio de Internet de banda ancha, televisión paga y telefonía.

Con esta afirmación, la empresa, que emplea a unas 950 personas, optó por dejar a un lado el tema de la crisis fiscal del País para concentrarse en las oportunidades que ve para su negocio en la Isla.

“Estamos invirtiendo mucho en cada uno de los aspectos del negocio. Todo está concentrándose en poder estar al mismo nivel que nos exigen nuestros consumidores. Se trata de poder darle la velocidad que ellos necesitan, con la confiabilidad de que tendrán un servicio consistente”, explicó Khoury.

El presidente detalló que se trata de una inversión aproximada a la que se invirtió durante el 2016, que rondó en $90 millones.

Este gasto se concentrará en las tres área principales del negocio que incluyen: mejoras e innovación a los equipos que tiene el cliente en su hogar, con el fin de completar los planes de la empresa en cuanto a las metas de convergencia; la instalación de nueva infraestructura de comunicación para llevar fibra óptica más cerca de los hogares; y en la operación central planifican hacer mejoras a las instalaciones de servicio e invertir en el entrenamiento a empleados.

Uno de los propósitos de esta inversión es cumplir con las tendencias de convergencia de equipos en el hogar que le permitirá al usuario comenzar a ver un contenido de vídeo en el televisor y continuar viéndolo en su celular o tableta, sin mayor esfuerzo. Khoury sostuvo que estas ya son realidades para los clientes de Europa o Estados Unidos, por lo que esperan que Puerto Rico se pueda sumar a esta tendencia muy pronto.

Por otro lado, el ejecutivo describió que “existe una necesidad muy grande de continuar aumentando velocidad de banda ancha”, una iniciativa que comenzaron en el 2014. “En esto ya estamos a la mitad del camino. Ahora mismo el mínimo de velocidad que ofrecemos es 60 megas y ya podemos ofrecer entre 300 a 400 megas”, señaló.

La meta es llevar eso a 1.2 GHz de velocidad. Un proceso de actualización que comenzó en la región este, eliminando los cables con 20 o 30 años de vigencia, y cambiándolos por tecnología nueva.

Bajo este plan de mejoras a su infraestructura, también se suma el plan de expansión de cobertura en áreas o bolsillos en diferentes pueblos que hasta ahora no contaban con la opción del servicio de Liberty. A través de este esfuerzo esperan sumar unos 25,000 hogares adicionales a su base de residentes con acceso a sus servicios. Entre los municipios que estarán impactando están: Morovis, Naranjito, San Sebastián, Las Piedras, Salinas, Patillas, Corozal, Hatillo, Bayamón, Carolina, Guaynabo y más tarde este año, Maricao, el único municipio de la Isla grande que no estaba previamente cubierto por Liberty.

El portavoz señaló que estos nuevos hogares se añaden a los 30,000 que se incluyeron durante el 2015 y 2016.

“A través de estos proyectos estamos brindando igualdad de acceso tanto a áreas urbanas como a barrios y áreas rurales, y proveyendo la misma oportunidad de acceso al Internet de banda ancha a los puertorriqueños sin importar el nivel socioeconómico”, comentó.

Khoury reconoce que la aportación que hace su empresa al País es muy relevante más en estos tiempos en los que se necesita inversión y creación de empleos. “El internet de banda ancha es una herramienta muy importante para el desarrollo económico y una mejor calidad de vida. El hacer este servicio disponible para todo el mundo es esencial para la recuperación y el desarrollo económico de Puerto Rico”, añadió.

A su vez el ejecutivo, admitió que se encuentran trabajando en mejorar los índices de satisfacción de los clientes que aunque han aumentado en comparación con el año pasado, todavía no están en los niveles que consideran óptimos. “Esto es parte de un proceso de educación y de ser más proactivos. Siempre estamos acostumbrados a reaccionar a situaciones y esa mentalidad hay que cambiarla”, expresó.

Para ello está invirtiendo en su centro de llamadas, cuyo servicio al cliente está ahora disponible 24 horas e incluyó la posibilidad de que el cliente pueda recibir alertas cuando haya ocurrido una avería en su área.


💬Ver 0 comentarios