La IRA permite  deducir de la planilla de contribución sobre ingresos el 100% de las aportaciones. (horizontal-x3)
La IRA permite deducir de la planilla de contribución sobre ingresos el 100% de las aportaciones. (Archivo/GFR Media)

Por Licenciada Iraelia Pernas

Directora ejecutiva de Acodese

En la pasada década, se ha perdido riqueza en Puerto Rico debido a la profunda recesión económica que ha atravesado la Isla durante poco más de diez años.

Nos hemos enfrentado a una serie de eventos financieros adversos, incluyendo el desplome de las acciones comunes y preferidas de bancos locales, la caída drástica del mercado de valores en 2008 y, más recientemente, la debacle de los bonos municipales de Puerto Rico.

Ante los momentos de incertidumbre que experimenta el País, muchos puertorriqueños en su etapa de retiro han perdido una porción de su capital con el cual contaban para cumplir con sus obligaciones y metas.  Hoy, los pensionados del Gobierno viven con la preocupación que su ingreso sea reducido por los déficits actuariales que enfrenta el Sistema de Retiro.  Miles de inversionistas locales han dejado de recibir intereses de sus bonos, los que consideraban seguros ya que venían garantizados por el Gobierno.

 En resumen, estamos viviendo momentos históricos en los que no se puede depender únicamente de programas tradicionales como el Seguro Social. La única solución es preparar un plan privado para retiro que suplemente el ingreso.

Mientras se acerca la jubilación, una de las preocupaciones principales de las personas consiste en el temor de sobrevivir de los ahorros acumulados durante los años productivos. La expectativa de vida se ha duplicado en el último siglo y se espera que siga aumentando. De acuerdo con la Administración del Seguro Social, una mujer al cumplir los 65 años tiene hoy una expectativa de vida de 86.6 años, y un hombre que hoy llegue a los 65 años, tiene una expectativa de vida de 84.3, por lo que la etapa de retiro pudiese requerir entre 20 y 40 años de ingresos necesarios. 

Para hacer frente a esta preocupación de gastar todos sus ahorros durante el retiro, las compañías de seguros de vida han desarrollado soluciones que les brindan a sus clientes un flujo de ingreso garantizado que no puede cesar mientras el dueño esté vivo.

Si ahorrar para el retiro no ha sido una prioridad para usted hasta ahora, este es el momento de comenzar.  Nunca es muy temprano para comenzar a prepararse para el retiro, y nunca es muy tarde para aportar a una anualidad de retiro individual (IRA).  Lo importante es comenzar a guardar para ese retiro, aunque no se cuente con el máximo que se permite para una IRA.

La IRA permite  deducir de la planilla de contribución sobre ingresos el 100% de las aportaciones. Mientras tanto, las ganancias no pagan contribuciones hasta el momento del retiro, que usualmente ocurre luego de los 60 años. Los contribuyentes podrán hacer aportaciones a cuentas IRA de hasta $5,000 si rinden planilla solos, o de hasta $10,000 para parejas casadas que rinden planilla conjunta. Es importante notar que los contribuyentes puedenhacer aportaciones hasta el año contributivo en el que cumplan los 75 años siempre que hayan generado ingresos.

Estos productos están disponibles para todo tipo de cliente.  Hay instrumentos para todas las necesidades y tolerancias de riesgo.  Desde instrumentos fijos que pagan una tasa garantizada por la compañía de seguro hasta anualidades variables que brindan mayor potencial de crecimiento, pero con el riesgo de perder del principal aportado. Al hacer su IRA a través de una compañía de seguros, se tiene la opción de convertir estos ahorros en un flujo de ingreso garantizado por la vida del cliente.

En los últimos años, se ha desarrollado otro producto: la anualidad indexada. La anualidad indexada permite a sus clientes beneficiarse anualmente del crecimiento potencial del índice de valores S&P 500 hasta un tope, mientras protege el principal invertido.  Cuando se llega a la edad del retiro, a través de un endoso conocido como “Income for Life”, se puede comenzar a recibir el ingreso que está garantizado de por vida sin ceder el control del valor del contrato a la compañía de seguros.  Están disponibles como anualidad (after tax) y como IRA (pre-tax).  Se deben considerar la tributación de las distribuciones de los contratos y el impacto contributivo en muerte.  Para residentes de Puerto Rico, existen ventajas al adquirir las anualidades a través de una aseguradora local.

Las garantías y beneficios discutidos son respaldados por la habilidad de pago de la compañía de seguros.  Es importante revisar la calificación crediticia de la aseguradora que emite el contrato.  Cada persona debe evaluar su situación particular y las características de las anualidades antes de invertir.

 Para más información sobre las opciones de anualidad de retiro individual (IRA) o anualidades comuníquese con un asesor financiero o representante autorizado por la Oficina del Comisionado de Seguros. 


💬Ver 0 comentarios